Lo más fácil para mí sería no hablarle de esto; ya sé que una ola de críticas me llegará en los próximos días.

Sin embargo, el objetivo principal de Tener S@lud es justamente ese: informar de todos esos aspectos importantes para la salud (investigaciones poco difundidas, intereses comerciales…) que para la mayoría de la gente permanecen ocultos.

Y esto es lo que por desgracia ocurre con la detección precoz del cáncer de mama.

Una buena causa, pero…

Intente ponerse, por un momento, en la situación que miles de mujeres atraviesan cada año, cuando se les realiza una mamografía y se les detecta un pequeño tumor en el pecho. Al estrés psicológico que ya supone esperar los resultados de la prueba, se añadirá después un tratamiento con radioterapia o quimioterapia e incluso, en los casos más extremos, la pérdida parcial o total del seno.

¿Y si le dijera que la prueba a partir de la cual se inicia todo ese proceso, tal vez no sirve para nada?

Así lo confirma un estudio llevado a cabo entre 89.835 mujeres a las que se les realizó una mamografía y que luego fueron sometidas a un seguimiento durante 25 años. Al final de ese periodo, se contabilizó a las fallecidas por cáncer de mama cuyo tumor había sido detectado por la mamografía y a aquellas que se habían sometido a un examen clínico por parte del médico. Los investigadores comprobaron que las cifras eran… ¡exactamente iguales!

Es decir, la mamografía no había servido para que descendiera el riesgo de muerte por cáncer de mama. (1)

A pesar de ello, la necesidad de hacerse este tipo de pruebas sigue siendo una creencia demasiado extendida.

Cada año en el mes de octubre millones de personas se movilizan para promover las campañas masivas de detección precoz del cáncer de mama a través de mamografías. Sólo en España se registran anualmente más de 26.000 nuevos casos de cáncer de mama. (2)

Actrices, cantantes, celebridades de otros colectivos… Cada vez son más las mujeres que se involucran en las campañas por lo que consideran “una buena causa”, mientras millones de personas se echan a la calle en cientos de ciudades en batallas simbólicas contra el cáncer de mama.

¿Su lema? Todas las mujeres a partir de cierta edad deben ser llamadas a hacerse pruebas de detección precoz de cáncer de mama cada dos años.

Así es como la idea de que la mamografía salva vidas penetra en el subconsciente colectivo.

Eso sería fabuloso si no fuese… falso.

Y es que varios equipos de investigadores han asegurado que, si las mamografías están muy próximas en el tiempo, las radiaciones a las que se expone el organismo pueden hacer que aumente el riesgo de padecer cáncer. (3)

La verdad sobre la mamografía

Sé que resulta contradictorio respecto a la opinión predominante y que ahora mismo usted estará pensando: “¡Imposible! Si la detección fuese peligrosa, eso se sabría”. En el número de Salud AlterNatura de julio descubrirá que la mamografía realmente ¡no hace descender el riesgo de muerte por cáncer de mama!

Y no lo decimos sólo nosotros. También lo asegura el estudio publicado en el prestigioso JAMA (Journal of American Medical Association) que data de noviembre de 2015 y fue conducido por el equipo del Pr. Richard Wilson e investigadores de Harvard. Su objeto de estudio fueron nada menos que 16 millones de mujeres evaluadas durante más de una década (una magnitud fuera de lo común en una investigación científica de este tipo). (4)

En el artículo encontrará sus impactantes conclusiones, que prueban que las mamografías no son eficaces a la hora de diagnosticar de manera precoz los tumores de más de dos centímetros.

Pero este no es el único tema sobre el que podrá leer en el nuevo número de Salud AlterNatura, que pronto enviaremos a imprenta. En él encontrará información interesante para prevenir (y tratar) varias enfermedades y, entre ellas, algunos de los grandes males de nuestro tiempo, como por ejemplo la obesidad.

Obesidad: ¿debemos aceptar la cirugía?

En caso de obesidad (es decir, cuando el Índice de Masa Corporal -IMC- es superior a 30) la dieta y el ejercicio físico no siempre son suficientes: la probabilidad de que una persona obesa recupere su peso normal a base de dieta y ejercicio no es más que de 1 entre 1.000. (5)

Esa es la razón por la que muchas personas que sufren obesidad ven cada vez más cerca la cirugía denominada “bariátrica” (es decir, el implante de un anillo gástrico, realizar una gastrectomía, un bypass gástrico, etc.). Los resultados de la operación suelen ser ciertamente impresionantes, y significan volver a una vida más activa, en especial en el plano social, afectivo y sexual.

Pero este tipo de cirugías también entrañan riesgos muy importantes.

El número de Salud AlterNatura de julio demuestra la importancia de elegir la cirugía más adaptada a su caso, ya que hay grandes diferencias entre los resultados y los riesgos de cada una de las opciones (hablamos de una diferencia en la pérdida de peso hasta 30 kilos, por ejemplo).

