Nutrición

La soja: ¿buena o mala?

En 1995, un equipo inglés de investigadores había calculado que un bebé alimentado con “leche” de soja consumiría, en relación con su peso, ¡de 3 a 5 veces la dosis capaz de alterar el ciclo menstrual de una mujer!

“Estudios llevados a cabo con animales muestran que los fitoestrógenos modifican el equilibrio hormonal de los neonatos y reducen su fertilidad. Conviene por lo tanto ser prudentes en extremo”, concluía el estudio. Se trata del ataque más grave lanzado contra la soja por la redacción del sitio Doctissimo, el mayor sitio web francés sobre la salud, del cual hay una versión en España. (1)

Dicho artículo se hacía eco de la campaña llevada a cabo por dos investigadoras estadounidenses, Sally Fallon y Mary Enig, de la Weston A. Price Foundation, que afirman que los preparados a base de soja se asemejan a “píldoras anticonceptivas para bebés” (“Birth control pills for babies”). Y ya hay demasiados estrógenos en nuestros ríos, en nuestros océanos y en el agua del grifo. Está claro que nuestros lactantes no tienen necesidad de una dosis suplementaria.(2)

La guerra de la soja

La soja conoció una enorme popularidad a partir de los años 90. Todos los dietistas recomendaban esta nueva especie de haba venida de Oriente, ya fuera para hacer bajar el colesterol, disminuir el riesgo cardiovascular, aumentar la longevidad o sustituir a la carne.

Actualmente, los beneficios de la soja están puestos en tela de juicio. Cada vez más gente cree que la soja contiene una cantidad alarmante de “fitoestrógenos”, o dicho de otro modo, componentes vegetales que tienen un efecto similar a las hormonas femeninas. Sabemos que las hormonas femeninas son muy necesarias para transformar el cuerpo de una niña en el de una mujer. Por desgracia, son también capaces de hacer crecer los tumores en caso de cáncer de mama con receptores de estrógeno positivos (cáncer de mama sensible a las hormonas, es decir, el 75% de los casos).

Las autoridades reaccionan

No existe una postura oficial respecto al consumo de soja entre las autoridades sanitarias españolas. Hay comentarios que sugieren que la soja debería evitarse en las mujeres que  ya tuvieron un cáncer ginecológico o antecedentes familiares muy próximos. La soja también debería evitarse en la infancia, particularmente en las niñas.

En Francia las autoridades sanitarias, de una prudencia siempre ejemplar cuando se trata de prohibir productos naturales, no tardaron en retomar por su cuenta los ataques del bando antisoja. La Anses (la antigua Agencia Francesa de Seguridad Alimentaria) desaconseja los alimentos a base de soja antes de los 3 años, así como a las mujeres que han tenido cáncer de mama. Desde noviembre de 2001, la Sociedad Francesa de Pediatría desaconseja también los preparados de soja para los lactantes.

Y en todas partes los internautas se recomiendan mutuamente consumir la soja “con prudencia y moderación”.

Pero, ¿conoce usted, estimado Lector, un solo alimento que se recomiende consumir “con imprudencia y sin moderación”?

“Estudios llevados a cabo en animales…”

El hecho es que los efectos supuestamente devastadores de la soja no han sido nunca constatados en el ser humano. Se trata de un riesgo teórico, calculado por los investigadores sobre el papel, pero no de efectos observados en las poblaciones que son grandes consumidoras de soja.

Bien al contrario, éstas se benefician de un riesgo cardiovascular reducido. Las mujeres asiáticas, por ejemplo, sufren mucho menos cáncer de mama que las mujeres occidentales. Los japoneses de Okinawa, que tienen la mayor longevidad del mundo, consumen tradicionalmente de una a dos raciones de soja al día.

Un importante estudio publicado en agosto de 2001 en una de las principales revistas médicas, JAMA (Journal of the American Medical Association), observó que los bebés alimentados con soja tienen un estado de salud igual de bueno que aquellos que han bebido leche de vaca o sus derivados “maternizados” (lo que sigue siendo mucho peor que la leche materna, un tema al que volveremos).

