Mire esta foto.

En algunos lugares se conoce a este hongo por diferentes apelativos, como “barba de viejo”, “cabeza de mono”, “esponja blanca” o “seta de erizo”. En Occidente lo llamamos “melena de león”.

Sea cual sea su apodo, su nombre científico es Hericium erinaceus.

Hoy quiero hablarle de este singular hongo porque podría ayudarle a rejuvenecer su cerebro y recuperar la memoria perdida…

¿Se lo imagina? ¿Sentir que sus capacidades cognitivas están a pleno rendimiento, recuperar esos recuerdos que permanecían olvidados en el fondo de su memoria y conseguir todo esto con un método 100% natural y sin efectos secundarios?

Algunos le dirán que esto es imposible, que el deterioro del cerebro es irreversible y que una vez iniciado ya no se puede detener.

Sin embargo, lo único que está claro es que por ahora los fármacos empleados para tratar patologías como el alzhéimer o la demencia no funcionan.

Todos han fracasado.

Por eso quiero hablarle de este “milagroso” hongo, que, sin duda, representa un rayo de esperanza para todos aquellos que desean proteger sus apreciados recuerdos y mantener en forma su cerebro.

Resucite sus neuronas

El Hericium erinaceus es un hongo blanco que crece en los árboles muertos o moribundos de Europa, Asia y América del Norte.

En China y Japón es conocido desde hace siglos por sus increíbles propiedades curativas, que van desde el tratamiento de las úlceras de estómago hasta el cáncer.

Pero hubo que esperar hasta nuestros días para que un científico japonés, el Dr. Hirokazu Kawagishi, hiciera un extraordinario descubrimiento: el hongo melena de león puede restaurar el cerebro.

Y es que las hericenonas, las pequeñas moléculas que componen este hongo, poseen la increíble capacidad de resucitar las células cerebrales “muertas” y, por lo tanto, rejuvenecer inmediatamente el cerebro.

En estudios de laboratorio con células cerebrales cultivadas, el Dr. Kawagishi y su equipo descubrieron que las hericenonas activan en nuestro organismo una proteína llamada factor de crecimiento neural (NGF, por sus siglas en inglés, Neurological Growth Factor).

El NGF facilita la comunicación entre el cerebro y las células nerviosas y promueve una función neurológica saludable durante toda la vida. De hecho, cumple un papel clave en la protección, reparación, regeneración y RESTAURACIÓN de las células cerebrales contra el daño causado por el envejecimiento y las amenazas ambientales a las que se enfrenta cada día.

Lógicamente, usted pensará: “¡Estupendo, pues ya está resuelto el problema! Una inyección o una pastilla de NFG y listo”.

El problema es que el cerebro posee un revestimiento protector compuesto de células endoteliales muy compactas: la barrera hematoencefálica.

Aunque delgada, esta barrera es prácticamente infranqueable. Tan solo permite la entrada de los nutrientes esenciales, al mismo tiempo que impide que toxinas, bacterias y otras sustancias extrañas presentes en la sangre penetren en el cerebro. A pesar de que las moléculas de NGF son beneficiosas para las células cerebrales, son demasiado grandes para atravesar la barrera hematoencefálica.

Esta es la razón por la que no se pueden administrar por vía oral o intravenosa.

Era necesario encontrar un elemento que fuese rico en NGF y lo suficientemente pequeño como para atravesar la barrera hematoencefálica.

Su mente dejará de tener barreras

El Dr. Kawagishi y su equipo descubrieron que el candidato perfecto para llevar a cabo esta misión era el hongo melena de león y sus hericenonas.

Un estudio realizado con ratones de laboratorio demostró que las hericenonas, cargadas de NGF, eran capaces de atravesar la barrera hematoencefálica y estimular el crecimiento de las células cerebrales en un 60%. ¡Y tan solo en 48 horas!

Evidentemente, el cerebro de un ratón no es igual que el de una persona, pero no se preocupe, existe un gran número de estudios sobre los efectos de la melena de león en el cerebro humano.

Sin ir más lejos, el Dr. Kawagishi y su equipo examinaron los efectos del hongo melena de león en 100 ancianos residentes de un hospital japonés de rehabilitación. Todos los participantes tenían trastornos neurodegenerativos y siete de ellos sufrían demencia.