Pero es importante entender también que el trauma que puede acompañar a este tipo de operaciones quirúrgicas puede ser terrible. Un estudio realizado sobre 8.000 pacientes a los que se les implantó un anillo gástrico reveló que en ellos el riesgo de autolesión se había multiplicado por 10, mientras que el de suicidio se había multiplicado por 4. (6) (7)

Esta es la razón por la que la cirugía debe ser contemplada con gran prudencia y debe incluir seguimiento psicológico, además de dietético.

Si desea recibir este ejemplar (en formato papel) en su domicilio, debe realizar su pedido antes del día 18 de junio siguiendo las indicaciones que encontrará más abajo.

Los alimentos estrella para proteger su cuerpo de las radiaciones del sol

La llegada del buen tiempo invita a disfrutar del sol y el calor, pero los riesgos que entraña la radiación solar son muchos y muy peligrosos.

El primero es el cáncer de piel, del que cada año se diagnostican en España 4.000 casos nuevos, debido a la acumulación de la radiación ultravioleta (UV). Ésta provoca un aumento de los radicales libres y el envejecimiento prematuro de la piel, pero también alteraciones celulares cuando esos daños penetran en las capas más profundas.

Sin embargo, el cáncer de piel no es la única consecuencia. A las quemaduras solares o eritemas (daños superficiales de la epidermis), se suman las manchas solares, que afectan especialmente a las mujeres embarazadas, el debilitamiento del sistema inmunológico o incluso los problemas oculares, ya que la retina es especialmente sensible al estrés oxidativo que provocan las radiaciones solares.

En el próximo número de Salud AlterNatura le indicaremos las medidas más naturales con las que protegerse de estas radiaciones, pudiendo reforzar el organismo desde dentro.

Descubrirá alimentos muy poco conocidos pero que sorprenden por su capacidad de proteger la piel del sol. Así ocurre con el té verde, que destaca por su alta concentración en polifenoles (permiten reducir el riesgo de eritemas), o el helecho, que presenta propiedades fotoprotectoras además de tener un efecto antioxidante, y que las tribus de Centroamérica ya usaban hace siglos.

Además, le indicaremos qué complementos antioxidantes múltiples, especialmente indicados para el verano, deberá añadir a su dieta.

No lo dude y siga los consejos de nuestros expertos naturópatas para reforzar la protección de su piel y ojos frente a la radiación ultravioleta del sol.

Del mismo modo, en el número de julio de Salud AlterNatura podrá leer:

  • Dolores crónicos: dos series de movimientos que le ayudarán a acabar con los dolores y estabilizar las articulaciones gracias al movimiento del revestimiento cartilaginoso. Le contamos paso a paso y con imágenes cómo debe realizar cada uno de los ejercicios. Será mejor que realice sesiones cortas pero regulares (de entre 10 y 30 segundos).
  • Gemoterapia: ¿pueden curar los brotes? Los extractos de las yemas de las plantas que se usan en gemoterapia invaden las secciones de los complementos alimenticios, pero ¿qué debemos pensar de ellos? Y, sobre todo: ¿ante qué patologías debemos tomarlos? La respuesta es interesante: se recomienda asociar diferentes yemas si se sufren eccema, ansiedad o alergias.
  • Duelo por la muerte de un ser querido. Leyendo el impactante testimonio de un médico en cuidados paliativos descubrirá que el instante preciso de la muerte no es fruto del azar, ya que la persona que se está muriendo quiere dar tiempo a sus allegados para que se hagan a la idea de su partida. Además, comprobará cuáles son las seis etapas por las que hay que pasar para superar un duelo, para el que cada uno se prepara a su manera (a veces durante un largo periodo antes de la muerte del ser querido).
  • Estreñimiento, digestión difícil… combátalos con dos tisanas formidables a base de boldo. Y tenga especial cuidado al respetar las diferencias entre cada una, en particular los tiempos de infusión (podrá leer las indicaciones específicas para cada receta en el ejemplar).
  • Las medicinas no convencionales, a prueba. En el corazón de la facultad de medicina de la Universidad de Niza Sophia Antiopolis, un pequeño grupo de médicos se interesa de cerca por las medicinas no invasivas. Han creado un Observatorio de las Medicinas No Convencionales en el que hacen interesantes descubrimientos.

Además, en este ejemplar de Salud AlterNatura:

  • Espirulina.10 g al día son suficientes para estimular el sistema inmunitario (eso sí, asegurándose de que lo toma de forma adecuada).
  • Diabetes. Se confirma el nombre del principal culpable y, además, tenemos buenas noticias sobre cómo reducir el nivel de azúcar en sangre.
  • Los omega 3, eficaces contra el lupus.
  • Alzhéimer. Una postura para dormir que reduce el riesgo de padecerlo, al facilitar la eliminación de las toxinas del cerebro.
  • El cannabis, terrible para la fertilidad masculina.

Salud AlterNatura es una nueva y revolucionaria publicación mensual sobre bienestar y soluciones alternativas de salud.

Para recibir este ejemplar (en formato papel) por correo postal en su domicilio debe hacer su pedido antes del 18 de junio haciendo clic en este enlace (podrá comprobar las condiciones de suscripción antes de efectuar el pago).