Si le dijese que las llamadas “enfermedades de la civilización” (como son la diabetes, la obesidad, el síndrome metabólico, el asma o las enfermedades autoinmunes, entre otras) pueden estar relacionadas con problemas intestinales… ¿me creería?
Pues es absolutamente cierto. Y también hablamos de otras como el estrés y la depresión, la esclerosis múltiple, algunos tipos de cáncer…
Cuando el intestino no cumple correctamente con su misión defensiva, las bacterias patógenas y las toxinas se “cuelan” por sus paredes y llegan al torrente sanguíneo, ocasionando algunas de las enfermedades más incapacitantes que existen en la actualidad.
Es lo que se conoce como hiperpermeabilidad intestinal, y es una de las consecuencias de un desequilibrio en la flora intestinal (o microbiota). Pero hay muchas más, y de similar gravedad.
Hoy quiero hablarle de todas las enfermedades asociadas a un mal estado de la microbiota y del papel que ésta desempeña en su salud. Y es que es tan esencial que, si tiene intención de vivir muchos años y con buena calidad de vida, es imprescindible que la cuide como se merece.
Para ello voy a darle algunas pistas para proteger y enriquecer su microbiota (encontrará información más detallada en un extenso artículo en el próximo número de Plantas & Bienestar) y le recomiendo que las ponga en práctica cuanto antes. Si usted tiene una mala composición o un desequilibrio de su flora intestinal aún está a tiempo de salvar su intestino.
Veamos cómo.

La microbiota, el último órgano en llegar

Conocida hasta hace unos años como flora intestinal, cada día hay nuevas averiguaciones que acrecientan la relevancia de la microbiota en la salud del organismo. Gracias a las investigaciones científicas, hoy sabemos que la microbiota:
  • Está formada por cien mil billones de microorganismos (entre bacterias, virus y hongos) que cada persona porta en su intestino.
  • Tiene un papel decisivo en el sistema inmunológico, actuando como barrera ante la colonización de bacterias dañinas y estimulando las células de defensa.
  • Produce ácidos grasos de cadena corta que nutren los tejidos y participa en la fermentación de los residuos no digeridos, especialmente las fibras.
  • Cuenta además con varios cientos de millones de neuronas y otras tantas células gliales que las rodean y nutren, lo que la convierte en un segundo cerebro.
Por estos y otros muchos beneficios para el organismo, hoy la microbiota se considera un órgano esencial por derecho propio.
Hasta aquí, todos son elogios.
Sin embargo, a pesar de que esta biomasa que recubre la mucosa intestinal es relativamente estable a lo largo de toda la vida, existen ciertos factores que la agreden y la hacen más vulnerable.
Así, son capaces de alterar su complejo equilibrio bacteriano los medicamentos, el consumo crónico de alcohol, la toma de antibióticos, ciertas intolerancias alimentarias (como por ejemplo al gluten o a la lactosa), los enemigos “invisibles” como el estrés y la ansiedad y, aunque pueda parecer raro, una higiene excesiva.
Este desequilibrio se conoce como disbiosis. Y significa una cosa: problemas.
Los efectos de la disbiosis en el organismo son muchos y van desde trastornos más leves, como distensión abdominal, náuseas y vómitos, hasta un rosario de enfermedades más graves, como por ejemplo:
  • El síndrome del intestino irritable (SII), que afecta al 15% de la población en general y provoca alteraciones en el tránsito y la defecación de tipo nervioso muy molestas e incapacitantes. Y no sólo le hablo de salir incómodo a la calle por el temor de tener que ir súbitamente al baño, sino también de un debilitamiento del sistema inmunitario y de la resistencia de enfermedades virales y bacterianas.
  • Las enfermedades intestinales inflamatorias crónicas (EII), que causan inflamación con lesiones en el sistema digestivo acompañada de dolor abdominal, diarrea crónica con presencia de sangre, vómitos, fatiga, pérdida de peso pronunciada… Entre ellas destacan la rectocolitis hemorrágica y la enfermedad de Crohn, que se caracterizan por sus constantes recaídas seguidas de remisiones de duración variable.
  • Trastornos funcionales digestivos como la hipermotilidad del sigma (una parte del colon interpuesta entre el colon descendente y el recto), que aumenta la velocidad del tránsito intestinal de forma súbita, casi siempre asociada al estrés.
  • Y sin olvidar la propia hiperpermeabilidad intestinal, que produce peligrosas filtraciones tóxicas al torrente sanguíneo, como le explique al principio del texto.
Si usted no toma las medidas oportunas, la alteración de la microbiota puede conllevar un alto riesgo para su salud, por lo que debe corregirla cuanto antes. Y, de la misma manera, una flora intestinal en buenas condiciones, variada y equilibrada le garantiza una mayor longevidad.
Así que póngase manos a la obra y comience a prestar a su microbiota toda la atención que se merece. En el número de septiembre de Plantas & Bienestar encontrará todas las claves para hacerlo de una forma natural, eficaz y segura. Le voy a dar un adelanto.

