Si sufre de artrosis o reumatismo, apuesto a que ha oído ya decenas de veces que es por culpa de su cartílago, que está inflamado o desgastado.

Y es cierto, el cartílago es una pieza esencial de las articulaciones. Pero no es la única, ¡ni mucho menos!

Cada una de nuestras articulaciones está envuelta en un líquido biológico extremadamente valioso. Como la placenta de una madre protege y nutre al feto durante el embarazo, el líquido sinovial ejerce las mismas funciones de nutrición y protección para cada una de las articulaciones.

Si su líquido sinovial está sano, ello implica que:

  • Sus articulaciones se mueven sin dolor y se mantienen jóvenes, ya que impide la fricción de los huesos entre sí y nutre las células que permiten la renovación de su cartílago (los condrocitos).
  • Desempeña bien su papel de barrera protectora de las articulaciones, ya que amortigua los golpes y elimina los desechos metabólicos que pueden causar inflamación en sus articulaciones.

Por el contrario, si su líquido sinovial ya no es capaz de cumplir sus funciones correctamente, pueden empezar a aparecer toda clase de problemas articulares.

Es por eso que cada vez más investigadores piensan que la regeneración del líquido sinovial es una de las nuevas líneas de investigación más prometedoras para luchar contra los dolores articulares. Y aprovechar esta información desde hoy podría ahorrarle intervenciones costosas, dolorosas o arriesgadas en un futuro próximo.

El líquido sinovial es una sustancia viva que necesita ser alimentada

Para llevar plenamente a cabo todas sus funciones, el líquido sinovial debe ser rico en una molécula natural que se llama ácido hialurónico.

El ácido hialurónico es una sustancia muy hidrófila, es decir, que puede fijar numerosas moléculas de agua. Gracias a esta propiedad, el ácido hialurónico logra la viscosidad del líquido sinovial y permite así la buena lubricación de las articulaciones, que se mantienen flexibles, móviles y no causan dolor.

Desgraciadamente, el contenido en ácido hialurónico del líquido sinovial va disminuyendo con la edad. Y esa es la razón principal por la que su cartílago puede endurecerse, agrietarse y provocar dolores.

Este fenómeno natural afecta a todo el mundo, pero se ha observado que es aún más pronunciado en las personas que sufren artrosis o artritis.

En la práctica clínica, las infiltraciones de ácido hialurónico a través de inyecciones directamente a la rodilla se utilizan a menudo en caso de artrosis. (1)

El problema está en que estas inyecciones son dolorosas y los tratamientos incluyen varias sesiones. Además, afectan a zonas muy complejas (con tendones, ligamentos, músculos…), por lo que deben llevarse a cabo por especialistas y en instalaciones avanzadas.

Afortunadamente, hay alternativas.

Cómo devolver a sus articulaciones una segunda juventud de forma natural

Los estudios científicos han puesto de manifiesto que, por vía oral, el ácido hialurónico se absorbe bien a nivel intestinal y es capaz de llegar al líquido sinovial de las articulaciones. (2)

Por lo tanto, una buena alternativa es tomar ácido hialurónico en complementos alimenticios. Así, su líquido sinovial recuperará todas sus capacidades y podrá ofrecer una nueva juventud a sus articulaciones, nutriéndolas y protegiéndolas como lo hacía en el pasado.

Como le decía, estos efectos han sido probados científicamente. En 2016, un metaanálisis que reagrupaba todos los estudios realizados entre 2008 y 2015 sobre el ácido hialurónico concluyó que la toma regular de esta sustancia natural alivia la artrosis y que se trata de un tratamiento que a priori no presenta riesgo de efectos secundarios. (3)

Por tanto, incorporar ácido hialurónico de calidad, pureza y en las dosis recomendadas por los estudios clínicos de referencia es una vía terapéutica para aliviar los dolores articulares que usted debería aprovechar.

Pero no sólo de ácido hialurónico se “alimentan” sus articulaciones…

La ciencia revela las ocho “armas antiartrosis” más potentes

En estos últimos años, la investigación científica ha avanzado a pasos agigantados en lo que a artrosis se refiere.

