El síndrome del ovario poliquísitico (SOP) es la patología más frecuente entre las mujeres en edad reproductiva. Este trastorno se caracteriza por un desequilibrio de las hormonas sexuales femeninas que produce alteraciones metabólicas y hormonales, por lo que puede provocar resistencia a la insulina y síndrome metabólico, así como problemas de fertilidad. Además, puede provocar cambios menstruales, hirsutismo (crecimiento excesivo de vello) y acné.

Al tratarse de una patología tan compleja, puesto que puede deberse tanto a factores genéticos como medioambientales, se han estudiado nuevas terapias para el SOP y se ha puesto el foco de atención sobre la acción de la melatonina, hormona que ayuda a reducir el daño oxidativo en el líquido intrafolicular (líquido fisiológico que se encuentra dentro del folículo del ovario).  Y es que se ha descubierto que, además de regular el ritmo circadiano, existe una importante relación entre la melatonina y el potencial reproductivo, ya que es capaz de mejorar el funcionamiento de los ovarios.

El tratamiento con esta hormona, que ha sido avalado científicamente, permite disminuir el hirsutismo y el acné en las pacientes con SOP, además de recuperar un correcto ciclo menstrual y la ovulación, mejorando así la calidad de los óvulos y, con ello, reduciendo los problemas de fertilidad.

Fuente: Congreso de la Sociedad Europea de Ginecología.