Las crucíferas, entre las que se encuentran por ejemplo el brócoli, el repollo y las coles de Bruselas, serían las verduras más efectivas en la prevención de enfermedades avanzadas de los vasos sanguíneos. Y ello se debería a su riqueza en vitamina K, que inhibe la calcificación de estos vasos.

Así lo ha determinado un estudio realizado por un equipo de investigadores de la australiana Edith Cowan University en el que se utilizaron los datos de una cohorte de 684 mujeres mayores de Australia Occidental reclutadas en 1998. Sus resultados han sido publicados en la revista British Journal of Nutrition(1).

Los científicos hallaron que las mujeres que consumían una mayor cantidad de verduras crucíferas se beneficiaban de menor probabilidad de sufrir una acumulación extensa de calcio en la aorta, marcador clave de una enfermedad estructural de los vasos sanguíneos.

En concreto, quienes consumían más de 45 g de crucíferas al día tenían un riesgo un 46% menor de sufrir problemas de este tipo, frente a las que consumían muy poco o nada de estos vegetales a diario.

Fuente:

1. Blekkenhorst, L., Sim, M., Radavelli-Bagatini, S., Bondonno, N., Bondonno, C., Devine, A., Lewis, J. (2020). “Cruciferous vegetable intake is inversely associated with extensive abdominal aortic calcification in elderly women: A cross-sectional study”. British Journal of Nutrition, 1-9.