El cáncer de hígado es el cuarto tipo de cáncer que más muertes provoca en todo el mundo, a pesar de que sus tres causas principales son a día de hoy prevenibles: un tercio de los casos se debe al virus de la hepatitis B, otro tercio al virus de la hepatitis C y el último al consumo de alcohol. Por tanto, el alto consumo de alcohol sigue siendo un factor de riesgo importante para padecerlo, pero las medidas actuales de concienciación siguen siendo ineficaces.

Esto es lo que ha confirmado un exhaustivo análisis sobre el alcance del cáncer de hígado en todo el mundo, y que señala que su incidencia ha crecido un 70% en los últimos 25 años, provocando unas 810.000 muertes en todo el mundo al año.

Además, en los últimos años se ha demostrado que el consumo de alcohol aumenta el riesgo de desarrollar otros tipos de cáncer. Esto no significa que todo aquel que bebe alcohol tendrá cáncer, pero sí que algunos cánceres son más comunes entre las personas que beben alcohol. Por ejemplo, los estudios señalan que los que beben alcohol tienen mayor riesgo de contraer cáncer de boca, de esófago, de garganta y de mama, con respecto a aquellas personas que son abstemias.

 

Fuente: Christina Fitzmaurice: “The Burden of Primary Liver Cancer and Underlying Etiologies From 1990 to 2015 at the Global, Regional, and National Level”. JAMA. 2017