¿Se imagina tener hipotiroidismo y no saberlo? ¿O no tenerlo y que sí se lo diagnosticaran? O lo que casi es peor: ¿que los análisis dijeran un día una cosa y al siguiente la contraría?

Seguramente diría que le están volviendo loco.

Pero, por desgracia, esa es la sensación que habrá tenido si sufre un desequilibrio de la glándula tiroides y ha pasado por el especialista alguna vez. Y no precisamente porque los endocrinos no sepan lo que hacen, sino porque no existe unidad de criterio médico a la hora de hacer un diagnóstico preciso. Basta con escuchar lo que dicen en algunos casos:

Su nivel de hormona tiroidea parece correcto, pero puede estar distorsionado
Si se tratase de hipotiroidismo inmune, esta prueba no lo refleja…

Los valores que nos marcan están obsoletos… y cambian constantemente

En conclusión, en el caso de esta enfermedad los errores de diagnóstico están a la orden del día.

Y en medio de este caos, ahí queda el paciente de hipotiroidismo: obligado a fiarse de lo que le digan, a realizarse las pruebas que le manden y a tomarse los medicamentos que le prescriban.

¿No le parece injusto?

¡PUES CLARO QUE SÍ!

Ni usted tiene por qué resignarse ni el Dr. Curtay se lo va a permitir. Por ello, en el nuevo ejemplar de Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar ha puesto el foco en esta enfermedad.

En este número usted va a descubrir absolutamente todo lo que necesita saber sobre el hipotiroidismo y que probablemente nadie le haya podido aclarar hasta ahora:

  1. Sabrá si realmente tiene o no un problema de tiroides viajando al centro de su sistema hormonal.
  2. Qué pruebas específicas son las que debe realizarse para tener un diagnóstico veraz.
  3. si se confirma la enfermedad, el Dr. Curtay le mostrará cómo afrontar este trastorno a través de pautas nutricionales y sin tomar fármacos.

Pero, sobre todo, va a encontrar respuestas y soluciones que le van a ayudar a reactivar su tiroides de forma natural y a revertir esta compleja enfermedad.

La tiroides: el director de orquesta del organismo

La tiroides es una pequeña glándula con forma de mariposa situada en la base del cuello que va de una parte a otra de la laringe. Tras recibir la orden desde el cerebro (a través de la hipófisis y el hipotálamo), la tiroides es la encargada de fabricar las hormonas que regulan las funciones básicas del metabolismo: el ritmo cardíaco, la temperatura corporal, el apetito…

Para fabricar hormonas la tiroides necesita solo dos cosas: yodo y tirosina (un aminoácido). De la combinación de estas sustancias surgen cuatro tipos diferentes de hormonas:

  • T1 (cuando a la tirosina se le agrega un átomo de yodo).
  • T2 (cuando se agregan dos átomos de yodo).
  • T3 (la suma de T1 + T2).
  • Y la T4 (la suma de T2+T2) o tetrayodotironina.

Cuando una persona sufre hipotiroidismo su producción de T4 (o tetrayodotironina) es inadecuada y, como resultado, todo su organismo funciona al ralentí:

  • Se siente cansado durante todo el día.
  • Tiene menos apetito (y sin embargo no deja de engordar).
  • Está destemplado, como si tuviera frío.
  • Se deprime con facilidad.
  • Le cuesta más concentrarse.
  • Etc.

¿Le suenan estos síntomas?

Si es así es muy probable que sufra hipotiroidismo.

Y digo “probable” porque a la hora de estar realmente seguro de que sufre esta enfermedad es cuando empiezan los problemas. Como le he dicho, los errores de diagnóstico se suceden con demasiada frecuencia y son uno de los mayores inconvenientes para tratarla adecuadamente.

Pero puede estar tranquilo. En este ejemplar de Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar el Dr. Curtay ha estudiado en profundidad las pruebas diagnósticas habituales y ha detectado las causas que pueden desvirtuar o confundir los resultados.

Dejaré que sea él quien le explique de primera mano por qué los análisis se equivocan al afirmar que su tiroides funciona bien, que además es la misma razón por la que los medicamentos contra el hipotiroidismo no son realmente efectivos.

Pero quiero adelantarle una de las claves que le ayudarán a entender mejor lo que leerá en este nuevo Dossier.

La hormona que SÍ es determinante

Cuando todo funciona correctamente, la hormona T4 (en apariencia la hormona principal de la tiroides) se transforma en triyodotironina o T3. El Dr. Curtay ha dedicado buena parte de su trabajo a reunir las últimas investigaciones científicas en torno a esta última.

Y el resultado es determinante.

A pesar de que la producción hormonal de la T4 es muy superior, la hormona T3 es cinco veces más activa, por lo que debe considerarse como la auténtica hormona tiroidea.

Esto se debe a que la hormona T3 actúa más eficazmente al acceder al interior de las células. Sin ella las células no podrían producir la energía necesaria para hacer circular la sangre, tensar los músculos, mantener la temperatura del cuerpo, hacer funcionar el cerebro… Y es indispensables para la transformación y la utilización de las proteínas, los lípidos y los glúcidos.

