Numerosos estudios han confirmado que el alzhéimer es una enfermedad neurológica que afecta más a las mujeres (en una proporción de 2/3 respecto a los hombres). Hasta ahora se consideraba que la razón principal es que las mujeres viven más, pero un reciente estudio ha puesto el foco de atención en otro posible factor: los cambios hormonales debidos a la menopausia(1).

Para confirmarlo contaron con 85 mujeres y 36 hombres de una media de edad de 52 años que no presentaban ningún tipo de deterioro cognitivo. A todos los participantes se les midió, por medio de pruebas de resonancia magnética (IRM, por sus siglas en inglés) varios marcadores asociados al desarrollo del alzhéimer: el volumen de materia gris y blanca en el cerebro, el nivel de placas beta amiloides y la velocidad a la que el cerebro metaboliza la glucosa.

En todos los casos las mujeres obtuvieron peores resultados en comparación con los hombres. De media tenían un 30% más de placas beta amiloides, el metabolismo de la glucosa era un 22% más lento y el volumen tanto de materia gris como blanca era un 11% menor. Según los investigadores, la explicación está en las hormonas sexuales involucradas en todos esos mecanismos. De este modo, es la disminución del nivel de estrógenos que se produce con la menopausia la que conlleva anomalías en esos biomarcadores claves para el correcto funcionamiento cognitivo.

Fuentes:

  1. 1. Aneela Rahman, Eva Schelbaum, Katherine Hoffman et al: “Sex-driven modifiers of Alzheimer risk. A multimodality brain imaging study”. Neurology. 2020.