Probióticos, prebióticos y plantas activas

En primer lugar, es necesario estimular su microbiota con probióticos (bacterias vivas que colonizan el tubo digestivo con efectos muy beneficiosos para su salud) y prebióticos (nutrientes que sirven de alimento a esas bacterias).
Probablemente usted ya sabrá qué alimentos son ricos en probióticos (como los yogures, la leche fermentada, el chucrut o la levadura de cerveza) y cuáles son prebióticos (la mayoría de los vegetales con fibra y almidón, como cebada, espárragos, plátanos, legumbres, arroz…). Y es probable que ya los consuma.
Pero no son los únicos, ni siempre son los más apropiados. Las plantas medicinales también tienen algo que decir en el cuidado y recuperación de la microbiota. Por ejemplo:
  • ¿Sabía que, en el caso de los prebióticos, las fibras duras como el arroz o las patatas, pueden resultar irritantes? Es preferible optar por fibra solubles, ricas en pectinas, alginatos y mucílagos. En el artículo de Plantas & Bienestar descubrirá cómo tomarlas, junto a otros prebióticos vegetales, siempre acompañadas por una infusión de badiana, que limita la producción de gases.
  • ¿Y sabía que, entre los probióticos vegetales, el polen contiene 10 millones de fermentos lácticos por cada gramo que ayudan a restaurar la flora láctica en el colon? También encontrará las indicaciones para consumirlo correctamente en el artículo del que le hablo.
Y, como no podía ser de otra manera, para el tratamiento y recuperación de la microbiota también hay soluciones en plantas activas y aceites esenciales.
Por ponerle un ejemplo, el rizoma de la cúrcuma es especialmente efectivo contra la dispepsia (trastorno digestivo que aparece después de las comidas y cuyos síntomas más frecuentes son náuseas, pesadez y dolor de estómago, ardor y flatulencias) y la inflamación intestinal.
Pero hay muchas más, hasta completar un Top 8 de plantas con las que mejorar la salud de su microbiota y que encontrará en un completo cuadro al final del artículo. En él aparecen perfectamente detalladas la parte utilizada de la planta, la forma galénica de consumo (polvo, extracto, AE, fresco o en ampollas), las indicaciones y la posología para su correcta administración.
¡No se imagina lo que este artículo va a hacer por su microbiota y su salud en general!
Cuando reciba su ejemplar de Plantas & Bienestar estará dando el primer paso para recuperar el equilibrio de su flora intestinal, salvar su intestino y mantenerlo protegido para siempre.
Plantas & Bienestar es una publicación absolutamente única en su género, que le permitirá beneficiarse del poder curativo de las plantas en todas sus fórmulas (tisanas, aceites esenciales, cataplasmas, complementos…). Y no sólo en el caso de una microbiota descompensada o dañada: siempre encontrará soluciones naturales, sea cual sea su problema de salud, acercándole los maravillosos beneficios de las plantas de una forma facilísima de comprender.
Miles de lectores ya se benefician mes a mes de decenas de soluciones que tienen su origen en la naturaleza y que están contribuyendo a su mejor salud y su calidad de vida. ¿Se lo va a perder usted?

Aproveche ahora para pedirla y tener así acceso a este especial sobre la microbiota.

Estoy seguro de que le encantará. Pero en cualquier caso usted no se arriesga a nada, ya que cuenta con nuestra GARANTÍA DE SATISFACCIÓN, lo que significa que si una vez ha empezado a recibir la publicación cambia de opinión, tiene 30 días para darse de baja y recuperar los 25 euros que cuesta la suscripción durante todo un año (12 números).

No espere más para adentrarse en el fascinante universo del poder curativo de las plantas. Puede suscribirse haciendo clic en el siguiente enlace:

Haga clic aquí para reservar su ejemplar.

