Desde hace tiempo se sabe que las manzanas tienen innumerables compuestos beneficiosos para el tránsito intestinal, la salud cardiovascular o incluso para frenar la proliferación de células cancerosas. Sin embargo, sus efectos positivos sobre la salud cerebral han sido todavía muy poco estudiados.

Solo recientemente se ha descubierto que juegan un papel neuroprotector importante al reducir el riesgo de enfermedades neurodegenerativas (como el alzhéimer o el párkinson). Y en esta línea investigadores alemanes acaban de demostrar que sus beneficios para el cerebro son mucho mayores de lo que se creía(1).

En concreto han demostrado que algunos fitonutrientes contenidos en la pulpa y sobre todo en la piel de esta fruta (en particular la quercetina y el ácido dihidroxibenzoico) estimulan considerablemente el proceso de neurogénesis, lo que permite la formación de nuevas células cerebrales. ¡Y además en cantidades nada desdeñables! De hecho, su efecto sería comparable incluso al del ejercicio físico, cuya capacidad para favorecer este proceso es bien conocida.

Por último, mencionar que los investigadores quisieron comprobar si el de zumo de manzana podía ofrecer beneficios comparables a los de la fruta cruda. Como era de esperar, los resultados demostraron que los fitonutrientes se destruyen durante el proceso de obtención del jugo. Así que mejor coma una manzana “bio” al día, entera y sin pelar. ¡Su cerebro se lo agradecerá enormemente!

Nota de Salud en 1 Minuto: Este estudio recuerda la importancia de comer la piel de la manzana, cargada de nutrientes. ¿Y si le dijéramos que también otras partes, como por ejemplo las pepitas, contienen sustancias insospechadas? Le invitamos a leer “Piel, pepitas, corazón… manual de uso para comer una manzana” .

Fuente:

  1. Ichwan M, Walker TL, Nicola Z, et al. “Apple Peel and Flesh Contain Pro-neurogenic Compounds”, Stem Cell Reports. 2021.