Vivimos estos días confinados en nuestros hogares, hacemos en casa las tres comidas diarias y es probable que bebamos más agua del grifo de lo habitual.

Por este motivo, el Dr. Curtay ha decidido adelantarle un informe sobre la calidad del agua que tenía programado para este verano y que puede ser determinante para su salud. Y no solo mientras dure la actual situación, sino también una vez que esta se haya superado.

¿Tiene usted la certeza de que el agua que sale del grifo de su casa es realmente buena para su salud pese a ser potable?

¿Sabe si hay sustancias tóxicas disueltas en ella?

¿Conoce los riesgos que asume cada vez que abre el grifo para beber?

Si su respuesta es NO, es imprescindible que conozca los hallazgos que el Dr. Curtay quiere compartir con usted sobre la calidad del agua que llega a su casa. Le aseguro que no le dejará indiferente.

El principal problema que ha detectado es su alto contenido en aluminio.

Por desgracia es prácticamente imposible encontrar en la actualidad agua para consumo humano que no incluya este metal tóxico. Y al beberla usted ingiere dosis de aluminio que acaban acumulándose en diferentes partes de su organismo, especialmente en sus huesos y en su cerebro.

La presencia de aluminio en el agua es bien conocida por las autoridades sanitarias españolas y europeas, que han fijado la concentración máxima de este elemento en 200 µg por litro de agua.

Sin embargo, los estudios científicos a los que ha tenido acceso el Dr. Curtay establecen que incluso con la mitad -es decir, con 100 µg- ya se incrementa notablemente el riesgo de sufrir enfermedades neurodegenerativas, entre ellas alzhéimer. (1)

Es decir, que las recomendaciones oficiales permiten un nivel de aluminio en el agua que aumenta el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

Viendo esto no es de extrañar que los casos de alzhéimer no dejen de crecer año tras año.

Y el caso del aluminio es solo un ejemplo. El agua del grifo se ha convertido en un grave (y subestimado) problema de salud pública. Afortunadamente, en su próximo Dossier el Dr. Curtay le revelará todo lo que usted necesita saber para solucionarlo cuanto antes.

Un cóctel de medicamentos en cada vaso de agua

También es muy preocupante la presencia significativa de tramadol y codeína, dos potentes analgésicos, en las aguas de algunas grandes ciudades. (2)

¿Cómo es posible que haya restos de medicamentos en agua que supuestamente es apta para el consumo?

La explicación está en los vertidos que salen de los hospitales, en los que también se suelen detectar restos de antidepresivos, antiinflamatorios, medicamentos contra el cáncer y otros productos médicos que suponen un peligro potencial para la salud (líquidos de contraste para pruebas de diagnóstico, productos radiactivos de los tratamientos anticancerígenos…). (3) (4)

Solo hay que seguir el ciclo del agua para saber que esos vertidos acaban en los ríos y en las aguas subterráneas antes de llegar a las plantas de tratamiento, muchas de las cuales son incapaces de deshacerse de todos estos residuos. Y de ahí van al agua del grifo que bebemos… ¡e incluso al agua embotellada!

Capítulo aparte merece el caso de los antibióticos procedentes de los vertidos hospitalarios, que también han sido detectados en los análisis del agua. Esto es especialemente peligroso para la salud de la población, ya que agravan el problema de la resistencia bacteriana. Al estar en contacto con aguas contaminadas, las bacterias patógenas se fortalecen frente a los antibióticos antes de entrar en nuestro organismo. Y cuando llegan a él son más resistentes a la acción de estos antibióticos y cuesta más erradicarlas, por lo que el tratamiento de las enfermedades se hace mucho más complicado. (5)

Aunque pueda parecer un problema lejano, no lo es: la resistencia a los antibióticos se cobra a la vida de 700.000 personas al año en todo el mundo.