Ahora ya es posible que millones de personas que sufren artrosis puedan salir del estancamiento en el que se encontraban en cuanto a soluciones. Por fin va a ser posible vencer sus dolores de una vez por todas.

Para ello, el secreto está en tratar simultáneamente las cuatro causas profundas de la artrosis. Ya han sido desvelados los últimos misterios que los rodeaban (entre ellos el del líquido sinovial que acabamos de ver).

Debo adelantarle que ninguna planta ni ningún nutriente por sí solo es capaz de realizar una hazaña semejante, por lo que la única estrategia posible es la de combinar las mejores armas naturales antiartrosis disponibles.

Ya le he hablado del ácido hialurónico y en un momento le presentaré a los otros siete remedios naturales que han demostrado sus extraordinarios beneficios en el marco de estudios científicos internacionales (algunos de ellos son utilizados desde la Antigüedad en las medicinas tradicionales de lugares lejanos, pero es ahora cuando los investigadores han probado sus efectos dentro de un laboratorio).

Hoy voy a hablarle de un complemento nutricional que contiene todos estos principios activos y conforma un nuevo tratamiento natural contra la artrosis y los reumatismos que, en mi opinión, es el más completo y el más potente que he estudiado hasta ahora. Si usted sufre dolores de articulares, verá que trata simultáneamente los cuatro mecanismos naturales que están en el origen de esos dolores:

  • Extingue el fuego que quema los tejidos que componen sus articulaciones, de forma que sentirá menos dolor y sus articulaciones estarán menos hinchadas.
  • Lubrica sus articulaciones, por lo que estarán de nuevo bien hidratadas y podrán moverse libremente, sin rozarse ni bloquearse.
  • Refuerza sus tendones, lo que hace que se mantengan mejor, se muevan sin obstáculos, no se bloqueen y permite que los movimientos sean más fluidos y menos dolorosos.
  • Reconstruye sus cartílagos dañados y, al restablecer el nexo entre sus huesos, sus articulaciones son más fuertes, están mejor protegidas y sus movimientos son más libres.

La clave está en nutrir cada parte de sus articulaciones. Cuando pensamos en las articulaciones, nos imaginamos dos huesos que se juntan, pero en realidad están compuestas de una multitud de tejidos, como puede ver en esta ilustración.

Las articulaciones son una de las partes más sofisticadas del cuerpo. Por esta razón su funcionamiento y los problemas que les afectan han sido un misterio durante mucho tiempo.

Para reforzar sus articulaciones, debe por lo tanto aportar a cada uno de sus componentes los nutrientes que precisa para funcionar normalmente.

He aquí por qué necesita imperativamente cada una de las armas antiartrosis que forman el complemento del que hoy le estoy hablando. Lo primero que le interesará sin duda es saber que aliviarán sus dolores. Para ello lo primero es calmar la inflamación que destruye sus cartílagos.

Cúrcuma, harpagofito, boswellia y jengibre: alivio para las articulaciones doloridas e hinchadas

Las raíces de la cúrcuma, el harpagofito, la boswellia y el jengibre son cuatro plantas ancestrales veneradas desde hace milenios por sus virtudes antiinflamatorias y analgésicas.

Incluso hoy, poblaciones locales de regiones tan alejadas de nosotros como el desierto del Kalahari en África Austral, los altiplanos del norte de la India y los bosques tropicales de la China del sur utilizan estas plantas medicinales para proteger y cuidar sus articulaciones.

¡Y los estudios científicos más serios les dan la razón!

Poco importa si sufre dolores a la altura de sus caderas, sus hombros, sus manos, sus pies, su espalda u otro sitio, pues los “poderes” antiinflamatorios de estas plantas calmarán el dolor y bajarán la inflamación de las articulaciones.

Por lo tanto, experimentará una verdadera diferencia en el día a día al bajar y subir escaleras, conducir su coche, hacer sus compras o la limpieza de casa, o simplemente al pasear o bajar de la cama sin dolor.