Los investigadores asignaron 50 personas al grupo experimental y otras 50 al de control.

Todos los participantes padecían problemas cognitivos y de memoria significativos y tenían dificultades para caminar, comer, vestirse, ducharse y realizar otras tareas básicas.

Durante seis meses, todos los ancianos tomaron un tazón diario de una sopa que contenía un ingrediente especial: 5 gramos de melena de león seca para el grupo experimental y un placebo para el grupo de control.

Al final del estudio, se evaluó a todos los pacientes… y los resultados fueron sorprendentes: todos los participantes, incluidos los que sufrían demencia, mostraron una drástica mejoría en todas sus funciones cotidianas.

Y los resultados fueron mejorando con el tiempo.

Después de unos meses, más del 86% de los pacientes con demencia experimentaron una mejoría en capacidades cognitivas como la memoria a corto y largo plazo, la resolución de problemas, la percepción y la comunicación.

En otro estudio realizado en Japón con personas de edad avanzada a las que se les había diagnosticado un deterioro cognitivo leve, se obtuvieron resultados francamente positivos.

Todos los participantes fueron evaluados cognitivamente las semanas 8, 12 y 16 del ensayo. E invariablemente el grupo que había tomado melena de león obtuvo una puntuación significativamente más alta que el grupo del placebo.

Concretamente, el 71% de las personas que habían tomado melena de león alcanzó una puntuación superior en 3 puntos en una escala de 30 puntos de función cognitiva. Y el 21% consiguió un incremento de 2 puntos en sus capacidades cognitivas.

En definitiva, un 92% de las personas que habían tomado el hongo melena de león experimentó una mejoría en su capacidad de aprender y recordar.

Y, desde luego, este no es el único estudio que confirma los efectos positivos del hongo melena de león en el cerebro humano.

Mente joven, vida joven

Todas las investigaciones realizadas demuestran que las hericenonas son capaces de alcanzar las células cerebrales y revivir aquellas que han quedado inactivas por el paso del tiempo.

Esto no solo significa rescatar esos recuerdos que habían quedado perdidos en el fondo de nuestro tejido neuronal, sino también sentir cómo nuestra mente recupera su frescura y juventud.

Se acabó lo de ir a una habitación a hacer algo y no recordar a lo que íbamos.

Diga adiós a esas engorrosas notitas con la lista de la compra.

Se terminó lo de no recordar el nombre de una persona que acaban de presentarle.

¡Sorprenda a sus familiares y amigos cuando les diga que está estudiando un nuevo idioma o aprendiendo a tocar el piano!

Pero es que, además, la melena de león no es únicamente un poderoso estimulante cerebral.

Incluirlo en su dieta podría resultar beneficioso para otros órganos de su cuerpo:

  • Efectos anticancerígenos e inmunomoduladores. Numerosos estudios han demostrado que su alto contenido en betaglucanos, polisacáridos relacionados con la disminución del colesterol en sangre, aumenta posiblemente el número de células inmunitarias como los macrófagos y los linfocitos.Otros estudios señalan que estos mismos betaglucanos incrementan la actividad de las células llamadas Natural Killers (“asesinas naturales” en inglés), cuya función es la destrucción de las células infectadas y cancerosas. Además, también inhiben la angiogénesis, es decir, la formación de vasos sanguíneos nuevos a partir de los preexistentes en el interior de los tumores. Un estudio también ha mostrado la capacidad de este hongo para combatir la proliferación de las células precancerosas y provocar su suicidio (apoptosis).
  • Efectos cardioprotectores. La melena de león es un poderoso hipolipemiante, o dicho de otra manera, una eficaz arma contra la acumulación de lípidos en la sangre. Este efecto es debido a la acción de los polisacáridos producidos por el hongo. Cuando la melena de león es administrada oralmente, sus compuestos naturales reducen los niveles plasmáticos del colesterol LDL (el colesterol “malo”) y de los triglicéridos y aumentan al mismo tiempo los niveles del colesterol HDL (el colesterol “bueno”). Por otro lado, se cree que los polisacáridos juegan también un importante papel en la modulación de la expresión de un gen implicado en el metabolismo lipídico.
  • Efectos antioxidantes. Debido a su contenido en compuestos fenólicos y polisacáridos, el Hericium erinaceus posee una extraordinaria capacidad para neutralizar los radicales libres y prevenir la peroxidación de las membranas celulares, un fenómeno implicado en el envejecimiento. Y como se ha demostrado ampliamente, este estrés oxidativo está detrás de numerosas patologías como cáncer, trastornos cardiovasculares o enfermedades neurodegenerativas.
  • Un aliado del estómago. Un estudio realizado en China ha señalado la eficacia de este hongo a la hora de aliviar los dolores de estómago. Esto, sin duda, se debe a la presencia en su composición de saponinas, unos compuestos orgánicos con propiedades antioxidantes y anticancerígenas y que además contribuyen a la reducción del colesterol y el azúcar de la sangre.

