Racionalizar el uso de los psicofármacos en las personas mayores con demencia mejora su estado físico, así como su capacidad de socializar. Así lo aseguran los investigadores que durante 18 meses compararon diferentes métodos para reducir el uso de los psicotrópicos en 45 residencias de España, reuniendo a 1.600 personas mayores de 70 años con demencia(1).

Los resultados han sido claros y confirman que reducir esta medicación ofrece numerosos beneficios para la salud de los pacientes. De entrada, se muestran más activos y con ganas de participar en actividades. Y, por supuesto, al reducir la toma de los psicofármacos también se reducen sus efectos secundarios, como por ejemplo la somnolencia y el riesgo de caídas o los problemas cardiovasculares.

Durante la investigación se estudiaron los efectos de reducir la toma de antidepresivos, antipsicóticos, benzodiacepinas y opiáceos, y se reportaron más beneficios al disminuir la toma de los dos últimos. Precisamente esos medicamentos son los que más se emplean en los pacientes con demencia.

 

Fuentes:

  1. William B. Weeks, Manish K. Mishra, David Curto, Curtis L. Petersen et al.: “Comparing Three Methods for Reducing Psychotropic Use in Older Demented Spanish Care Home Residents”. Journal of the American Geriatrics Society. 2019.