Si los fitoestrógenos de la soja provocasen problemas de reproducción en los niños alimentados con soja, tales problemas se manifestarían en ellos en la edad adulta. El estudio examinó a 811 hombres y mujeres de 20 a 34 años que habían participado en su infancia en estudios sobre el consumo de leche de vaca o de soja, y no se observó ninguna diferencia entre ellos en más de 30 indicadores de su salud. La única excepción es que los ciclos menstruales de las mujeres alimentadas con soja en su infancia se revelaron ligeramente más largos (ocho horas) que los de las mujeres alimentadas con leche de vaca.

En 2009, un grupo de 14 expertos independientes, nombrados por el Centro de Evaluación de Riesgos para la Reproducción Humana del Departamento de Salud de Estados Unidos, examinó los datos científicos relativos al riesgo de la soja para los bebés. Su conclusión fue que el riesgo, en caso de existir, era mínimo. (4)

¿Por qué tanta inquina contra la soja?

¿De dónde procede la confusión sobre la soja? Todas las alertas contra la soja (incluida la de Doctissimo) se basan en resultados constatados en animales.

El primer estudio desfavorable para la soja apareció en 1985, cuando un gran estudio científico mostró que la soja aumentaba el riesgo de cáncer de páncreas… en las ratas.

Elegir ratas en este tipo de estudio para extraer conclusiones sobre los seres humanos no es muy inteligente que digamos, teniendo en cuenta que el páncreas de las ratas es muy diferente del nuestro. La soja contiene inhibidores de la proteasa, es decir, sustancias que frenan la digestión de las proteínas. Y son estos inhibidores los que provocan el cáncer en determinadas especies animales (ratas y gallinas).

Las ratas y las gallinas tienen la particularidad de poseer un páncreas extraordinariamente sensible a los inhibidores de la proteasa que se encuentran en la soja. Esta sensibilidad no se ha constatado en las demás especies (como perros, cerdos, monos o seres humanos). Y esto no debe sorprendernos: distintas especies, incluso a pesar de parecer muy próximas, reaccionan de modo diferente a los alimentos.

Los seres humanos no son ni ratas ni monos

Lo que es bueno para una especie a menudo es tóxico para otra. Y la soja no es una excepción.

Nuestros hijos, desde su más tierna edad, saben que no pueden comer sin más lo mismo que comen los animales.

Los niños, después de algunos intentos en el parque, dejan de comer tierra, tan buena para las lombrices. Luego renuncian a comer hierba, tan buena para los saltamontes, los elefantes y una vasta gama intermedia de animales. Se apartan igual de rápido de las hojas, las cortezas y las flores, tan apreciadas por nuestros amigos los chimpancés y los gorilas…

Nuestros hijos dedican años a aprender a distinguir los alimentos que se comen de aquellos que más vale evitar, independientemente de lo que hagan los demás animales.

El sitio web Doctissimo mantiene esta típica confusión:

“Numerosos trabajos experimentales, llevados a cabo sobre diferentes especies animales, muestran que los fitoestrógenos presentan efectos sobre el desarrollo y el funcionamiento endocrino e inmunitario”, explica en un foro P. Nathan, especialista en Medicina del Deporte, nutricionista, endocrinólogo, diabetólogo y médico del Conservatorio Nacional Superior de Música y Danza de París, en un artículo que alerta contra la soja publicado el 22 de enero de 2011. (5)

No obstante, unas cuantas líneas más adelante confiesa la verdad: “Entre los lactantes alimentados de forma prolongada con productos que contienen fitoestrógenos no se ha observado hasta ahora ningún trastorno particular del crecimiento y del desarrollo endocrino”.