Así pues, la T3 es la hormona definitiva, y los problemas de diagnóstico del hipotiroidismo comienzan cuando la hormona T4 deja de convertirse correctamente en T3.

Da igual que los análisis demuestren un nivel aceptable de T4.

Da igual que el paciente tome mayor cantidad de T4.

Y, por supuesto, los medicamentos a base de una forma sintética de T4 (como la levotixorina) ¡no son la solución!

Estos fármacos tienen un espacio destacado en el Dossier sobre el hipotiroidismo, especialmente el polémico Eutirox. El Dr. Curtay ha repasado el reciente cambio en su formulación y sus posibles efectos adversos, por lo que debe prestar especial atención a este apartado en el caso de que se esté medicando con él.

Pero la verdadera buena noticia ya ha llegado: el Dr. Curtay le va ayudar a enfrentarse a esta enfermedad sin medicamentos y con soluciones 100% naturales (útiles incluso en el caso de que le hayan extirpado la tiroides).

5 pasos para dejar atrás el hipotiroidismo de forma natural

Con la lectura de este Dossier usted tendrá a su disposición una completa estrategia nutricional en cinco pasos para reactivar la producción de hormonas en su tiroides. Pero antes de empezar, hay un nutriente fundamental que seguramente ya sabe que no puede faltarle, puesto que es el combustible necesario para fabricar las hormonas: el yodo. Y lo peor es que una de cada cuatro personas tiene carencia de él.

En el próximo número de los Dossiers usted podrá saber si es una de ellas con una sencilla prueba que podrá realizar en su casa para detectar si le falta o no y que le recomiendo que haga. Y también descubrirá:

  • Los factores que bloquean la acción de este nutriente (y cómo puede evitarlos).
  • Los alimentos más ricos en este nutriente (y una sabrosa receta con la que podrá estimular su tiroides).
  • La cantidad de yodo diario que no debe sobrepasar en caso de suplementación, pues corre el riesgo de provocar un caso de hipertiroidismo (mucho más difícil de tratar que el hipotiroidismo).

Una vez solucionado el déficit del yodo, veamos los 5 pasos estratégicos que le propone el Dr. Curtay para recuperar su equilibrio hormonal. Si los sigue, aprenderá sucesivamente cómo:

  1. Estimular naturalmente la producción de T4.
  2. Promover la conversión de T4 a T3 (la “auténtica” hormona tiroidea).
  3. Fortalecer la acción de T3 sobre los síntomas del hipotiroidismo.
  4. Mejorar la captación de T3 por sus células.
  5. Apoyar al mejor aliado del equilibrio hormonal, el hígado.

Esta estrategia es verdaderamente eficaz. Si se encuentra en tratamiento con Eutirox u otro fármaco a base de hormona sintética, le animo a que la pruebe. Verá como enseguida su médico le disminuye la dosis hasta que un punto en el que ¡ya no necesitará más medicamentos!

Pero esto no es todo lo que va a encontrar en el Dossier. El Dr. Curtay también va a compartir con usted todo lo que necesita saber para comprender mejor el hipotiroidismo y aliviar sus síntomas de forma natural. Como por ejemplo:

  • Cómo identificar rápidamente un trastorno de la tiroides con una lista de casi 30 síntomasque debe chequear para estar totalmente seguro.
  • Los alimentos aparentemente inocentes que evitan que la tiroides funcione correctamente y que debe sacar de su dieta.
  • Consejos para reducir la exposición a la contaminación ambiental (una de las peores amenazas para la tiroides).
  • Sabrá si es una de las personas que tiene 3 veces más probabilidades que el resto de desarrollar hipotiroidismo (y cómo evitar este riesgo).
  • Una dieta prometedora para combatir la tiroiditis de Hashimoto (de origen autoinmune) y una receta adicional que además le dejará un gran sabor de boca.
  • Cómo evaluar el diagnóstico de su médico para saber si es correcto (y qué pruebas específicas debe pedirle si sospecha que sufre hipotiroidismo)
  • La mejor manera de preparar las verduras ricas en yodo, como las coles y el brócoli, para beneficiar su equilibrio hormonal.
  • ¡Y muchos consejos más!

Este Dossier es fruto de un gran trabajo de investigación y, en mi opinión, se trata de la guía más completa y reciente sobre el hipotiroidismo que puede encontrar. Si está afectado por esta enfermedad o teme que se la hayan diagnosticado mal (en un sentido u otro) no puede pasarlo por alto.

Pero, por favor, dese mucha prisa en solicitar su ejemplar. Estamos a punto de enviarlo a la imprenta (solo imprimimos los ejemplares justos que vamos a enviar a nuestros suscriptores), por lo que solo tiene hasta el próximo martes 27 de noviembre a las 23:59 horas para hacerlo.

¡No se lo pierda!

Por eso le animo a apuntarse ya mismo para asegurarse de que usted también lo recibirá (será el primero de su suscripción anual a Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar).

Haga clic aquí para recibirlo.