Largo y tendido se ha hablado acerca de las dramáticas consecuencias psicológicas que la pandemia por coronavirus está dejando en muchos profesionales sanitarios.

Sin embargo, no parece que el problema vaya a mejorar a corto plazo, sino todo lo contrario. Así lo dejan entrever los resultados de un estudio internacional, según el cual solo un tercio de los trabajadores que han desarrollado depresión en estos últimos meses recibe ayuda especializada.

En concreto esta investigación, en la que se contó con la participación de 9.488 profesionales de la salud de 25 países especialmente sacudidos por la pandemia (España entre ellos)(1) revela que:

  • El 75% de los trabajadores vive con miedo de contraer la Covid-19 y contagiar a sus seres queridos.
  • El 22,7% ha tenido síntomas depresivos (un buen número de ellos incluso con ideas suicidas).
  • Son particularmente comunes la falta de energía, los problemas para dormir, la apatía y la falta de concentración.

En definitiva, el desgaste después de tantos meses de lucha contra la Covid-19 y la sucesión de nuevas olas no auguran nada bueno para el futuro de la salud mental del colectivo, en términos generales. 

Fuentes:

  1. Estudio “ (The Covid-19 HEalth caRe wOrkErS”. University of Chile. 2020.