Los casos de cáncer han aumentado un espeluznante 28% en los últimos seis años en todo el mundo. Se trata de una cifra que sin duda habrá visto en todos los telediarios y periódicos estos días.

Como para que no se hablara de ello. Son las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que corrigen al alza sus anteriores estimaciones. (1)

Claro que luego llegan los argumentos con los que se pretende justificar semejante barbaridad. Y, así, el mayor envejecimiento de la población como consecuencia del aumento de la esperanza de vida se presenta como el “culpable” de esta situación.

¿De verdad? ¿En sólo seis años? Estas cifras significan que una de cada seis mujeres y uno de cada cinco hombres tendrá cáncer y muchos morirán por su culpa. La ruleta rusa ya está girando para todos nosotros y debemos conformarnos con la explicación de que es un efecto colateral de la mayor esperanza de vida. Casi que deberíamos alegrarnos.

Fundamentalismo científico y ensayos clínicos tergiversados

En estos tiempos de “fundamentalismo científico”, en los que también se nos pide que creamos ciegamente en la “bondad suprema” de la ciencia, hace falta tener en cuenta otro dato cuando se habla de cáncer: la “fuerte influencia” de la industria farmacéutica en los ensayos clínicos, tal como ha reconocido el “Primer informe sobre investigación e innovación del cáncer en España” presentado también esta misma semana y elaborado por, entre otros, la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer (Aseica). (2)

Las cifras son un chiste.

Un 76% de los ensayos clínicos que se hacen en España, por ejemplo, están patrocinados por la industria, cuyo objetivo, como no puede ser de otra forma, es encontrar moléculas patentables que se conviertan en beneficios para sus cuentas de resultados.

Así, ocurren dos cosas: que hay tipos de cáncer de incidencia y mortalidad creciente (como el de hígado o el de pulmón) que no se investigan lo suficiente, y otros tipos de cáncer en los que las farmacéuticas concentran sus estudios y en los que se logran avances minúsculos pero que luego los sistemas sanitarios públicos no pueden dejar de adquirir (a precios desorbitados) para ofrecérselos a los pacientes.

Es la pescadilla que se muerde la cola: no hay fondos para investigaciones independientes con enfoques distintos a los de las farmacéuticas porque, entre otras cosas, todo el dinero se destina a comprar sus tratamientos a esas mismas farmacéuticas.

Y lo peor es que esos avances suponen en realidad sólo unos pocos días más de vida extra para los pacientes de cáncer, como le explicaré un poco más adelante.

El “escándalo Baselga”

Otra noticia relacionada con el cáncer ha irrumpido también esta semana en la actualidad: el prestigioso oncólogo español Josep Baselga, una de las grandes figuras internacionales en la investigación de terapias contra el cáncer y autor de decenas de artículos científicos sobre la enfermedad, omitió confesar un pequeño detalle: el cobro de millones de dólares en pagos que le hacían empresas farmacéuticas.

La noticia ha sido destapada por el diario The New York Times y ProPublica, una organización de periodismo de investigación sin ánimo de lucro. Y así, mientras con una mano Baselga escribía artículos científicos favorables a moléculas desarrolladas por grandes empresas multinacionales farmacéuticas, con la otra recibía millonarios pagos por parte de esas mismas empresas.

Baselga ha tenido que dimitir como director médico del Memorial Sloan Kettering Cancer Centerde Nueva York y se están revisando todos sus trabajos y estudios.

¿De verdad podemos confiar en todo lo que nos dicen sobre el cáncer?

Todos estos escándalos nos llevan a una reflexión: ¿de verdad podemos confiar ciegamente en lo que nos dicen que es lo mejor para nuestra salud cuando el cáncer irrumpe en nuestra vida?

Nadie quiere oír ni pronunciar la palabra “cáncer”, las seis letras más temidas en cualquier consulta médica. Pero es aquí donde me gustaría plantearle una pregunta inevitablemente incómoda: ¿hay que aceptar sin más los tratamientos convencionales que nos proponen?

Nos dicen que son “lo último” de la investigación científica, carísimas terapias que somos muy afortunados de tener a nuestra disposición, que dudar de ellas es poco menos que ser “anticiencia” y volver a las cavernas, pero… Nosotros creemos que debemos conocer con más detalle en qué consiste el arsenal terapéutico contra el cáncer, porque es imprescindible tener un criterio propio que nos permita decir “esto sí” y “esto no”.

La cirugía y la radioterapia suelen ir acompañadas de la probabilidad clara de una mayor supervivencia frente al cáncer, pero eso no ocurre en todos los casos con la quimioterapia. Y es algo que los pacientes no suelen saber.

Hoy en día existen muchas familias de medicamentos quimioterapéuticos para tratar el cáncer. Junto a los derivados del gas mostaza (el arma química que se usó durante la Segunda Guerra Mundial) se encuentran los productos procedentes de plantas o de origen microbiano. ¿Qué pueden esperar realmente los pacientes de ellos?

A veces poco; e incluso pueden resultar contraproducentes.

Varios investigadores de la Universidad Albert Einstein (Nueva York), descubrieron que en el cáncer de mama el tratamiento de quimioterapia con una molécula de referencia (el paclitaxel) puede reducir el tamaño de los tumores en un primer momento. Sin embargo, también acelera su reaparición después, al volverlos más resistentes. Además, el paclitaxel debilita los vasos sanguíneos y, por lo tanto, facilita las metástasis del cáncer por todo el organismo. (3)

Aunque exijan tratamientos intensivos y los resultados sean inciertos, las investigaciones realizadas en personas con cáncer demuestran que existe una tendencia muy clara a querer luchar contra la enfermedad a cualquier precio, aunque el resultado sean efectos secundarios graves y sólo se consiga prolongar la vida en estado terminal unas pocas semanas.