El Dr. Curtay ha dedicado íntegramente su último Dossier a este serio problema de la calidad del agua. Y va a compartir con usted las últimas investigaciones relacionadas con este tema, que no puede seguir ignorando:

  • Por qué las estaciones de tratamiento no están equipadas para “limpiar” las toneladas de agua vertidas por los hospitales.
  • Los estándares sobre la potabilidad del agua(contenido en sulfatos, sodio, hidrocarburos y plomo, entre otras sustancias indeseables) que las “recomendaciones oficiales” no contemplan.
  • El problema del agua del grifo clorada, que se asocia con un mayor riesgo de cáncer de vejiga y de colon, así como con abortos espontáneos. ¡El cloro debería ser prohibido por completo! (6)
  • La presencia de pesticidas, especialmente bifenilos policlorados (PCB), unos disruptores endocrinos masivamente empleados que afectan a la fertilidad, al desarrollo del feto y aumentan considerablemente el riesgo cardiovascular.
  • Sin olvidar los problemas que plantea el cobre, la atrazina o el arsénico, que a pesar de encontrarse en el agua en poca cantidad poco a poco se van acumulando peligrosamente en su organismo. (7) (8) (9)

Lo cierto es que la calidad del agua del grifo que usted bebe a diario dista mucho de ser la óptima. Pero el Dr. Curtay no se conforma con hacer sonar la alarma. Es necesario, pero no suficiente.

Por eso en su próximo Dossier también le desvelará las estrategias que debe poner en práctica. Si sigue sus indicaciones sabrá qué debe tener en cuenta para que el agua que usted y su familia beben no suponga un riesgo para su salud, e incluso se convierta en un actor positivo para ella. El Dr. Curtay le explicará en detalle:

  • Qué nutrientes de los que aporta el agua son beneficiosos para la salud y cuáles debe evitar.
  • La verdad sobre las botellas de plástico; no todas son malas, aunque sí existen ciertas precauciones sobre su uso que deberá respetar.
  • Los problemas de salud relacionados con la falta de hidratación… y también con el problema que implica beber demasiado.
  • Los síntomas que alertan del fallo en un órgano vital por la falta de agua.
  • La ingesta de agua idónea para cada persona y situación concreta y cómo optimizarla a través de la alimentación (también puede hidratarse comiendo, siempre que opte por los alimentos adecuados).
  • El peligro de las bebidas energéticas. ¡Olvídese de ellas pese a todas las virtudes que prometen!
  • Las terapias de hidratación más beneficiosas, tanto internas como externas, si padece alguna afección (se detalla la lista completa en el Dossier).
  • ¡Y mucha más información relevante sobre el agua que debe conocer!

En estos días de confinamiento en su casa, le invito a que descubra todos los problemas que tiene el agua que sale por el grifo y cómo puede solucionarlos de la mano del Dr. Curtay. Estoy convencido de que revolucionará su forma de ver y de beber agua.

Precisamente el pasado domingo fue el Día Mundial del Agua. Y desde Tener S@lud nos gustaría contribuir con este Dossier a que usted pueda beber un agua incolora, inodora, insípida… ¡y por supuesto inocua!

Fuentes:

  1. Rondeau V, Dartigues JF et al. “Relation between aluminum concentrations in drinking water and Alzheimer’s disease: an 8-year follow-up study”. Am J Epidemiol, 2000,152 (1): 59-66.
  2. Saussereau, Elodie & Lacroix, Christian & Guerbet, Michel & Cellier, Dominique & Spiroux, Joël & Goullé, Jean-Pierre. (2013). “Determination of Levels of Current Drugs in Hospital and Urban Wastewater”. Bulletin of environmental contamination and toxicology. 91. 10.1007/s00128-013-1030-7.
  3. Metcalfe, C.D., Koenig, B.G., Bennie, D.T., Servos, M., Ternes, T.A. and Hirsch, R. (2003). “Occurrence of neutral and acidic drugs in the effluents of Canadian sewage treatment plants”. Environmental Toxicology and Chemistry, 22: 2872-2880.