¿Conoce al maestro de los antioxidantes? ¿Ese que no solo es capaz de marcar la pauta a las defensas naturales del organismo, sino que además interviene directamente en el ciclo reproductivo de las células?

Se trata del glutatión, sustancia también capaz de prevenir el daño celular causado por radicales libres, peróxidos (muy oxidantes) y metales pesados. De hecho, se considera el detoxificante más importante del organismo. (1)

Pues bien, un equipo de científicos indios acaba de descubrir un nuevo beneficio de este tripéptido proteínico en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Y, ojo: este hallazgo supondría toda una revolución, ya que quizá haya abierto la puerta a la vía más prometedora para frenar el progreso de esta terrible enfermedad neurológica. (2)

Es decir, que es una esperanza excepcional para todos los pacientes afectados por esta dolencia, ante la cual la medicina convencional aún permanece prácticamente inerme en la actualidad.

Sin embargo… quizá no sea algo tan nuevo como parece. Veámoslo todo más en detalle.

Por qué es tan importante el glutatión

Desde hace varios años los científicos saben que a menudo enfermedades degenerativas que afectan al cerebro, como lo es el alzhéimer y también el párkinson, por ejemplo, se relacionan con un déficit de glutatión (g-glutamilcisteinilglicina o GSH). (3)

Es por ello que se han interesado en estudiar su papel dentro del cerebro y, más concretamente, sobre los mecanismos que inducen al bienestar o a la degradación de las células neuronales.

En esta línea, llegó a observarse in vivo que el nivel de GSH, al actuar como depurador de los radicales libres en el organismo, participa activamente en la prevención de la oxidación.

Es decir, que el nivel de glutatión en el organismo se considera un indicador importante del envejecimiento en general, así como del riesgo de trastornos neurodegenerativos y psiquiátricos.

La importancia del estudio del que le hablaba al comienzo radica en que en él los investigadores monitorearon los niveles de GSH en el cerebro de 19 personas sanas usando una espectroscopía de resonancia magnética (MRS), una técnica no invasiva.

Eso les permitió seguir con precisión los efectos provocados por la fluctuación de las tasas y darse cuenta de que esta molécula está disponible en 2 formas diferentes, una más cerrada y otra más abierta.

Pues bien, es la primera la que estaría directamente involucrada en la neurodegeneración. Y es que, al cotejar sus datos, los investigadores encontraron que una pequeña cantidad de glutatión cerrado en el hipocampo se asocia con un deterioro cognitivo leve, un trastorno que se encuentra en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer.

Un complemento de glutatión, ¿la solución contra el alzhéimer?

Desde luego, con este hallazgo se ha abierto una vía muy directa en la ciencia más ortodoxa de cara al freno de esta enfermedad.

No obstante, el glutatión y otras estrategias para plantar cara al alzhéimer no tienen secretos -¡y ya desde hace años!- para el Dr. Glenn S. Rothfeld, prestigioso médico estadounidense al que desde hace poco podemos leer en español por primera vez y de forma gratuita gracias al boletín e-Tips de salud. (Por cierto, si no los recibe aún, puede apuntarse aquí para empezar a recibirlos completamente gratis).

Por supuesto, no quiero desprestigiar los pasos que da la ciencia convencional en el estudio de enfermedades importantes como el alzhéimer.

Sin embargo, sí hay que reconocer que nuevamente la medicina integrativa va muy por delante de ella…

¡A su salud!

P.D.: Independientemente de la conveniencia o no de tomar un complemento de glutatión, debe saber que puede aumentar notablemente sus aportes aumentando el consumo de espárragos, por ejemplo.