La tecnología 3D marca otro hito en la historia de la medicina, al ser capaz de reparar lesiones medulares que impiden caminar. Y es que se ha creado una estructura de médula espinal que permite, con la ayuda de células madre, recuperar el movimiento(1).

De momento, el implante 3D se ha probado en roedores. A los pocos meses de que se implantara la estructura en la médula espinal de los animales había crecido nuevo tejido nervioso que conectó los extremos seccionados, pudiendo recuperarse así la función motora de las patas traseras.

El implante funciona como una especie de estructura o andamiaje que protege a las células madre injertadas, y que por regla general no responden bien al ambiente inflamatorio y tóxico que se da en las lesiones de médula espinal. Y además permite que el sistema circulatorio forme nuevas redes de vasos sanguíneos, terminando así de reparar la lesión de la médula espinal.

 

Fuentes:

  1. Jacob Koffler, Wei Zhu, Xin Qu, Oleksandr Platoshyn et al.: “Biomimetic 3D-printed scaffolds for spinal cord injury repair”. Nature Medicine. 2019.