Sí, ha leído usted bien. Además de los tratamientos convencionales, a base de terapias agresivas y cócteles medicamentosos, el cáncer también puede ser vencido haciendo gimnasia. O, siendo más precisos, combinando determinados ejercicios con la respiración: el Qi Gong.

Aunque parezca algo muy novedoso en nuestro país, el Qi Gong es una terapia milenaria originaria de China, donde Qi se traduce como “energía natural del universo” y Gong significa “práctica” o “dominio”. Por tanto, debemos entender el Qi Gong como la disciplina de la energía que, junto a la acupuntura, el Tui Na (masaje) y la farmacopea, constituyen los pilares fundamentales de la medicina tradicional china.

Ya puede beneficiarse aquí y ahora de lo que para muchos es la medicina del futuro. Le invito a que continúe su iniciación en el Qi Gong.

Un soplo de aire puro en la lucha contra el cáncer

En esencia, el Qi Gong es una gimnasia energética orientada al bienestar y la longevidad. Sin embargo, una vez detectadas sus propiedades curativas contra el cáncer, comienza a ganar en Occidente cada vez más reconocimiento como ayuda a los tratamientos convencionales.

El Qi Gong actúa sobre el organismo de una manera tan sencilla como extraordinaria. El cáncer encuentra en los tejidos suboxigenados el aliado perfecto para su expansión y multiplicación. Combinando ejercicios físicos y de respiración, el Qi Gong satura esos tejidos de oxígeno, privando al cáncer de su medio favorable. Dicho de otra forma: un mayor aporte de oxígeno sirve para “asfixiar” al cáncer. Ni más, ni menos.

A base de inspiraciones y espiraciones alternas coordinadas con un movimiento equilibrado de piernas y brazos se van purificando pulmones, corazón, bazo, riñón e hígado.

Oxigenando los cinco órganos principales de la medicina china, usted estará ganando cantidad y calidad de vida.

Inspire. Espire. Es fácil

La práctica del Qi Gong depende del estado de salud de la persona y la patología a tratar. No en vano existen más de 18.000 Qi Gong distintos, que prueban su eficacia no sólo contra el cáncer, sino contra múltiples enfermedades, el dolor, la angustia, la depresión, el estrés, etc. Además es ideal para disminuir el cansancio, favorecer el sueño y estimular el sistema inmunitario.

Pero lo mejor de todo es que el Qi Gong se practica con facilidad, está al alcance de cualquier persona y el resultado es independiente de la habilidad de quien lo practica.

Se lo demostraré con un primer ejercicio:

  1. Sitúese de pie, separando ligeramente los pies hasta sentirse cómodo y con la pelvis relajada, ralentice la respiración y tome conciencia de su cuerpo.
  2. Realice dos inspiraciones rápidas seguidas de una espiración más larga.
  3. Con una profunda inspiración levante las manos hacia el cielo. Espire para volver a bajarlas lentamente, hasta el pecho primero y hasta el vientre después.

Relájese. Acaba de dar el primer paso para purificar sus pulmones.

Es aconsejable practicar el Qi Gong a diario, durante un mínimo de 30 a 60 minutos. Debe elegir el programa más adecuado a sus necesidades y dedicarse a él varios meses, pues repetir el mismo ejercicio crea una asociación en el cerebro y abre rutas energéticas en el cuerpo, ofreciendo resultados espectaculares.

Cada vez más recomendado para combatir el cáncer

El Qi Gong ha sido reconocido por numerosos estudios médicos y hay multitud de testimonios contados en primera persona por ex enfermos a los que auguraron pocos meses de vida y se curaron de cáncer. Millones de personas lo practican a diario en jardines públicos, escuelas y hospitales en China, y esta corriente se sigue extendiendo por el resto del mundo. (1)

Con estos antecedentes, en Salud AlterNatura nos sentimos obligados a descubrirle esta práctica milenaria. Por eso en el número de abril encontrará un artículo con todo lo que necesita saber para iniciarse en el Qi Gong:

  • sus orígenes
  • testimonios de ex enfermos
  • recomendaciones para elegir el Qi Gong idóneo
  • estudios científicos realizados
  • libros de referencia
  • ejercicios prácticos

Le advertimos que después de practicarlo y una vez constatados los efectos positivos, el Qi Gong se convertirá en parte de su modo de vida. Estamos convencidos de que le reportará salud y bienestar.

Si usted quiere empezar a beneficiarse desde hoy mismo de la práctica del Qi Gong, suscríbase ya a Salud AlterNatura y le enviaremos completamente gratis el número que que contiene este artículo.

Salud AlterNatura es una revolucionaria publicación sobre salud natural y alternativa, con gran aceptación entre nuestros suscriptores por su interesante contenido. Suscríbase ya, reciba de regalo este número y comience su suscripción anual a partir del próximo mes. Pídalo ahora en este enlace.