El ejercicio físico reduce el riesgo de fractura entre las personas que han superado un cáncer

La actividad física reduce el riesgo de sufrir una fractura ósea entre las personas que han superado un cáncer y tienen el organismo más debilitado. Esta es la conclusión de un reciente estudio de la Sociedad Americana del Cáncer (ACS)(1) en el que se han analizado los casos de 92.431 personas con cáncer, de las cuales 12.943 sufrieron fracturas.

Además, los investigadores observaron que las fracturas más comunes eran en las vértebras y la pelvis, lo que compromete seriamente la movilidad de los afectados y, con ello, su calidad de vida. Por ello es esencial seguir hábitos saludables que mitiguen ese riesgo, como es el caso de hacer ejercicio físico de manera habitual. Sobre todo, entre las personas que han recibido sesiones de quimioterapia para hacer frente al cáncer, ya que este tratamiento puede afectar a la correcta regeneración del hueso.

Por el contrario, existen ciertos hábitos muy nocivos con los que sucede justo lo opuesto y aumenta el riesgo de fracturas, como por ejemplo el hecho de fumar.

Fuentes

1. Erika Rees-Punia, Christina C. Newton, Helen M. Parsons et al.: “Fracture Risk Among Older Cancer Survivors vs Older Adults Without a History of Cancer”. Journal of the American Medical Association Oncology. 2022.


Comentarios 0 comentarios