Ya que el invierno está a la vuelta de la esquina, hoy quiero poner el foco en una planta de obligada referencia cuando empiezan los fríos: la Echinacea angustifolia o simplemente equinácea.

Seguro que ha oído hablar de ella, y quizá también se haya beneficiado de sus propiedades en alguna ocasión para deshacerse de un molesto catarro. No en vano se trata de la más conocida y estudiada entre las plantas medicinales para estimular el sistema inmunitario, ese complejo mecanismo de defensa que protege al organismo de las agresiones externas.

Originaria de Norteamérica, millones de personas de todo el mundo utilizan la equinácea para luchar contra el resfriado, infecciones, fiebre, dolores de garganta y tos, reduciendo los síntomas de la mayoría de procesos víricos y gripales.

Su eficacia curativa y preventiva está fuera de toda duda y cuenta con el aval de rigurosos estudios científicos.

Investigaciones como las publicadas por la revista científica The Lancet demuestran que los remedios herbales de equinácea disminuyen las probabilidades de contraer la gripe en un 85%. Estos estudios también aseguran que ayuda a curar la gripe con mayor rapidez, ya que los síntomas desaparecen aproximadamente 36 horas antes de lo normal.

El éxito de la equinácea radica en que, mientras los antibióticos se limitan a matar o neutralizar a amplios grupos de bacterias, esta planta estimula la producción de células del sistema inmunológico, dotándole de las armas necesarias para luchar contra virus y bacterias, disminuyendo los síntomas y el tiempo de recuperación en la convalecencia.

Estas extraordinarias cualidades terapéuticas ante la gripe y los resfriados convierten a la equinácea en la “reina” de las plantas durante la temporada invernal.

Sin embargo, hoy no me dirijo a usted para hablarle de sus increíbles propiedades, sino para anunciarle el “fin de su reinado”.

Pero no se alarme, no es para nada mi intención poner en duda una auténtica institución entre las plantas curativas como es la equinácea.

Sencillamente, en SludNutricionBienestar.com tenemos la suerte y la “obligación” de estar a la última en lo que a productos y terapias naturales se refiere. Y esa información privilegiada nos ha permitido acceder al conocimiento de una variedad de la equinácea tradicional que va a revolucionar el mundo de las plantas medicinales.

Un descubrimiento que me dispongo a compartir con usted.

La equinácea 2.0

Quiero presentarle a la andrografis (Andrographis paniculata).

Esta perfecta desconocida es originaria de las llanuras de Asia del Sur, más concretamente de Indonesia, India, China y Tailandia, y pertenece a la familia de las acantáceas. Es, por tanto, prima hermana de la equinácea, lo que hace que con frecuencia sea denominada “equinácea de la India”.

¿Tenía noticia de su existencia? Quizá no.

Y eso que la andrografis se emplea desde hace centenares de años en la medicina tradicional china y ayurvédica en los tratamientos contra las afecciones invernales, la fiebre, los resfriados y las infecciones respiratorias.

Esta versión mejorada de la equinácea tradicional es especialmente saludable gracias a los principios activos que la componen, entre los que destacan tres tipos de lactonas: andrografólidos, 14-deoxiandrografólidos y neoandrografólidos. Estos compuestos orgánicos bioactivos presentan una alta actividad farmacológica y son los responsables del gran potencial curativo de la andrografis.

Pero créame si le digo que son sus indicaciones como planta terapéutica la mejor tarjeta de presentación de esta auténtica multiusos para la salud.

Todo lo que le puede pedir a la equinácea…

Al igual que ocurre con la equinácea, existen múltiples investigaciones científicas que avalan las propiedades de la andrografis. Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido el uso de esta planta en la prevención y el tratamiento de las afecciones respiratorias sin complicaciones, como:

  • Resfriado común. (1)
  • Sinusitis. (2)
  • Bronquitis. (3)
  • Amigdalitis. (4)

La andrografis protege por tanto todo el sistema respiratorio, tanto en el tracto superior (tráquea y grandes bronquios) como en el inferior (bronquiolos y alvéolos).

