Estimado Lector,

La pandemia por coronavirus no debería hacernos olvidar otros problemas relacionados con la salud que, aunque se repiten cada año, también deben ocupar nuestra atención.

Una de ellas es sin duda la de la alergia, que tan mal se lo hace pasar a miles de personas en nuestro país, especialmente por estas fechas. Se calcula que entre el 5 y el 10% de los españoles sufre asma, siendo la alergia la principal causa de esta (en muchos casos al polen, pero también a los ácaros del polvo, a algunos hongos ambientales…).

Hoy voy a ser muy conciso en mi consejo: para aliviar los síntomas de la alergia rápidamente (pero también para librarse de cualquier tipo de congestión que pueda sufrir) le propongo practicar una fantástica técnica respiratoria yogui -es decir, derivada del yoga- de la que le hablé hace algún tiempo: el kapalabhati.

Un estudio llevado a cabo en el departamento pulmonar de la Universidad Médica King George en Uttar Pradesh (India) confirma que esta técnica aumenta la capacidad respiratoria y reduce notablemente los síntomas alérgicos. (1)

¿Cómo llevarla a cabo?

El kapalabhati consiste en pequeñas exhalaciones rápidas y enérgicas, en forma de ráfaga, acompañadas de inspiraciones normales.

Vayamos paso a paso:

1. Comience sentándose cómodamente en una silla o en un cojín con las piernas cruzadas, la espalda recta y las manos sobre las rodillas (la posición que en yoga se conoce como “de loto”).
2. Asegúrese de tener la cara y los hombros relajados.

3. Inspire por la nariz normalmente, dejando que el aire entre suavemente, y luego exhale expulsando el aire muy rápidamente y apretando los músculos del abdomen (llevando hacia atrás el ombligo). La duración de las espiraciones debe ser muy breve.

4. Haga unas 30 respiraciones completas, descanse entre 30 segundos y 1 minuto y luego repita el ejercicio otras dos veces más.

En los tiempos de descanso (así como quizá antes de comenzar el ejercicio) le ayudará realizar varias respiraciones largas y profundas.

Podrá practicarlo tanto como quiera, según lo necesite. Aunque, si me permite un consejo, lo mejor es hacerlo por la mañana, ya que además le ayudará a cargarse de energía para toda la jornada.

Y una cosa más, sobre todo si es principiante: tenga cuidado de no forzar la espalda y las cervicales con la tensión muscular ejercida, o de lo contrario podría sufrir vértigos. Deténgase si siente cualquier incomodidad

¡Ah! No quería despedirme sin recomendarle también los baños nasales yogui (denominados “jala-neti”) que hace tiempo le animé a probar, pues en caso de congestión por alergia también le serán de gran ayuda.

¡A su salud!

Luis Miguel Oliveiras

Fuente:

1. Agnihotri, Shruti & Kant, Surya & Verma, VeerendraKumar & Mishra, SatyendraKumar & Pandey, Sarika. (2016). “Role of jalaneti and pranayama in allergic rhinitis with asthma”. International Journal of Yoga – Philosophy, Psychology and Parapsychology. 4. 3. 10.4103/ijny.ijoyppp_15_15.