Estos resultados concretos han sido comprobados en miles de personas:

  • ¡La cúrcuma alivia la artrosis en 6 semanas! Estos impresionantes resultados han sido observados en un estudio reciente llevado sobre 40 personas que sufrían artrosis severa. En el Centro Hospitalario Universitario Sart-Tilman de Bélgica, el Prof. Yves Henrotin, uno de los mayores especialistas en artrosis, utiliza sistemáticamente esta maravillosa especia india para tratar a los pacientes que sufren los reumatismos más severos. (4) (5)
  • El harpagofito es el analgésico nº 1 en Europa. El harpagofito, llamado también “garra del diablo” por sus pequeños garfios, es una planta que se encuentra en los desiertos de África Austral. Sus efectos analgésicos son conocidos desde siempre por las poblaciones locales, que lo utilizan contra el dolor. En un estudio publicado en 2003, pacientes que sufrían artrosis de rodilla y de cadera experimentaron una reducción del 46% de sus dolores y una reducción del 25,4% de sus molestias articulares (sensaciones de roce, crujidos y dislocaciones)… ¡en menos de tres meses! (6)
  • Dos veces menos dolores gracias a la Boswellia serrata. La resina de este árbol originario de las regiones montañosas de la India y del norte de África se utiliza como potente analgésico desde hace milenios. Los estudios científicos demuestran que reduce la inflamación y la rigidez por las mañanas desde el momento de levantarse. Mejora la circulación sanguínea en las articulaciones y los demás tejidos inflamados, que son entonces mejor nutridos y mejor drenados. La boswellia está recomendada contra la artrosis, la poliartritis reumatoide, los dolores dorsales y la miositis (afección del tejido muscular). Un estudio clínico realizado con 358 pacientes con artrosis de rodilla demostró que el grupo que había recibido boswellia durante 16 semanas había tenido ¡dos veces menos dolor que el grupo placebo! (7)
  • El jengibre es la planta de referencia para combatir las inflamaciones. Apoyándose en su uso ancestral, unos investigadores empezaron en 1992 a probar el polvo de jengibre contra la artrosis. Después de tres meses de uso, las tres cuartas partes de los pacientes mejoraron. Algunos continuaron el tratamiento a base de jengibre durante más de dos años y medio y no sufrieron ningún efecto adverso. (8)

Estos remedios naturales, aparte de su eficacia, tienen la gran ventaja de que no suponen ningún peligro para su salud, frente a lo que ocurre con los fármacos antiinflamatorios (tipo ibuprofeno), que hoy sabemos que causan daños en el estómago y agravan a largo plazo la destrucción de los cartílagos.

Colágeno para mantener las articulaciones en su sitio

Los investigadores han pasado décadas centrándose en los cartílagos, convencidos de que éstos eran la única fuente del problema.

Debido a esto han subestimado el papel crucial del líquido sinovial y de otra parte esencial de las articulaciones: los tendones, que ligan, sostienen, estabilizan y protegen las articulaciones.

Y sin embargo, ¿por qué se producen roces entre los cartílagos? ¿Por qué dos huesos empiezan a rozar uno contra el otro y provocar dolores tan intensos?

La razón es que la articulación ya no está debidamente sostenida por los tendones. Es así como el cartílago se desgasta y los huesos terminan por entrar en contacto entre sí.

Para reforzar sus tendones, la primera medida es aumentar sus aportes en colágeno. El colágeno es la proteína más abundante del organismo. Compone la mayor parte de los tejidos conjuntivos, o sea, los tejidos que mantienen nuestros órganos unidos, entre ellos los tendones. El colágeno también está muy presente en el cartílago y los huesos, en la base de la estructura de las articulaciones.

Cuando la cantidad o la calidad del colágeno son insuficientes, aparecen pequeños desgarros en el tendón, lo que lo debilita y provoca dolor. Si estos pequeños desgarros se producen a la altura de las rodillas, de la cadera o de los dedos, se tiene la sensación de que duelen las articulaciones. Pero en realidad son los tendones los que causan el dolor.

Con la edad, este fenómeno se acentúa, ya que su cuerpo produce cada vez menos colágeno. A los 40 años, el nivel de sus reservas de colágeno puede haberse reducido en un 30%. A los 50 años, en un 45%, y ya a los 60 años, en un 60%. En este punto, es urgente reaccionar, ayudando a su cuerpo a reponer sus reservas de colágeno.

