Un fallo del “GPS interno” podría ser el responsable de la falta de orientación de algunas personas mayores. Es decir, la clave estaría en el “sistema de posicionamiento” que alberga el cerebro y que se compone de un grupo de neuronas denominadas “células de red”.

Esta es la conclusión obtenida por un equipo de científicos(1) tras realizar varios experimentos con dos grupos de participantes, uno de edades comprendidas entre 19 y 30 años y otro entre 63 y 81 años. Los dos grupos debían desenvolverse en diferentes espacios, tanto reales como de RV (realidad virtual), y seguir una ruta concreta. Durante las pruebas se emplearon técnicas de IRMf (imagen de resonancia magnética funcional) para evaluar su capacidad a la hora de seguir un trayecto concreto y orientarse.

Como era de esperar, el grupo de jóvenes logró ubicarse de manera más fácil y rápida que los mayores. Pero lo que se descubrió es que en estos últimos la actividad de las células de red era mucho menor, lo que explicaría sus dificultades para orientarse.

 

Fuentes:

  1. Sangle M et al. “Compromised Grid-Cell-like Representations in Old Age as a Key Mechanism to Explain Age-Related Navigational Deficits”. Curr Biol. 2018.