Bueno para los animales, muy malo para las personas

¿Se acuerdan de la Talidomida, aquel medicamento que provocaba deformaciones atroces en los bebés, si lo había tomado su madre durante el embarazo? La Talidomida se había testado cuidadosamente en animales, en los que no había mostrado ningún efecto indeseable de ese tipo. Asimismo, cuando el Opren (un medicamento contra la artrosis comercializado en España bajo el nombre de Bexoprón), fue testado en monos, no se constató ningún problema. Sin embargo, mató a 61 personas antes de ser retirado del mercado. El Cylert era perfecto para los animales, pero cuando los médicos lo recetaron a niños hiperactivos provocó graves problemas hepáticos.

La leche materna humana, tóxica para las ratas

Igual que los bebés rata soportan mal la soja, soportan muy mal la leche materna humana, que les impide crecer. Y no hay de qué sorprenderse. La leche materna humana contiene un 5% de proteínas, frente al 45% de la de rata. Sencillamente, las necesidades fisiológicas de la pequeña rata no son las mismas que las del bebé humano.

Nuestros bebés no tienen necesidad de aprender a deslizarse a toda velocidad por las alcantarillas desde sus primeras semanas. Por contra, tienen un potente cerebro que necesita aportes considerables de glucosa (el carburante del cerebro) y DHA (los ácidos grasos omega-3 que sirven de ladrillos a las neuronas). Si su cerebro se desarrolla mal, sus posibilidades de vida se pondrán gravemente en peligro, sea cual sea la calidad de sus reflejos o sus músculos.

Recomendaciones sobre la soja

La soja, por lo tanto, no tiene el mismo efecto sobre las ratas que sobre nosotros. En los humanos es un alimento globalmente muy sano, siempre que no sea de la categoría OGM (a la que corresponde el 65% de la producción americana) ni se haya fumigado con productos químicos (debe elegirse por lo tanto de producción ecológica). La soja parece incluso que disminuye el riesgo de cáncer de páncreas, de colon, de próstata y de mama. (6)

Estos datos son coherentes con las observaciones epidemiológicas a gran escala efectuadas en las poblaciones que son grandes consumidoras de soja.

Las mujeres, incluso aquellas que tienen un cáncer de mama con receptores de estrógenos positivos, pueden tomar tres o cuatro raciones de soja a la semana (deben evitarse los extractos concentrados). Por el contrario, las mujeres sin cáncer de mama y los hombres pueden tomar dos o tres raciones al día sin problema.

La soja es además un alimento que se presenta en formas muy variadas, y que puede incorporar de forma apetecible, sabrosa y saludable a sus comidas. Y además, resulta barato. Para mí, las formas más interesantes de tomar soja son:

  1. El tofu: es una pasta de granos de soja puestos en remojo y cocidos. El remojo se hace tradicionalmente para reducir los inhibidores de proteasa. El tofu, rico en proteínas, tiene un sabor neutro, que permite añadirlo a cualquier plato. Como para todos los platos a base de soja, elíjalo si es posible de producción ecológica.
  2. El tempeh: se trata de un pastel de granos de soja fermentados, con un gusto a nuez y champiñón, de una textura elástica. Sumamente rico en proteínas y fibra, al estar producido de manera que disminuye en gran medida el contenido en inhibidores de la proteasa, el tempeh es la manera ideal de consumir la soja desde un punto de vista nutricional.
  3. El miso: es una pasta de granos de soja fermentados con arroz u otros cereales. Utilizado comúnmente como condimento salado o como base para hacer una sopa, el miso es un potente probiótico que contiene numerosas bacterias beneficiosas para las vías intestinales. El proceso de fermentación del miso desactiva los inhibidores de proteasa.
  4. Tamari (o Shoyu): una salsa fermentada, muy sabrosa y salada.
  5. Leche de soja: hecha con granos de soja puestos en remojo y molidos, cada vez más utilizada en lugar de la leche de vaca. Se la conoce como “bebida” de soja, pues la industria láctea impide que se emplee el término leche aplicado a una bebida que no sea leche de origen animal. Tiene un contenido débil en inhibidores de tripsina y en fitatos. Son preferibles las marcas a base de granos enteros, más que de polvo de leche de soja (existen también leches de arroz, de almendra y de avena, cada una de ellas con sus propias ventajas respecto a la leche de vaca).
  6. Edamame: la soja se recoge verde y tierna, cuando aún está sin madurar. Cocida unos 15 minutos y ligeramente salada en agua hirviendo, puede servir de aperitivo, mezclarse con legumbres, añadirse a una ensalada o tomarse en sopa.