Hay información sobre los tratamientos convencionales sobre el cáncer que los pacientes no conocen y tienen derecho a saber. Porque detrás de esas frases hechas que pintan a los enfermos como héroes que luchan contra la enfermedad, en ocasiones hay un inútil ensañamiento terapéutico que nadie le cuenta al paciente.

Y, lo que es más grave, existen investigaciones muy serias sobre tratamientos complementarios eficaces que esos mismos pacientes desconocen. Tampoco se lo cuenta nadie.

Tratamientos complementarios eficaces que no cuentan a los pacientes

Poner sobre la mesa todos estos conocimientos es uno de los objetivos de Salud AlterNatura, porque es imprescindible contar con información independiente para poder tomar las decisiones adecuadas respecto a nuestra propia salud.

Si le preocupa el cáncer, hoy tiene una oportunidad única para empezar a beneficiarse de toda esta información inaccesible para el gran público.

Porque el nuevo número de Salud AlterNatura entra de lleno en el tema sin pelos en la lengua, mentiras piadosas ni verdades dulcificadas. Nada de eufemismos hablando de “larga enfermedad” con la que ocultar una triste realidad: el cáncer es una enfermedad terrible, pero no hay que resignarse. Con una mente abierta y desprejuiciada se puede acceder a conocimientos, terapias, tratamientos y enfoques esperanzadores.

Por eso le animo a suscribirse hoy a Salud AlterNatura. Para que no se pierda toda esta información referente al cáncer y tenga acceso a estudios científicos y consejos capaces de marcar la diferencia.

Ése es nuestro objetivo y el sentido de la existencia de Salud AlterNatura: que usted esté al tanto de todo lo que ni su médico le va a contar ni va a encontrar en ningún otro sitio.

Y como el cáncer es una enfermedad preocupante, que como ha visto no deja de aumentar (¡¡un 28% en seis años!!) pese a todos los avances que teóricamente se producen, precisamente junto a su suscripción a Salud AlterNatura recibirá nuestro regalo especial, el “Gran Informe contra el cáncer”, del que le hablaré más abajo.

Al final de este e-mail le contaré cómo conseguirlo, pero antes déjeme decirle algo. Ésta no es la única información importante sobre tratamientos naturales para combatir enfermedades y problemas de salud que va a encontrar en Salud AlterNatura.

Por eso le propongo que aproveche todo lo que Salud AlterNatura puede ofrecerle, orientándole hacia soluciones concretas ante infinidad de problemas de salud y ayudándole a prevenirlos; “abriéndole los ojos” hacia la amplia riqueza y variedad de medicinas naturales; protegiéndole contra la desinformación y las mentiras del lobby farmacéutico y para que haga un buen uso de la medicina. Y, además, accederá a información esencial sobre el cáncer.

Pídalo ahora en este enlace.

Regalo especial “El Gran Informe contra el cáncer”

De regalo con su suscripción a Salud AlterNatura, también le vamos a enviar, al instante y en formato digital, “El Gran Informe contra el cáncer”. Va a descubrir la alimentación que protege del cáncer, cómo provocar el “suicidio” de las células cancerígenas, cómo purificar y desintoxicar el organismo, la fabulosa historia de la isla anticáncer, los complementos alimenticios para acompañar el proceso de quimioterapia, los análisis de sangre que indican si hay riesgo de desarrollar un cáncer y cómo corregir los desequilibrios ocasionales, la verdad sobre los fitoestrógenos, así como todo lo que debe saber y hacer si le detectan un cáncer de mama o de próstata.

Descubrirá cómo el estrés, aunque no “produzca” cáncer, contribuye en gran medida a su desarrollo. Y podrá conocer desde especias anticáncer que podrá encontrar en su despensa hasta cómo controlar los equilibrios hormonales; se va a beneficiar tanto de estos pequeños actos cotidianos como de los últimos avances científicos. Verá que toda esta información, que ha sido cuidadosamente recopilada de la mano de grandes expertos, le resulta valiosa tanto para prevenir el cáncer como para vivir con él y curarlo. Y es que, hoy en día, un cáncer ya no es sinónimo del fin de la vida.

Suscríbase a Salud AlterNatura y recibirá al instante este increíble Informe que le hemos preparado de regalo. Hágalo ahora haciendo clic en este enlace (podrá comprobar las condiciones de suscripción antes de efectuar el pago).

Un precio especial

Además, si se suscribe ahora a Salud AlterNatura se beneficiará de un precio increíble de sólo 24 euros, es decir, con un 50% de descuento sobre su precio habitual, por todo un año de suscripción (12 ejemplares).

En cualquier caso, usted contará con nuestra GARANTÍA ABSOLUTA DE SATISFACCIÓN, por lo que puede tomarse su tiempo para leerlo todo y probar nuestras soluciones. Si no se encuentra satisfecho, tiene 30 largos días para cambiar de opinión y cancelar la suscripción si así lo desea, en cuyo caso le devolveremos su dinero y conservará el ejemplar de Salud AlterNatura del que le he hablado y su regalo “El Gran Informe contra el cáncer”, que serán suyos para siempre.

Haga clic aquí para reservar su ejemplar.

No se quede de brazos cruzados ante el crecimiento desbocado del cáncer hoy día. Actúe.