Existen varios tipos de colágeno, pero según el doctor Trentham, investigador de la Universidad de Harvard y especialista en colágeno, “para ser eficaz, el colágeno del tipo II debe estar en su forma nativa”. Para saber cuándo aparece en esta forma en un completemento nutricional, debe saber que puede encontrarlo bajo el nombre de UC II (Undenatured Collagen, es decir, “colágeno no desnaturalizado”). (9)

Su eficacia sobre los tendones (y en definitiva, para el bienestar de las articulaciones), está demostrada:

  • Investigadores de Harvard han realizado un estudio con 60 pacientes afectados por reumatismos inflamatorios severos. Después de tres meses de cura, los pacientes que habían tomado el colágeno UC II tenían las articulaciones menos hinchadas y menos doloridas (no así los que habían tomado placebo). Entre los 28 pacientes que habían tomado el colágeno UC II, 4 vieron remitir totalmente su enfermedad después de tres meses.
  • En 2016, en un estudio realizado en 52 personas de 40 a 75 años con artrosis de rodilla, la toma de colágeno UC II mejoró la calidad de vida de los pacientes en un 33%. Esto significa que su capacidad de efectuar actividades cotidianas como, por ejemplo, agarrar un objeto, pelar patatas, subir escaleras, etc., había aumentado claramente.

Condroitina y glucosamina, el dúo para reconstruir los cartílagos dañados

Con los componentes que ha visto hasta ahora sus articulaciones están bien hidratadas por su líquido sinovial y sus tendones son más fuertes que nunca. Ahora ya podemos pasar a la última etapa y ocuparnos de sus cartílagos, la pieza clave de sus articulaciones.

En junio de 2014 se produjo un cambio en el tratamiento de los dolores articulares a consecuencia del estudio “The Moves”.

En total, 606 pacientes que sufrían dolores articulares agudos estuvieron bajo seguimiento durante seis meses en 42 centros médicos de Francia, Alemania, Polonia y España.

Los resultados de este estudio se presentaron en junio de 2014 en el Congreso Europeo Anual de Reumatología, y fueron impactantes. Pusieron de manifiesto que los efectos combinados de la condroitina y la glucosamina, sustancias presentes de forma natural en nuestro organismo, son comparables a las que se obtienen con los fármacos antiinflamatorios. (10)

Este estudio abrió los ojos a muchos profesionales de la salud. Sin embargo, estos resultados no eran del todo novedosos. Otras investigaciones ya habían puesto de manifiesto la conveniencia de la toma de complementos de condroitina y glucosamina. Fueron las siguientes:

  • Dos estudios clínicos con personas que sufrían dolores articulares de rodilla habían mostrado que la toma diaria de sulfato de glucosamina durante tres años permitía bloquear la progresión de los dolores. (11)
  • En otro estudio controlado a doble ciego con 120 personas se demostró que el uso de sulfato de condroitina durante un año permitió reducir el dolor de los pacientes y frenar la destrucción del cartílago. (12).

Las investigaciones recientes destacan especialmente que la glucosamina y la condroitina son más eficaces cuando se toman conjuntamente.

Según Jacqueline Lagacé, especialista en inmunología y antigua directora de laboratorio de investigación en la Facultad de Medicina de la Universidad de Montreal: “Estimamos que la toma de estas dos sustancias mejora el estado de las personas con artrosis en alrededor de un 80% de los casos”.

Por otro lado, la condroitina debe ser pura y no procedente de cartílago triturado. De hecho eso es lo que hacen ciertos fabricantes, que venden bajo el nombre de “condroitina” productos que apenas la contienen. En 2007, controles efectuados en los Países Bajos en laboratorios poco escrupulosos demostraron que algunos de esos productos a base de cartílago triturado no contenían en realidad más que un 5% de condroitina, una dosis demasiado pequeña para esperar ningún efecto beneficioso sobre los dolores articulares.

