Un grupo de investigadores británicos ha descubierto que para adaptarse a la laberíntica red urbana de Londres los taxistas han desarrollado capacidades cognitivas fuera de lo común… ¡y que se traducen en el aumento de tamaño de una parte de su cerebro!

Este fenómeno lo explica el Dr. Curtay en el próximo número de Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar, que dedica a la memoria. En él usted va descubrir información rompedora, muy alejada probablemente de la mayoría de las cosas que haya leído u oído hasta ahora sobre este tema.

Si ellos tienen éxito, ¿por qué no va a tenerlo usted?

Cuántas veces habrá escuchado a una persona quejarse en voz alta de que cada vez tiene más y más olvidos. “Es lo normal, es cosa de la edad, hay que convivir con ello…”.

Si usted piensa que la pérdida de memoria y el deterioro cognitivo son una fatalidad, un fenómeno irreversible vinculado al envejecimiento, la lectura de este Dossier hará que su esquema mental -basado en prejuicios- se desmorone. Porque en realidad existen estrategias y fórmulas con las que se puede “muscular” la memoria, ¡exactamente como lo hacen cada día los taxistas de Londres! Y si ellos pueden hacerlo, ¿por qué no iba a poder usted?

Pero vayamos por orden. Para poder actuar sobre su memoria tendrá que comprender primero cómo funciona, y por eso en este ejemplar el Dr. Curtay le guía por los meandros que dibuja este fascinante mecanismo.

Nuestro cerebro es más fuerte que Google Maps

Cada vez que los investigadores creen haber comprendido el camino que la memoria sigue en nuestro cerebro, no tardan en darse cuenta de que todavía guarda entresijos ocultos.

Como ejemplo, el caso de un hombre que no se acordaba de su propio nombre después de comer un alimento en particular (le contamos su historia al completo para que entienda por qué no debe imitarle) o, a la inversa, la existencia de una extraña enfermedad, la hipermnesia, que afecta a quienes se acuerdan ¡absolutamente de todo!

Las dos principales zonas del cerebro en las que se asienta la memoria son el córtex y el hipocampo. La primera almacena la memoria a largo plazo y, la segunda, la memoria a corto plazo.

Mientras el córtex tiene una capacidad de almacenamiento casi infinita, el hipocampo no retiene más que información temporal. Y sin embargo es esta pequeña región del cerebro con forma de caballito de mar la que se puede “muscular”. Y es también la que los taxistas londinenses han conseguido hacer “crecer” fisiológicamente.

Con la lectura del Dossier comprenderá a la perfección el porqué de este rendimiento único, así como las reglas mnemotécnicas más eficaces que se pueden utilizar.

Cómo ataca el mundo industrializado a nuestra memoria

Hay una cosa con la que ningún motor de búsqueda o algoritmo podrá competir jamás: la forma en la que los sentidos y los sentimientos “esculpen” la memoria humana.

La “magdalena de Proust”, ese fenómeno por que el simple sabor y aroma de un alimento hace salir a flote los recuerdos, es sólo el ejemplo más célebre, cuyo mecanismo científico encontrará detalladamente descrito en el Dossier de este mes.

Pero en este ejemplar podrá ver también cómo ciertas emociones pueden borrar literalmente nuestra memoria. Y eso es algo que el Dr. Curtay sabe muy bien, ¡pues le sucedió a él mismo!

Entre los factores de la vida en un mundo industrializado que pueden acelerar el envejecimiento cerebral y alterar el funcionamiento de la memoria, están:

  • El estrés crónico y la tensión emocional.
  • El cansancio.
  • La contaminación por partículas finas (los resultados de un estudio llevado a cabo en niños de México dan verdaderos escalofríos).
  • La acroleína, derivada de la cocción y que se encuentra en alimentos fritos (por ejemplo, en las patatas fritas).
  • Los minerales corrosivos como el hierro, el cobre, el aluminio o el manganeso, que oxidan literalmente nuestro cerebro con el paso de los años.
  • El abuso del alcohol.
  • Etc.

También va a descubrir un devastador efecto del sobrepeso y la relación directa que éste tiene con la enfermedad de Alzheimer.

Pero lo que debe aprender ya mismo es que, contrariamente a lo que se escucha con frecuencia, es posible prevenir e incluso revertir los problemas de memoria.

Un fascinante estudio llevado a cabo en los Países Bajos ha demostrado que es posible superar los 100 años de vida conservando unas capacidades cognitivas y memoria excepcionales. Y en este Dossier usted va a poder leer cómo los investigadores han descubierto, abriendo el cráneo de una mujer fallecida a los 115 años, que ésta poseía ¡más neuronas que personas de 60 años! Claro que ella guardaba un pequeño secreto que, por supuesto, el Dr. Curtay compartirá con usted.

Soluciones naturales para una memoria sana

En este número de Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar también se detallan numerosas soluciones naturales con las que cuidar y mejorar la memoria.

La primera reparación esencial es la del ADN celular de las neuronas, y el encargado de realizarla es el sueño, en particular el sueño profundo. Pero, ¡ojo!, la toma prolongada de somníferos sabotea las fases del sueño más reparadoras, altera la memoria y aumenta los riesgos de sufrir depresión y alzhéimer.

Este Dossier le ofrece nada menos que 20 claves para optimizar su sueño (y verá que el sueño de calidad hay que empezar a “prepararlo” cada día mucho antes de acostarse).

Adoptar una dieta inspirada en la mediterránea y en la de Okinawa. Hace ya 20 años que se descubrió que un consumo demasiado elevado de carne aumentaba proporcionalmente el riesgo de sufrir demencia. Ahora un metaanálisis confirma que un régimen especial, asociado al consumo de aceite de oliva, puede proteger la memoria.

Velar por enriquecer su alimentación, incluso complementarla con omega 3, magnesio, vitaminas B, zinc y polifenoles (¡los arándanos y las uvas son excelentes neuroprotectores!) incluyendo la luteolina, un polifenol presente en el brécol y el tomillo todavía poco conocido pero cuyos efectos contra el deterioro cognitivo ya han sido confirmados.

Entre los alimentos cuya eficacia antineurodegenerativa ya ha sido demostrada:

  • Especias (cúrcuma, jengibre, ajo, canela…).
  • Soja.
  • Chocolate negro.
  • Agua mineralizada, en lugar del agua del grifo (contiene aluminio, cloro…).
  • Té verde.

Finalmente, usted verá que los estudios del cerebro a través de imágenes por resonancia magnética (IRM) han demostrado que un aumento en el aporte de omega 3 tiene efectos positivos ante el envejecimiento cerebral. Por eso en el Dossier también encontrará un recordatorio con las mejores fuentes de omega 3 a su disposición.

El Dr. Curtay establece además en este ejemplar las medidas que usted debería adoptar en función del estado de su memoria, así como los consejos concretos que debe seguir si toma somníferos o se ha sometido a quimioterapia recientemente.

Igualmente, precisa qué es lo que puede hacer si es usted mujer y menopáusica (en el caso de los hombres, si son andropáusicos), una etapa vital en la que el riesgo de deterioro cognitivo aumenta mucho por la bajada de las hormonas sexuales.

Y, créame: si sigue con regularidad sus consejos pronto no tendrá ni que volver a consultar este número de Los Dossiers, pues ¡se acordará de todo su contenido!

Enviamos a imprenta este número de junio de Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar el día 29 de mayo a primera hora. Si quiere recibirlo impreso en papel en su domicilio pídalo cuanto antes a través del siguiente enlace (podrá consultar las condiciones de suscripción antes de efectuar el pago, y también optar por recibirlo en pdf en lugar de impreso).