¡Nell 2 tiene la culpa! Una reciente investigación parece haber dado con la clave para revertir algunos casos de infertilidad masculina idiopáticos, es decir, cuya causa era desconocida hasta ahora(1).

Se trata de la proteína denominada Nell 2, que se sintetiza en los testículos y es responsable de la movilidad y maduración de los espermatozoides. Por tanto, su ausencia hace que los espermatozoides pierdan su capacidad de moverse, lo que a su vez conlleva esterilidad.

Los investigadores comprobaron este efecto con un grupo de ratones a los que inhibieron la acción de esta proteína, lo que automáticamente los volvió estériles. Y tras someterlos a una terapia génica para restaurar la expresión de la Nell 2 consiguieron que los ratones recuperaran su función reproductora, constatando así el papel clave de esta proteína en ese proceso.

Fuentes:

  1. Kiyozumi D, et al.: “NELL2-mediated lumicrine signaling through OVCH2 is required for male fertility”. 2020.