Ahora que conoce los ocho ingredientes que más pueden hacer por sus articulaciones y que voy a mostrárselos reunidos en un solo producto, quiero advertirle antes de que no puedo prometerle al 100% que esta combinación de activos naturales vaya a liberarle para siempre de sus dolores, ya que cada persona es única. Pero lo que sí puedo garantizarle sin la mínima duda es lo siguiente, que no es poco:

Esta formulación será 5, 10 y hasta 20 veces más eficaz que todo lo que haya podido probar hasta ahora

Los 8 potentes activos que acabamos de repasar están presentes juntos en una fórmula única llamada “MAX-8”. Precisamente la clave para que funcione es asociar los ocho potentes principios en una sola cápsula.

Gracias a esta nueva formulación, podrá vencer sus dolores y frenar –e incluso revertir– la artrosis y todas las formas de reumatismo. Sus articulaciones se beneficiarán de:

  • 4 remedios naturales antiinflamatorios: la cúrcuma, el harpagofito, la boswellia y el jengibre calmarán la inflamación de sus articulaciones. Estos potentes remedios han demostrado ser más eficaces que los medicamentos analgésicos, ¡y sin tener efectos secundarios!
  • 60 mg de ácido hialurónico para enriquecer su líquido sinovial, esa sustancia que baña sus articulaciones, las hidrata, las lubrica y les permite moverse libremente y sin dolor.
  • 40 mg de colágeno nativo para nutrir sus tendones y reforzarlos. Si sus tendones son más fuertes, sus articulaciones se sostienen mejor, se rozan menos y las sensaciones de dolor disminuyen automáticamente.
  • 1.150 mg de glucosamina y 900 mg de condroitina: estos dos sulfatos reconstruyen su cartílago, esa pieza clave en el funcionamiento de sus articulaciones.

La acción de estas maravillosas sustancias naturales es complementaria; esa es la clave para aumentar considerablemente su efecto y aliviar sus dolores o incluso hacerlos desaparecer completamente.

Gracias a esta formulación poderosa puede encarar el futuro con mayor tranquilidad. Y si quiere evitar lo peor que le depara la artrosis, le animo a actuar desde ya.

No tiene por qué acabar en silla de ruedas

El 76% de las personas con artrosis tratadas con medicamentos consideran sus dolores incapacitantes.

Ello hace que se desmoronan algunos de sus sueños de futuro. Viajar, jugar en el parque con sus nietos, realizar actividades manuales como bricolaje, pasear cerca de su casa sin ese dolor punzante que le lleva al límite…

El dolor se “despierta” en cuanto se presiona la articulación con el dedo. Poco a poco, su flexibilidad disminuye. Sus articulaciones se ponen rojas, calientes, inflamadas, a veces incluso deformadas. Al menor cambio de temperatura, la situación empeora.

Una cosa es segura: cuanto más tiempo tarde en actuar, más se intensificarán sus dolores y más riesgo tiene también de que cada vez más articulaciones se vean afectadas. Si sus dolores han empezado en las rodillas, podrían también aparecer en sus caderas, sus dedos, su espalda o en otra parte.

Hay muchas posibilidades de que se vea obligado a someterse a una o varias operaciones. En un momento dado, el riesgo es el de ya no poder desenvolverse por sí mismo y tener que pedir ayuda para abrir una botella o pelar verduras. Se hace imposible andar sin apoyarse sobre un bastón. Muchas personas que sufren artrosis terminan por no poder desplazarse de otra manera que no sea en silla de ruedas.

La fórmula para las articulaciones “MAX-8” es probablemente el remedio natural más completo y más potente para tratar la artrosis en profundidad. Y es preferible actuar lo antes posible para obtener mejores resultados cuanto antes y minimizar los riesgos de que su situación empeore.

Desde la primera toma, los potentes nutrientes de esta fórmula se difunden en su organismo y acceden al interior de cada una de las células de sus articulaciones. Nutren cada tejido de cada articulación dolorida, combaten la inflamación de sus articulaciones y reparan las lesiones celulares que provocan los dolores, la inflamación y las deformaciones.

Todos estos beneficios han sido demostrados en el marco de estudios científicos llevados a cabo con hombres y mujeres que sufrían artrosis o artritis severas. Pero la mejor forma de saber si este tratamiento puede aliviar de forma duradera sus articulaciones es juzgarlo usted mismo.