La investigación científica aún tiene mucho que aportar sobre los productos derivados de la soja. Atiborrarse de tofu e ingerir sistemáticamente todo lo que contenga soja no le conducirá automáticamente a una buena salud, pero tampoco debe estigmatizar la soja. La “cruzada antisoja” ha alejado inútilmente a numerosos consumidores de un alimento sano y lleno de ventajas que, si somos respetuosos con nuestro cuerpo y con la naturaleza, puede aportarnos gran cantidad de beneficios.

******************************

Fuentes

  1. Artículo que data de 2003 y que se encuentraba aún en el sitio web doctissimo.fr, consultado el 21 de diciembre de 2012. http://www.doctissimo.fr/html/nutrition/mag_2003/mag1003/dossier/nu_6860_soja_lait_nourrissons_02.htm
  2. “Soy Infant Formula: Birth Control Pills for Babies”, por Sally Fallon Morel, en http://www.westonaprice.org/soy-alert/soy-formula-birth-control-pills-for-babies
  3. http://www.doctissimo.fr/html/nutrition/mag_2003/mag1003/dossier/nu_6858_soja_definition.htm
  4. http://www.niehs.nih.gov/news/assets/docs_a_e/expert_panel_evaluation_of_soy_infant_formula_meeting_summary_expert_panel_conclusions.pdf
  5. http://blog.doctissimo.fr/shureido/vache-lait-soja-14083246.html
  6. En 2000, Riva Bitrum, director de investigación en el American Institute for Cancer Research, declaró sobre esta cuestión: “Los estudios que muestran de manera coherente que el consumo de una simple ración de soja al día contribuye a disminuir el riesgo de cáncer son alentadores. Es algo que la mayoría de las personas podría hacer fácilmente”.

28 comentarios en “La soja: ¿buena o mala?

  1. Quería recomendarle lo que se ha escrito de la soja en Discovey Salud (www.dsalud.com) es una revista alternativa, hablan de muchas temas relacionadas con la salud. Después de poner a la soja por la nubes mucho tiempo después dieron datos de como afectaba a la salud la soja…, y que toda esa publicidad positiva la habían pagado las empresas utilizando la salud para vender más en occidente.

    Yo y mucha más gente q habíamos empezado a tomar soja ya hace mucho tiempo, nos quedamos helados cuando empezaron a recomendar y a dar datos sobre esta bebida, la verdad que ahora donde está la verdad y a quien interesa tanto lo primero cómo lo último ?

  2. Muy buenos días Sr. Juan M. Dupuis.

    Estoy muy agradecido con usted por los artículos tan interesantes que me envía, aunque soy Ing. Químico, no médico, he incursionado en el tema de Salud y Nutrición con algunos desarrollos y pienso que estamos vibrando con la misma frecuencia.

    Con respecto a este artículo tengo una duda:

    Trabajé en la industria de aceites. Al preparar el frijol soya para la posterior extracción del aceite, hacíamos un tratamiento térmico con vapor para desactivar los inhibidores de tripsina.

    En algunos de los alimentos (tempeh) que sugiere, dice que se disminuyen los inhibidores de proteasa pero no habla de los inhibidores de tripsina; si en el proceso para este alimento no se hace tratamiento térmico quiere decir que los inhibidores de tripsina permanecen en él?

    Gracias,

    Ing. Oswaldo H.

