Una investigación realizada en nuestro país sobre un total de 174.000 trabajadores ha determinado que los empleados obesos cogen más a menudo bajas por enfermedad que sus colegas con peso normal.

El estudio, realizado por un equipo de la Universidad de Málaga y cuyos resultados son extrapolables a otros países, buscaba analizar los factores de riesgo cardiovascular, particularmente la obesidad, y su efecto sobre la baja por enfermedad entre la población trabajadora. Los trabajadores fueron clasificados por su índice de masa corporal (IMC en kg/m2) y por ser metabólicamente sanos o no. Se les consideró metabólicamente poco sanos si cumplían 3 ó más de los siguientes criterios:

  • Poseían un elevado perímetro de la cintura.
  • Tenían triglicéridos altos o estaban recibiendo tratamiento por hiperlipidemia.
  • Contaban con un bajo nivel de colesterol HDL (lipoproteína de alta densidad o “colesterol bueno”).
  • Tenían alta la presión sanguínea, estaban recibiendo tratamiento por ella o contaban con un diagnóstico previo de hipertensión.
  • Contaban con altos niveles de glucosa en ayunas o recibían tratamiento por diabetes.

La investigación halló una asociación entre el sobrepeso y la obesidad con la baja por enfermedad debida a problemas de salud no relacionados con el trabajo tanto en trabajadores sanos como no sanos.

Las personas con sobrepeso u obesas metabólicamente sanas tienen un 37% más de probabilidades de causar baja laboral que aquellas que no lo son. En el caso de las personas obesas o con sobrepeso metabólicamente no sanas, el porcentaje se eleva al 71%.

FUENTES: Sánchez Chaparro, M.A. et al. “High cardiovascular risk in Spanish workers. Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Diseases”, Volume 21, Issue 4, 231 – 236.