A estas alturas se estará preguntando por qué, si la melena de león es tan buena, su médico no le ha hablado de ella para tratar alguna enfermedad o, simplemente, mejorar su salud.

La respuesta es sencilla. Al ser el Hericium erinaceus una creación de la naturaleza, no puede ser patentada por ninguna farmacéutica y su valor económico es prácticamente nulo para ellas.

Esta es la razón por la que muchos médicos ni siquiera conocen este hongo y, por lo tanto, jamás lo considerarán como un posible tratamiento para prevenir y combatir enfermedades como el alzhéimer o la demencia.

Pero usted no tiene por qué renunciar al poder de este maravilloso hongo.

El poder restaurador de la melena de león al máximo

Afortunadamente, existe un laboratorio que elabora un complemento nutricional de extracto de melena de león de alta calidad, que va a permitirle fortalecer al máximo su memoria y sus capacidades cognitivas.

Se llama Lion’s Mane (“melena de león” en inglés) y lo elabora Supersmart, un laboratorio del que ya le he hablado en otras ocasiones.

Lion’s Mane contiene un elevado contenido, y de gran calidad, del hongo Hericium erinaceus. Pero la gran diferencia de este complemento nutricional respecto a otros de su clase es su método de elaboración, basado en una doble extracción de los beneficiosos componentes del hongo melena de león.

En una primera fase, este se sumerge en un baño de agua caliente para extraer de esa manera todos los compuestos hidrosolubles, como los valiosos polisacáridos. La deshidratación del líquido obtenido permite obtener posteriormente un polvo muy concentrado de sus principios activos.

Así, mediante la extracción acuosa, es cómo se elaboran la mayoría de los complementos de este tipo, pero en el caso del complemento que le estoy recomendando el proceso incluye una segunda fase que marca la diferencia y que eleva notablemente la eficacia y calidad del producto.

Dado que las hericenonas se disuelven mal en el agua y que estas son, precisamente, las sustancias que activan en nuestro cerebro las proteínas de crecimiento neural, se procede a una segunda extracción por alcohol.

Mediante esta doble extracción (acuosa y alcohólica), queda garantizada la calidad y concentración de los elementos regeneradores que posee el hongo melena de león.

En concreto, Lion’s Mane muestra una concentración de sus principios activos ocho veces superior al polvo de la planta. Asimismo, su contenido estandarizado en polisacáridos es de un 30%, es decir, 150 mg por cápsula.

Bastan 3 cápsulas al día para comenzar a experimentar rápidamente todos sus efectos beneficiosos: más memoria y un cerebro fresco y rejuvenecido.

No se quede atrás. Encare el futuro con una mente en forma, dispuesta a sacarle a la vida todo su partido.

Jugar una partida de ajedrez, resolver crucigramas, disfrutar plenamente del argumento de una novela, una obra de teatro o una película, narrar a sus nietos sus experiencias de juventud como si las estuviera reviviendo… La vida es mucho más que dejar pasar el tiempo.

Haga clic aquí para recuperar sus recuerdos perdidos o bien en el botón que encontrará a continuación.

 

Quiero rejuvenecer mi cerebro
 

Ponga de nuevo su mente en forma con el ancestral poder del hongo melena de león.

Sus viejos recuerdos le esperan.

¡A su salud!

P.D: Recuerde que no todos los complementos nutricionales son iguales. Solo un proceso de doble extracción como el de Lion’s Mane garantiza la concentración adecuada de hericenonas. Recupere la juventud de su cerebro haciendo clic aquí.