En ocasiones un tumor se propaga tan rápido que el riego sanguíneo no es capaz de cubrir toda la demanda de las nuevas células cancerosas que se han creado. Pero en lugar de morir, que sería lo normal, existen algunos tumores que consiguen aprovechar esa falta de oxígeno (hipoxia) para crear un escudo frente al sistema inmunológico.

Hasta ahora no se entendía cómo esos tumores conseguían hacer frente a la hipoxia, pero unos investigadores han descubierto dos moléculas que contribuyen a limitar la respuesta inmunológica antitumoral del organismo, lo que permite que el tumor se propague con total libertad. En concreto lo hace activando dos moléculas microRNAs (la miR25 y la miR93) que son dos moléculas de ARN que participan en la regulación de la expresión natural de los genes, y cuyos niveles son mucho más elevados en los tumores de tipo hipóxico.

Pudieron constatar esto al realizar un seguimiento a 148 pacientes con cáncer y descubrir que aquellos que presentaban niveles elevados de miR25 y miR93 tenían también un peor pronóstico de la enfermedad. Pero ocurría justo lo contrario con la molécula Cgas (responsable de activar la respuesta del sistema inmunitario) y que tenía una menor concentración en aquellos pacientes que presentaban un cáncer hipóxico más desarrollado.

Este hallazgo permitiría modificar los actuales tratamientos para luchar contra el cáncer basados en la respuesta del sistema inmunológico.

 

Fuente: Min-Zu Wu, Wei-Chung Cheng, Su-Feng Chen, Shin Nieh, Carolyn O’Connor, Chia-Lin Liu, Wen-Wei Tsai, Cheng-Jang Wu, Lorena Martin, Yaoh-Shiang Lin, Kou-Juey Wu, Li-Fan Lu y Juan Carlos Izpisua Belmonte. “miR-25/93 mediates hypoxia-induced immunosuppression by repressing cGAS”. Nature Cell Biology. 2017.