El consumo de edulcorantes hipocalóricos puede predisponer a la diabetes, especialmente en personas obesas. Es lo que asegura una investigación(1) en la que se ha analizado la sucralosa, uno de los edulcorantes hipocalóricos más consumidos.

Los investigadores aseguran que los edulcorantes bajos en calorías favorecen la acumulación de lípidos dentro de las células, debido a que también aumentan la entrada de la glucosa en las mismas.

Para demostrarlo estudiaron la reacción en el organismo de una dosis de este edulcorante y observaron que provocaba inflamación, pero también una mayor producción de lípidos.

Esta situación resulta paradójica si tenemos en cuenta que precisamente este tipo de edulcorantes están pensados para las personas con sobrepeso y obesas… justo a las que más perjudica, ya que tienen una mayor resistencia a la insulina y cuentan con más glucosa en sangre.

Fuentes:

1. Kundu N, Domingues C, Aljishi M, Abel BS, y cols.: “Sucralose Promotes Metabolic Dysregulation and Intracellular ROS Accumulation”. Congreso de la Endocrine Society. Chicago. 2018.