Si quiere beneficiarse de la combinación de los ocho nutrientes más potentes descubiertos por la ciencia para tratar los dolores articulares en caso de artrosis, reumatismos o artritis, puede solicitar este complemento nutricional aquí.

Fuentes:

  1. Laith M. Jazrawi y Jeff Rosen, « Intra-Articular Hyaluronic Acid: Potential Treatment of Younger Patients with Knee Injury and/or Post-Traumatic Arthritis », The Physician and Sportsmedicine 39, nº 2 (mayo 2011): 107â13.
  2. Lajos Balogh et al., « Absorption, uptake and tissue affinity of high-molecular-weight hyaluronan after oral administration in rats and dogs », Journal of Agricultural and Food Chemistry 56, nº 22 (2008): 10582–10593.
  3. Mariko Oe et al., « Oral hyaluronan relieves knee pain: a review », Nutrition journal 15, nº 1 (2016): 11.
  4. J Diet Suppl. 2016;13(2):209-20. doi: 10.3109/19390211.2015.1008611. Epub 2015 Feb 17. Mitigation of Systemic Oxidative Stress by Curcuminoids in Osteoarthritis: Results of a Randomized Controlled Trial. Panahi Y1, Alishiri GH2, Parvin S1, Sahebkar A3,4
  5. Les dossiers de SANTÉ & NUTRITION N°54 MARZO 2016 SANTÉ NATURE INNOVATION
  6. Wegener T, Lupke NP. Treatment of patients with arthrosis of hip or knee with an aqueous extract of devil’s claw (Harpagophytum procumbens DC.). Phytother Res 2003;17:1165-1172.
  7. A 32-Week Randomized, Placebo-Controlled Clinical Evaluation of RA-11, an Ayurvedic Drug, on Osteoarthritis of the Knees. Arvind Chopra, MD,* Phil Lavin, PhD,† Bhushan Patwardhan, PhD,‡ and Deepa Chitre, MD.
  8. Srivastava KC : Ginger (Zingiber officinale) in rheumatism and musculoskeletal disorders. Med Hypotheses. 1992, 39(4):342-348.
  9. Trentham D.E., Dynesius-Trentham R.A., Orav E.J., Combitchi D., Lorenzo C., Sewell K.L., Hafler D.A. & Weiner H.L. « Effects of oral administration of type II collagen on rheumatoid arthritis ». Science, New Series, Vol. 261, Nº 5129 (24 de sept. de 1993), p. 1727-1730.Lugo J.P., Zainulabedin M. « Efficacy and tolerability of an undenatured type II collagen supplement in modulating knee osteoarthritis symptoms : a multicenter randomized, double-blind, placebo-controlled study ».Crowley D.C.,Lau F.C., Sharma P., Evans M., Guthrie N., Bagchi M., Bagchi D., Dey D.K., Raychaudhuri S.P. « Safety and efficacy of undenatured type II collagen in the treatment of osteoarthritis of the knee : a clinical trial ».
  10. Multicentric Osteosarthritis intervention study with sysadoa (MOVES) : effects of combined glucosamine hydrochloride and chondroitin sulfate Vs celecoxib for painful knee osteoarthritis, M. Hochberg, J. Martel-Pelletier.
  11. Reginster JY, Deroisy R, Rovati LC, Lee RL, Lejeune E, Bruyere O, Giacovelli G, Henrotin Y, Dacre JE, Gossett C. Long-term effects of glucosamine sulphate on osteoarthritis progression: a randomised, placebo-controlled clinical trial.Lancet 2001 Jan 27;357(9252):251-6. Pavelka K, Gatterova J, Olejarova M, Machacek S, Giacovelli G, Rovati LC. Glucosamine sulfate use and delay of progression of knee osteoarthritis: a 3-year, randomized, placebo-controlled, double-blind study.Arch Intern Med 2002 Oct 14;162(18):2113-23.
  12. Uebelhart D : Intermittent treatment of knee osteoarthritis with oral chondroitin sulfate : a one-year, randomized, double-blind, multicenter study versus placebo. Osteoarthritis Cartilage. Abril 2004; 12(4):269-76.