Una dieta rica en aceite de oliva virgen extra permite controlar y mejorar la microbiota intestinal (conjunto de microorganismos presentes en el intestino y cuya estabilidad es fundamental para mantener la salud). Estas son las conclusiones de un estudio(1) que ha comparado los efectos de la ingesta de aceite vegetal con los de una dieta rica en mantequilla, otro de los ingredientes más comunes a la hora de cocinar.

Para obtener estas conclusiones se contó con tres grupos de ratones: el primero siguió una alimentación enriquecida en aceite de oliva virgen extra, el segundo una dieta rica en mantequilla y al tercer grupo se le alimentó con una dieta estándar.

Los resultados confirmaron que la mantequilla incrementa el número de proteobacterias intestinales, lo que aumenta el nivel de insulina en sangre y la presión arterial, estando ambos factores ligados al desarrollo del síndrome metabólico. Sin embargo, este deterioro no se dio en el grupo de ratones que siguió una dieta rica en aceite de oliva, que además tuvo un menor incremento del peso corporal y de la presión arterial y un mejor perfil de lípidos en sangre.

Fuentes:

  1. Isabel Prieto, Marina Hidalgo, Ana Belén Segarra, Ana María Martínez-Rodríguez, Antonio Cobo, Manuel Ramírez, Hikmate Abriouel, Antonio Gálvez, Magdalena Martínez-Cañamero: “Influence of a diet enriched with virgin olive oil or butter on mouse gut microbiota and its correlation to physiological and biochemical parameters related to metabolic syndrome”. Plos One. Enero. 2018.