El cerco para dar con la solución definitiva a los acúfenos, esos constantes pitidos que se escuchan en el oído y no proceden de una fuente exterior, se estrecha. Y es que un reciente estudio internacional, dirigido por varios grupos de investigadores españoles, ha dado con varios genes implicados en su desarrollo(1).

Lesiones auditivas, estar expuesto a ruidos que superen los 85dB, medicamentos potencialmente tóxicos para el oído… Son muchos los factores que pueden desencadenar tinnitus (o acúfenos). Pero en algunos afectados, según este reciente estudio, existe un componente hereditario. En concreto, mutaciones que afectan a los genes ANK2 y TSC2.

Según los investigadores esos genes estarían implicados en las conexiones entre las neuronas responsables de transmitir la información acústica; de ahí que un fallo en su expresión produzca los molestos acúfenos. Y también se han relacionado con el trastorno del espectro autista (en el que suele darse una mayor sensibilidad al ruido), así como con la enfermedad de Ménière (trastorno del oído interno que puede causar mareo, además de tinnitus).

Consejo de Salud en 1 Minuto: Este conocimiento supone un importante paso para ayudar en el diagnóstico precoz de los acúfenos severos y tomar las medidas preventivas necesarias lo antes posible. Pero si ya los sufre, el siguiente truco podrá ayudarle a aliviar esos pitidos en solo unos segundos.

Fuentes:

  1. Sana Amanat, Alvaro Gallego-Martinez, Joseph Sollini et al.: Burden of rare variants in synaptic genes in patients with severe tinnitus: An exome based extreme phenotype study. 2021.