  3. Hola, en general estoy de acuerdo en la mayoría de los comentarios del articulo. Pero creo que se le escapa un dato bastante importante a tener en cuenta a la hora de consumir soja. De la misma manera que es muy importante que no sea transgénica, lo es también que el producto de soja sea fermentado, pues si no es así, la soja contiene un toxico que solo se va con la fermentación, por este motivo los asiáticos siempre la consumen fermentada.

  4. Quiero saber, si la Lecitina de Soja es beneficiosa para la salud. Yo tomo cada mañana dos cucharadas de postre en el desayuno. Saludos

  5. Cuidado con ciertas expresiones como “Los japoneses de Okinawa, que tienen la mayor longevidad del mundo, consumen tradicionalmente de una a dos raciones de soja al día”.
    Esto es cierto, pero lo que no se dice es que la soja que toman es fermentada en sus diferentes presentaciones…

    Se han hecho muchos estudios y la soja fermentada no produce casi efectos indeseables en el ser humano, mientras el resto de productos de soja, no esta tan claro… Por ejemplo, se sabe, que la soja (no fermentada) puede producir problemas en la tiroides…

    Lo que hay con estas cosas es una autentica guerra económica entre los productores de leche y los de soja por llevarse el mercado a su favor…

    Saludos.

  6. Estoy interesada en saber, si sustituir la leche de vaca por la bebida de soja, en un niño de 10 años le puede repercutir en el crecimiento e incluso en la calcificación de los huesos, teniendo en cuenta que a esta edad el calcio es muy importante.

    La siguiente pregunta seria ¿la bebida de soja aporta suficiente calcio, para el crecimiento?

  7. Primero quiero felicitarle por hacer éstas publicaciones!! GRACIAS por compartirlas.

    Sé q la comunidad médico-científica ha sido de gran apoyo para él ser humano pero han tratado siempre de menospreciar a la naturaleza prohibiendo el consumo de sus productos alejándonos de lo natural. Un ejemplo en Colombia q si las habas producen cáncer, el maíz, q si la yuca por el almidón, q si los tomates…

    En las regiones del sur hay una especie de tubérculo q le llaman hollucos ( no sé sí está bien escrito) pero los campesinos también han dejado de cultivar por q no lo consumen porque también dijeron q era cancerígeno. Han desaparecido varios tipos de tubérculos y plantas con las q se alimentaban y curaban nuestras culturas aborígenes porque según los q investigan producen cáncer dejando así a los campesinos sin cultivos y aumentando él consumo de productos importados, químicos, tratados genéticamente etc.,

    Pero lo q de verdad hace daño, no lo dicen, ni lo prohíben, ni lo quitan de las ventas!…inclusive nos venden mediáticamente muchísimos productos y cosas q de verdad nos hacen daño!…

  8. Ya estoy suscrita. No sé si este es el lugar adecuado para enviar una opinión sobre el artículo de la soja. Con permiso, la soja, en los occidentales, puede alterar el tiroides, de hecho mi nutricionista me aconsejó que disminuyera su consumo. El articulista habla de leches de soja, arroz, almendras, no creo que sea el término adecuado aunque las bebidas de estos productos sean lechosas. A los puristas, estas incongruencias dentro de lo natural…

    Un saludo

  9. Gracias por este artículo.

    Aunque siempre pongo en duda todo lo que “se dice”, de un tiempo a esta parte estoy un poco preocupada por este tema, pues en casa somos vegetarianos y tomamos soja casi a diario.

    Me quedo un poco más tranquila; de momento…

    Gisela

  10. Gracias por el artículo sobre la soja. Estoy muy de acuerdo. La moderación es la mejor receta sobre salud, él que no lo entienda así, es que no ha llegado a encontrar el equilibrio necesario para desarrollar una vida sana, alimentación sana y mente sana.

