Sé que lleva toda la vida lavándose los dientes, pero hoy voy a enseñarle a hacerlo bien de verdad. Y además voy a darle otros consejos que le permitirán conservar su dentadura mucho más tiempo y algo importantísimo: evitar que las bacterias de la flora bucal afecten a su salud.

¿Preparado?

Un cepillado que marca la diferencia

En primer lugar, y antes de lavarse los dientes, es conveniente enjuagarse la boca con agua rica en bicarbonatos, teniendo cuidado de no tragarla (precisamente por ser rica en sal).

En segundo lugar, elija bien su cepillo de dientes, sin escatimar en su calidad. Ni duro ni siquiera medio, sino que debe apostar por un buen cepillo blando. Y es que los de mayor dureza estropean el esmalte y atacan las encías, especialmente si su alimentación incluye alimentos ácidos como los cítricos.

Respecto al dentífrico, evite los químicos (es decir, casi todos). Contienen lauril éter sulfato de sodio, que altera la flora bucal y reduce la salivación; también es común encontrar formaldehído (un carcinógeno prohibido en algunos países), triclosán (otro potente carcinógeno prohibido en Estados Unidos pero que sigue vendiéndose) y la omnipresente clorhexidina (tan llena de efectos secundarios que es inexplicable que no la prohíban).

¿Alternativa? Hay multitud de pastas de dientes ecológicas o que sólo contienen principios activos naturales como extractos de plantas, aceites esenciales, mentol, caléndula, aloe vera…

Y por último llega el momento del cepillado. Debe hacerlo desde la encía hasta el extremo del diente. Si lo hace al revés dañará la encía y encima esconderá en ella los restos de comida (junto a las bacterias que hay en ellos).

Además, debe tener la boca bien abierta y que el cepillo esté inclinado unos 45º para poder cepillar bien las caras externas, internas y la parte superior de los dientes.

Para completar el proceso y limpiar bien las caras interdentarias deberá ayudarse de hilo dental o de un cepillo interdental, sobre todo después de cenar. Úselos aunque no aprecie restos de comida entre los dientes, pues las bacterias de la placa no se ven a simple vista.

No debe saltarse nunca, bajo ningún concepto, la regla de cepillarse los dientes después de cada comida.

La capa de proteínas que protege los dientes evitando su descalificación es la misma que, paradójicamente, permite a las bacterias que colonicen la zona. Los restos de alimentos que han quedado entre los dientes son un festín para las bacterias, y no proporcionárselo es tan sencillo como cepillarse los dientes tras cada comida. Sin excepción.

La estrecha relación entre salud bucodental y salud general

La salud de su boca es importantísima para su salud en general, hasta el punto de que tiene una incidencia directa en ella. Y hoy le hablo de ello precisamente al hilo del nuevo Dossier que ha preparado el Dr. Jean-Paul Curtay, llamado “Salud bucodental: guía para reforzar la salud de sus dientes y boca y además prevenir otras enfermedades graves”. Porque según sus propias palabras, “un mal cuidado de la boca puede tener gravísimas consecuencias sobre la salud en general”.

Para que se haga una idea:

  • La periodontitis (infección e inflamación de las encías) es responsable de patologías cardiovasculares e insuficiencia renal, entre otras. Incluso las últimas investigaciones han confirmado que las bacterias de la periodontitis se han encontrado en los tejidos de algunos tumores cancerígenos y en el cerebro.
  • La mala masticación de los alimentos incrementa el riesgo de sobrepeso y de diabetes.
  • Las afecciones periodontales pueden aumentar el riesgo de hemorragia cerebral, demencia y enfermedades renales crónicas.
  • Las encías sangrantes aumentan el riesgo cardiovascular en un 40%.
  • El 35% de las personas que sufren dolor de espalda tienen problemas de oclusión dental(mala colocación de los dientes).
  • Esta misma falta de armonía entre los maxilares superior e inferior también puede generar fatiga, depresión e incluso contribuir a la aparición de fibromialgia.
  • Algunas bacterias patógenas de la boca, como la Porphyromonas gingivalis, pueden favorecer el cáncer de esófago, y por cada milímetro de hueso de la mandíbula que se pierde debido a afecciones bucales el riesgo de cáncer de lengua se multiplica por cinco.

Y la lista sigue. Porque la relación entre la salud bucodental y la salud general es mucho más estrecha de lo que se piensa. Algunas de las peores enfermedades tienen su origen precisamente en la desatención o el mal cuidado de la dentadura.

El Dr. Curtay ha hecho un excepcional trabajo y me atrevería a decir que este Dossier es de lectura obligada, tanto para promover el correcto cuidado bucodental como para prevenir los posibles problemas de salud que puedan surgir.

Si le preocupa su dentadura y quiere conservarla lo máximo posible, así como evitar que los problemas dentales afecten a su salud, le aconsejo que no se lo pierda. En él encontrará:

  • Una completa guía con los consejos y los hábitos que debe seguir para cuidar su boca como se merece.
  • Las medidas preventivas que debe adoptar desde ya.
  • Cómo tratar las múltiples patologías que la amenazan: bruxismohalitosisoclusión dentaldientes sensiblesgingivitisperiodontitis… ¡le sorprenderán las medidas que va a descubrirle!
  • El gran papel de la nutrición para tratar muchos problemas dentales: los aportes de minerales con los que es aconsejable suplementar la alimentación y los complementos nutricionales idóneos para proteger la boca y los dientes.
  • Cómo elegir dentífricos y elixires naturales y beneficios para su salud… ¡o incluso prepararlos usted mismo!
  • Y ¡atención a las pequeñas molestias! El cuerpo humano es un conjunto de sistemas interrelacionados, por lo que debe tomarse muy en serio cualquier síntoma de que algo no va bien en su boca (por insignificante que pueda parecerle), ya que puede afectar la salud de otro órgano aparentemente independiente.

No tenga duda de que este Dossier va a suponer un antes y un después en el cuidado y mantenimiento de su salud bucodental. La cantidad de información útil que va a encontrar en él es sorprendente.

Si tiene en cuenta que posiblemente no cuide su boca como debería, que la publicidad crea necesidades y soluciones engañosas y que los remedios químicos para la boca son peores que la enfermedad…

… este Dossier le dejará con la boca abierta y mucho más sana. ¡No se lo puede perder!

Pero para conseguirlo y mejorar tanto a su salud bucodental como su estado de salud general debe darse mucha prisa, pues sólo tiene hasta el 27 para solicitar su ejemplar.

La razón es que el viernes enviaremos a la imprenta este nuevo ejemplar de Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar que ha preparado el Dr. Curtay sobre salud bucodental, y sólo imprimimos los ejemplares justos para los lectores que vayan a recibirlo.

Por eso le recomiendo que reserve el suyo cuanto antes si quiere recibirlo impreso directamente en su domicilio. Le ahorrará visitas al dentista, mucho dinero en tratamientos y, sobre todo, le permitirá conservar mucho más tiempo su dentadura y beneficiar su salud general.

¡No se lo pierda!

Haciendo clic a continuación podrá apuntarse para recibirlo (será el primero de Los Dossiers que recibirá durante todo el próximo año). Y también conocerá nuestra Garantía 100% Satisfacción.

Pídalo aquí… ¡y sonría!

Haga clic aquí para pedir su ejemplar.