Seguir un estilo de vida saludable en general, pero en concreto hacer ejercicio, limitar la ingesta de alcohol y de productos azucarados y no fumar, podrían reducir el riesgo de sufrir un cáncer de colon hasta en un 48%.

Esta enfermedad es uno de los grandes retos de la salud pública mundial. De hecho, es el segundo tipo de cáncer más frecuente en mujeres y el tercero en hombres, y solo en 2018 se registraron más de 1,8 millones de nuevos casos.

La ciencia ya había relacionado un elevado consumo de ciertos productos como carnes rojas y procesadas con su elevada incidencia. Pero asimismo se vinculaba la excesiva ingesta de bebidas alcohólicas con este tipo de tumor.

Pues bien, los últimos resultados del estudio Predimed (PREvención con DIeta MEDiterránea)(1) confirman este planteamiento respecto al alcohol, además de apuntar a los factores de prevención que resultarían claves: abandonar el tabaquismo en caso de que se fume, hacer ejercicio físico regularmente, mantenerse en el peso correcto y seguir una dieta rica en verduras, frutas, legumbres y alimentos integrales, así como pobre en grasas malas (saturadas y trans) y azúcares.

En concreto, los resultados del análisis, realizado sobre más de 7.000 participantes y a través de un seguimiento de 6 años, determinaron que las personas que seguían estas recomendaciones tenían como mínimo un 48% menos de riesgo de desarrollar cáncer colorrectal que el resto.

Fuente:

  1. Barrubés, L.; Babio, N.; Hernández-Alonso, P.; Toledo, E.; Ramírez Sabio, J.B.; Estruch, R.; Ros, E.; Fitó, M.; Alonso-Gómez, A.M.; Fiol, M.; Lapetra, J.; Serra-Majem, L.; Pintó, X.; Ruiz-Canela, M.; Corella, D.; Castañer, O.; Macías-González, M.; Salas-Salvadó, J. “Association between the 2018 WCRF/AICR and the Low-Risk Lifestyle Scores with Colorectal Cancer Risk in the Predimed Study”. J. Clin. Med.2020, 9, 1215.