    Gracias por informar, en mi modesta opinión la comida esta compuesta por paquetes (cuantos), de información, que nuestras células reciben, hay alimentos que están contaminados con mala información…

    Tibu

  11. Mi gran cuestión pendiente sobre la soja en concreto es: ¿Qué consecuencias a medio y largo plazo puede derivarse por su consumo al ser transgénica?

  12. Pingback: La soja: ¿buena o mala? | CookingPlanet

  13. Seguramente la soja es muy buena para muchas cosas pero hay que decirlo todo: los hipotiroideos autoinmunes no deben tomarla continuamente. La soja, efectivamente contiene muchos flavonoides, muy benéficos para la salud pero los dichos flavonoides contienen a su vez muchos tiocianatos que resultan ser bociógenos. Así que no pasará nada por tomar unos brotes o una salsa de vez en cuando pero nunca la soja deberá formar parte importante de la dieta de un hipotiroideo auto inmune.

  14. Quisiera poder encontrar un remedio para el buen funcionamiento del vientre; no encuentro la forma de ponerme normal.

    No tomo lácteos, porque el Dr. me dijo que quizás era lo que me lo producía. Ahora tomo arroz, sémola de arroz, plátano, manzana, yogur y leche de soja, pero no se me arregla; voy muy ligera y alguna vez no llego a tiempo. Qué puedo hacer?

    Les agradecería me dieran una receta correcta, para solucionar el problema

  15. Para Mª Lourdes S. Infalible remedio para ir al baño como un reloj:

    Un vaso grande de agua caliente al que se le añade una cucharada de miel y un poco de canela; tomado en ayunas nada más levantarse.

  16. Los seres humanos no somos ni ratas ni monos y, de acuerdo con el presente artículo, poca o ninguna fiabilidad tienen las pruebas médicas en animales, pero se sigue experimentando con ellos. ¿Por qué?

    He notado que en este artículo se incluye bajo “soja” todo tipo, sin distinguir aquella soja que está fermentada (tempeh, miso, natto y tamari) de aquella que no es fermentada y sí altamente procesada ( tofu, leche de soja …). Tampoco se distingue en este artículo la soja de cultivo ecológico de aquella contaminada por pesticidas.Así mismo, tampoco se menciona la soja modificada genéticamente, que es más del 50%. Para terminar, la soja que se consume en Asia es fundamentalmente fermentada.

    Creo que hay una fuerte industria que está interesada en que sigamos consumiendo todo tipo de soja, fundamentalmente la procesada (leche, yogures …) y que pone en primer lugar los beneficios y después la salud.

    Espero que esto contribuya a dejar abierto el debate.

    Saludos cordiales.

  17. Por favor no les den soya a los niños varones, no les den es peligrosísimo. Les llena de hormonas femeninas y pobres de ellos. No les den las formulas porque están hechas de soya y es igual. Eviten darles soya a las niñas también les hace muy fecundas y menstrúan de 7 ó 8 años es peligrosísima.

  18. Traten de evitar la soya a los niños, es muy buena para señoras con menopausia, para eso esta muy bien porque reemplaza las hormonas. No a los niños por favor.

  19. Hola, yo también estoy un poco agobiada con el consumo de leche de soja, estoy operada de un cáncer de mama y la llevo consumiendo alrededor de seis meses, ahora estoy notando q mis menstruaciones también son más largas y no se sí tendrá algo q ver con su consumo o es q me ha coincidido con la menopausia pues tengo 45 años.

    Gracias y un saludo.

  20. Me parece ridículo que se discuta tanto por este producto, cuando tenemos repletos los mercados de productos nocivos para la salud, productos enlatados, refrescos, margarinas, dulces, y así podemos seguir…

  21. Buen día a todos, en mi humilde opinión respeto lo que opinan todas las personas, por que creo que lo dicen con alguna base sólida, también con alguna base científica, pero yo creo que la soya debe ser buena de alguna manera, siempre y cuando se consuma de una manera moderada, ya que el cuerpo necesita de todo lo que Dios nos dio como alimentación.

