Permítame que hoy sea breve. Simplemente quiero darle la receta de mi sopa de invierno favorita.

En casa la preparamos varias veces durante estos meses, especialmente los días más fríos. Y es que está deliciosa y es una forma estupenda de ayudar a entrar en calor y de reconfortar al cuerpo.

Además, es poco convencional, por lo que es probable que no la encuentre fácilmente en un libro de cocina. Ahí va la receta completa, para que usted también pueda disfrutarla con los suyos.

Sopa de calabaza y quinua con especias

Ingredientes (para 4 personas):

  • 2 litros de caldo de verduras ecológicas (y siempre hecho en casa).
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 puerro.
  • 1 zanahoria grande.
  • 250 g de calabaza.
  • 100 g de quinua.
  • 20 g de alga wakame.
  • 1 cucharada de cúrcuma.
  • 1 pizca de pimienta negra recién molida.
  • 1 trozo pequeño de jengibre rallado.

Elaboración:

En primer lugar, se limpia y se trocea el puerro, que se rehogará en una cazuela junto al aceite.

Al mismo tiempo se va calentando el caldo de verduras (puede utilizar un caldo que haya preparado -y quizá congelado- previamente), hasta que arranque a hervir. Se mantiene a fuego bajo.

Se añaden la calabaza y la zanahoria cortadas en trozos pequeños, la quinua (después de haberla lavado bien bajo el grifo), el alga wakame y las especias a la cazuela con el puerro. Se rehoga todo durante un minuto.

A continuación, se incorpora el caldo a la cazuela con el resto de ingredientes y se deja a fuego medio unos 20 minutos.

Se sirve y se toma bien caliente. Si lo desea, también puede espolvorearle por encima un poco de perejil fresco picado.

Ingredientes que reconfortan

El caldo de verduras, así como la calabaza y la zanahoria, entre el resto de verduras que conforman la receta, aportan múltiples vitaminas, antioxidantes, betacarotenos…

Pero también el alga wakame actúa como un excepcional remineralizante del organismo. Y es que este vegetal marino, usado en la gastronomía oriental desde tiempos inmemoriales, es especialmente rico en calcio, vitaminas y proteínas, además de en antioxidantes.

Las especias de la receta (la cúrcuma, el jengibre y la pimienta) tampoco han sido seleccionadas al azar. Gracias a su efecto calorífico y a su sabor picante ayudan a entrar en calor, y además poseen efectos antiinflamatorios, antivirales… ¡Un plus para reforzar el sistema inmunitario!

Y todo ello sin olvidar la importancia que tiene el correcto aporte de líquidos para la salud, ayudando al bienestar físico y mental. Precisamente por eso incluir cremas y sopas de temporada al menú semanal es una excelente medida para toda la familia, especialmente para aquellas personas a las que les cuesta beber mucha agua en invierno.

El resultado de la receta de hoy es una sopa de lo más reconfortante y de sabor absolutamente delicioso. Le invito a comprobarlo usted mismo preparándola en casa y a que me cuente qué le ha parecido dejando un comentario más abajo. ¡Me encantará conocer su opinión!