La Naturaleza consigue poner contra las cuerdas a la colitis ulcerosa

Compartir

La corteza de dos plantas habituales de la farmacopea tradicional mexicana ayuda a reducir los síntomas de la colitis ulcerosa (diarrea, pérdida de apetito y de peso, fatiga extrema…), según un reciente estudio(1).

Esta es una enfermedad inflamatoria intestinal cuyo origen todavía no se ha determinado y que puede derivar en la aparición de úlceras e incluso, en los casos más graves, cáncer de colon. Además, no existe una cura definitiva (aquí puede leer más al respecto) y los fármacos empleados suelen ser muy agresivos y llevar asociados importantes efectos secundarios.

Pues bien, frente a esto de la Naturaleza han surgido dos importantes aliadas para combatir los síntomas de esta patología. Se trata de las especies cuachala (Amphipterygium adstringens) y chupandío (Cyrtocarpa procera), las cuales se emplean con fines médicos en México desde hace siglos y hasta la fecha no se han reportado contraindicaciones.

Para confirmar estos beneficios se han realizado ensayos in vitro con extractos obtenidos de las cortezas de ambas plantas. Y, efectivamente, se ha demostrado que ofrecen propiedades antimicrobianas, antifúngicas, antioxidantes y antiinflamatorias que ayudan a mitigar los síntomas de la colitis.

¡Pero aún hay más! Y es que sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias parecen ser especialmente prometedoras a la hora de ayudar a reducir el tamaño del tumor en caso de cáncer de colon (la consecuencia más grave de una colitis ulcerosa).

Fuentes

1. Mario Rodríguez Canales: “Efectos benéficos de cortezas medicinales en enfermedades asociadas a colitis”. Instituto Politécnico Nacional (IPN). Ciudad de México. 2021.


Comentarios 0 comentarios