Consumir aceite de oliva también es bueno para la salud de los huesos, ya que reduciría en un 51% el riesgo de sufrir una fractura osteoporótica, es decir, como consecuencia de la osteoporosis.

Según los investigadores que han llegado a estas conclusiones(1) son los polifenoles presentes en el aceite de oliva virgen extra los que ofrecen estos beneficios, al contar con importantes propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Estos resultados se confirmaron tras realizar un seguimiento durante 9 años de media a 870 personas de entre 55 y 80 años que tenían un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, quienes debieron responder periódicamente a cuestionarios sobre la alimentación que seguían.

Observaron así que las personas que consumían más aceite de oliva virgen extra (4 ó 5 cucharadas al día) tenían un menor riesgo de sufrir fracturas ocasionadas por la osteoporosis, independientemente de otros factores de riesgo. Un motivo más para incorporar este aceite en la dieta, que ya se había confirmado que es beneficioso para mantener a raya las enfermedades cardiovasculares.

Fuente:

1.     J.F. García-Gavilán, M. Bulló, S. Canudas, Martínez-González, R. Estruch, S. Giardina, M. Fitó, D. Corella, E. Ros, J. Salas-Salvadó: “Extra virgin olive oil consumption reduces the risk of osteoporotic fractures in the PREDIMED trial”. Clinical Nutrition. 2018