Atreverse a crear un negocio propio, por ejemplo, así como a vivir cualquier otro tipo de aventura, requiere una buena dosis de valentía y de gusto por el riesgo. ¿Pero es solo una cuestión de personalidad? De acuerdo con los resultados de un estudio realizado en la Universidad de Colorado, parece que un factor inesperado entraría en juego: la presencia de un parásito en el cuerpo(1).

Se trata concretamente del Toxoplasma gondii, muy temido por las mujeres embarazadas (durante el primer trimestre de embarazo puede dar lugar a un aborto espontáneo o provocar hidrocefalia en el feto) y que es transmitido, por ejemplo, por los gatos.

De hecho, unos científicos lo buscaron en la saliva de 200 profesionales que participaron en charlas sobre emprendimiento y descubrieron que aquellos que tenían el parásito tenían 1,8 más probabilidades de fundar un negocio propio. Asimismo, descubrieron que los países en los que más se emprende son también aquellos con los niveles más altos de infección por este parásito.

 

Fuentes:

  1. Johnson SK et al. “Risky business: linking Toxoplasma gondii infection and entrepreneurship behaviours across individuals and countries”. Proc Biol Sci. 2018.