… y lo que además la equinácea le puede dar

Además de compartir estas indicaciones terapéuticas con la equinácea tradicional, los beneficios de la andrografis no se limitan al sistema inmunitario y van mucho más allá en la protección de su salud. Otros estudios clínicos demuestran su eficacia para tratar patologías de diferente índole, como infecciones del tracto urinario o diarrea crónica. (5) (6)

Pero lo que ahora reafirman las investigaciones científicas ya lo sabían desde hace mucho tiempo en la medicina tradicional china y ayurvédica, dado el gran número de indicaciones de andrografis que encontramos en sus tratados para las diferentes patologías. No hay que olvidar que el principio que rige en la medicina tradicional es que sólo perdura en el tiempo lo que realmente funciona. Y más allá del rigor científico, la eficacia de la andrografis ha sido refrendada por su uso continuado a lo largo de los siglos.

Así, existen referencias en la farmacopea y las medicinas tradicionales de sus propiedades terapéuticas en casos de colitis, disentería, dispepsia, malaria, varicela, tuberculosis, úlceras y llagas bucales, cólicos, otitis media, vaginitis, eccemas, quemaduras e incluso la mordedura de algunos tipos de serpiente. (8) (9) (10)

Y quizás le interese saber también que los estudios de farmacología experimental sobre ratones constatan que el extracto en etanol de las partes aéreas de la andrografis presenta actividad antibacteriana, contra el HIV, inmunoestimulante, antipirética, antidiarreica, antimalárica, antiinflamatoria y hepatoprotectora. (11) (12) (13) (14) (15) (16) (17) (18)

No pretendo aburrirle, pero la extensión y la variedad de aplicaciones de la andrografis es abrumadora.

Su botiquín de invierno

Las infecciones respiratorias de las vías superiores (gripe, resfriados, catarros…) son uno de los problemas de salud típicos de estas fechas.

Los antibióticos no sirven para tratar las infecciones virales agudas ni para prevenir las infecciones bacterianas secundarias, y el uso excesivo de fármacos antimicrobianos ante las infecciones respiratorias está creando resistencias antimicrobianas (RAM) que tienen en alerta a los expertos mundiales. (19) (20) (21) (22)

Por ello resulta especialmente útil contar en el botiquín de invierno con la Andrograhis paniculata. De hecho, como curiosidad, debe saber que es un remedio natural que no falta en los hogares escandinavos (y allí sí que saben lo que son los inviernos fríos y las afecciones respiratorias…). (23)

Al contrario de lo que ocurre con su “prima” la equinácea, fácil de encontrar en cualquier herbolario, la Andrograhis paniculata aún no es tan habitual (aunque sin duda será cuestión de tiempo que no falte en ninguno). Y es que su introducción en nuestro país es muy reciente, lo que explica su ausencia en la mayoría de las tiendas de productos naturales.

Como sabe, mi labor consiste en recomendarle uno o varios productos concretos en función de su composición y propiedades. En este caso ha sido muy fácil, porque como le he dicho hay muy poco donde elegir en el mercado, lo que no quita para que el complemento nutricional que le voy a recomendar hoy, a base de extracto seco de andrografis, sea de calidad excepcional, con un extracto estandarizado al 50% de sus principios activos.

Se presenta en cápsulas de 100 mg, siendo la recomendación para una eficacia óptima del producto, la toma de tres cápsulas al día, repartidas a lo largo de la jornada.

Si usted sufre problema cardiacos, presión arterial alta o trastornos de inflamación, es recomendable que consulte con su médico antes de tomarlo. Y al igual que sucede con otros muchos complementos a base de plantas, la Andrographis paniculata no está indicada durante el embarazo ni la lactancia. También está contraindicada en caso de alergia conocida a plantas de la familia de las acantáceas.

Puede pedir la Andrographis paniculata en este enlace.