Un consumo de sal superior a 2 g al día acelera dramáticamente la progresión de la esclerosis múltiple. Estas son las conclusiones de un estudio realizado en ratones, en el que el consumo de sal habría agravado los síntomas de la enfermedad autoinmune que padecían.

A raíz de estos resultados los investigadores han querido ver si en los humanos el consumo de sal también empeoraba los síntomas de la esclerosis múltiple. Para ello realizaron un seguimiento a dos grupos de pacientes con esclerosis múltiple recurrente-intermitente, es decir, cuyos síntomas aparecían en diversos brotes y llegaban a remitir a veces totalmente.

Según sus observaciones, el consumo de sal estaría vinculado a una mayor frecuencia de los brotes, así como al incremento y la persistencia de los síntomas más allá de las crisis.

Los siguientes estudios deberían confirmar que un régimen sin sal permite realmente reducir los síntomas de la enfermedad. Pero mientras éstos llegan conviene limitar el consumo de sal; ¡sacará provecho de ello incluso si no sufre esclerosis múltiple!

Fuente: Mauricio F Farez, Marcela P Fiol, María I Gaitán, et al: “Sodium intake is associated with increased disease activity in multiple sclerosis”, J Neurol Neurosurg Psychiatry 2014.