    Gracias y saludos.

  22. En mi experiencia personal empecé a consumir bastante leche de soja/soya alrededor de un litro diario por el tema de que estaba en una época de ganancia muscular en el gym, ayuda bastante pero note que de alguna forma me quitaba las ganas de tener relaciones sexuales, la deje hace mas de un mes y ya estoy hecho un toro otra vez!!!!!

  23. Ojo es muy peligrosa, no le den a los varones, no a los recién nacidos no a los hombres tiene mucha hormona femenina… Eviten tomar soya a las mujeres les da tanta hormona que mestruan muy niñas y son muy fecundas.

  24. @Manuel, yo tomo leche de soja de vez en cuando y aumenté algo más mi consumo y de hecho mi libido ha aumentado bastante, hacía un tiempo la tenía bastante baja por lo que lo que dices que te bajaba la libido es únicamente sugestivo. Yo últimamente como más y eso no ha incidido en absoluto en la cama.

    No la consumo a diario porque en sus preparaciones es un alimento que me aburre un poco, eso es tan sólo mi gusto porque francamente prefiero la leche de vaca de toda la vida, la cual consumo más o menos con la misma paridad que la de soja.

    Yo creo que tanto alarmismo por la soja se debe a las empresas lácteas, que ven la competencia y que la soja es mejor y más saludable y no quieren que se imponga en el mercado.

    Pero no nos paramos a pensar que somos la única especie que tolera porque consume la leche animal tras el destete, mientras que con la soja hay un buen puñado de especies que, aun sin ser parte de su dieta natural, sí que la toleran, pero esto es otro debate (porque no le deberías dar a una vaca granos de soja cuando su dieta natural es pasto).

    ¿Hormonas? Como dice @Rocio nos preocupamos por las hormonas de la soja, que si esto o lo otro, cuando segurísimo que productos tan cotidianos como unos nuggets de pollo, filetes magros y demás tienen el cuádruple de hormonas, las cuales pueden resultar más incidentes en el organismo, que la simple soja.

    ¿O no es verdad, gente con bocio, que cuando el médico te hace una dieta te dice que no comas pollo? ¿Te dice algo de la soja? No. Y el nutricionista que sí que lo hace, pues al paciente le recomiendo que realmente se cerciore si es lo que se presume que es o si consiguió su título en una tómbola, que de estos hay muchos.

    Tomar dos litros de soja al día puede ser demasiado, pero de igual manera, tomar un kilo de lentejas al día tampoco hace que las lentejas sean más nocivas, sino que tú por el exceso, te puede provocar equis patologías.

    También recomendaría a @Melinda T. que se deje de tanto alarmismo, si se preocupa por las hormonas de la soya espero que se preocupe más por las hormonas de un producto animal como la leche de vaca o la carne y el pescado, que desde luego, como mínimo duplican a las de la soja.

    Juzguen por ustedes mismos y pidan consejo a médicos y nutricionistas de verdad, y si hay algo que no les cuadre o les parezca demasiado imparcial, simplemente contrasten entre médicos o nutricionistas.

    @AliciaF déjeme explicarle. La leche de vaca no es la mejor fuente de calcio. La mejor fuente de calcio es algo tan simple como la col y la coliflor, además de garbanzos y otros productos varios. Esto se complementa con la vitamina D que producimos por ejemplo al exponernos al sol, y además, en algunas aplicaciones culinarias te aporta betacarotenos que mejoran aún más esta simbiosis.

    El ser humano es el único animal que toma lácteos tras el destete, pero esto no significa que sean imprescindibles para nuestras funciones orgánicas. Aunque en mi caso debo admitir que de vez en cuando, me doy el lujo de tomarme una leche con Nesquik y galletas antes de dormir, por qué no, pero no es imprescindible ni lo más sano.

    Cada cual tiene que encontrar su filosofía, y la culinaria no es menos. Pero que no te traten como a un tonto.

Por favor, deje aquí su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>