Por supuesto, este increíble artículo para recuperar su microbiota no es lo único que encontrará en su primer número de Plantas & Bienestar. También descubrirá otras muchas soluciones naturales beneficiosas para su salud. Entre ellas:

  • CREMA DE CALÉNDULA. La caléndula es la flor antiinflamatoria y cicatrizante por excelencia. Quemaduras, sequedad, picaduras, infecciones… da igual cuál sea el problema que tenga en su piel, esta pequeña flor tiene propiedades analgésicas, antisépticas y antibacterianas que asombrarán a cualquier dermatólogo. Aprenda a PREPARAR SU PROPIA CREMA para combatir las agresiones externas con la receta que encontrará en este número de tintura madre (TM) de caléndula. ¡Verá qué fácil y económico le resulta! Y si prefiere una crema multiusos a base caléndula… ¡también le damos la receta!
  • PLANTAS QUE CASI SE CUIDAN SOLAS. Algunas plantas medicinales dan mucho y piden muy poco a cambio. Las que va a conocer en este artículo, ni siquiera necesitan sol. Son 9 plantas medicinales que le proporcionan las soluciones más eficaces para su salud por pobre que sea la tierra y SIN NECESITAR APENAS CUIDADOS. Ya no tiene excusas para tener frescas y siempre a mano para sus preparaciones- tanto medicinales como culinarias- estas plantas que no pueden faltar en su hogar.
  • UN PELIGRO OCULTO LE ACECHA.  En el dormitorio, en el salón de su casa o en su lugar de trabajo. Aunque usted no los vea, en los espacios cerrados decenas de “asesinos” silenciosos flotan en el ambiente y le van intoxicando poco a poco. Son los COMPUESTOS VOLÁTILES ORGÁNICOS (COV), responsables de muchos problemas de salud y que aumentan considerablemente el riesgo de determinados tipos de cáncer (hígado, riñón y pulmón). ¿Cómo combatirlos? Le enseñamos a hacerlo a base de PLANTAS, que a la vez le ayudarán a reducir el estrés y aumentar el bienestar y la armonía. No lo dude, ponga una de estas plantas en su vida.
  • INCIENSO CONTRA LA INFLAMACIÓN: la ciencia da la razón a la tradición. Si la medicina ayurvédica lleva prescribiéndolo durante tantos siglos por sus propiedades antiinflamatorias, ¿cómo no iba a tener razón? Ahora la ciencia demuestra su contundencia FRENTE A PATOLOGÍAS INTESTINALES como la enfermedad de Crohn o la colitis crónica. ¡Y sin uno solo de los efectos secundarios de los medicamentos! Comience a beneficiarse del incienso contra éstas y otras patologías desde ya mismo.
¿No puede esperar a leer todo esto? Empiece a recibir Plantas & Bienestar suscribiéndose aquí. En este nuevo número también descubrirá:
  • El “biomimetismo”: inspirarse en la naturaleza para SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS DE NUESTRO PLANETA. En la entrevista de este mes, el Dr. Gauthier Chapelle nos cuenta cómo utilizar este nuevo enfoque frente al calentamiento global, las energías contaminantes o la gestión de los residuos. Sólo hay que observar a la naturaleza… y saber escucharla.
  • Su baño, como los chorros del oro. ¿Productos de limpieza químicos? Ni por asomo. Los SANITARIOS de su baño quedarán como nuevos sólo con estos ingredientes, 100% naturales y muy económicos. ¡Ver para creer!
  • ¡No hay nada mejor para depurar su organismo! La BARDANA (Arctium lappa) es capaz de drenar el hígado, los riñones y la piel ¡al mismo tiempo y de una pasada! Es tan potente que debe conocer perfectamente las dosis y forma de preparación para utilizarla correctamente. ¿Le enseñamos cómo?
  • ¿Le apetece un aperitivo? Aquí tiene uno 100% natural y sin alcohol que además de refrescarle le ofrece INFINIDAD DE BENEFICIOS para su salud: combate los gases y la hinchazón intestinal, es antiséptico, calmante, antioxidante y tónico digestivo. Los ingredientes que verá en la receta y un poco de hielo es todo lo que necesita para ganar en salud mientras se refresca. ¡No se lo pierda!
Solicite este ejemplar lleno de información y soluciones útiles con las que podrá mejorar naturalmente su salud y la de toda su familia.
No espere para pedirlo. Lo estamos ultimando para que lo reciban los suscriptores de Plantas & Bienestar, que ya son legión. ¡Únase usted también! Además, tiene 30 días para cambiar de opinión, cancelar su suscripción y recuperar su dinero.
Suscríbase ya haciendo clic en este enlace (podrá comprobar las condiciones de suscripción antes de efectuar el pago).
Le aseguro que su salud y la de los suyos van a beneficiarse enormemente del poder de las plantas.
¡A su salud!
Luis Miguel Oliveiras