Ahora que las comunidades autónomas están en plena campaña de vacunación frente a la gripe, anunciando a bombo y platillo las bondades de las vacunas y animándole a correr al centro de salud a vacunarse, voy a hablarle de la verdad de esta enfermedad y de la vacuna antigripal y de lo que realmente debe hacer usted si quiere protegerse. Porque lo considero mi obligación.

Y es que ahora, antes de que empiece la fase de ascenso de la onda epidémica de la gripe, es el momento en el que usted debe decidir qué hacer frente al virus de la gripe, un virus muy astuto, muy contagioso y altamente agresivo.

La medicina oficial sólo recomienda una cosa: vacunarse. En ello han centrado toda su estrategia preventiva (y muchos millones de euros) las autoridades sanitarias.

Esto es lo que dice textualmente el Ministerio de Sanidad a la población, según puede ver en su página web: (1)

La vacunación contra la gripe es el método más eficaz para prevenir la gripe”.

Pues yo le digo una cosa, tan clara como esto: ES MENTIRA

“Baja” efectividad de la vacuna

El “Informe de Vigilancia de la Gripe en España. Temporada 2014-15”, que elabora el Centro Nacional de Epidemiología, y que hace un análisis exhaustivo cada año tras finalizar la temporada de la gripe, destaca la “baja efectividad” de la vacuna antigripal en España en la temporada pasada. Esto es lo que dice exactamente (puede consultarlo cualquiera que esté interesado en esa información, pues es un informe oficial y público): (2)

La vacuna antigripal de la temporada ha demostrado una baja protección frente a los virus que han circulado esta temporada (…). Mostraron una eficacia vacunal antigripal nula frente a virus A(H3N2) y moderada frente a virus B”.

Tal cual.

¿Consecuencia? El 52% de los pacientes que llegaron a ser hospitalizados graves por gripe el año pasado, e incluso el 53% de los fallecidos, se habían puesto la vacuna de la gripe que les recomendó y financió su comunidad autónoma, una vacuna que aunque creían que les protegía sin embargo no les sirvió absolutamente de nada.

En otras palabras: un porcentaje escandaloso de personas que confiaron en la afirmación oficial de que “La vacunación contra la gripe es el método más eficaz para prevenir la gripe” no sólo cogieron la gripe, sino que tuvieron que ser ingresados, e incluso muchos fallecieron.

Y esto no es cosa de este año porque haya habido mala suerte. Es igual año tras año. Esto es lo que decía el informe del año inmediatamente anterior:

El efecto protector de la vacuna antigripal 2013-2014 ha sido sub-óptimo” (3)

¿Sabe lo que significa “sub-óptimo”? Pues según el citado informe, que tuvo una eficacia inferior al 50%, una manera incluso optimista de verlo, pues tuvo una efectividad del 40-50% en los menores de 15 años y mayores de 64, y de menos del 30% en el caso de los adultos jóvenes.

¿Soy yo el único al que le parece un escándalo que una vacuna con estas birriosas tasas de protección sea la única estrategia preventiva de un país?

Porque créame: pretender protegerse de la gripe con la vacuna que recomiendan las autoridades sanitarias es como jugar a la lotería.

Voy a explicarle por qué.

Déjeme que le presente al virus de la gripe

El virus de la gripe que ataca todos los años no es un solo virus, sino unos 300 virus distintos. Existen tres tipos de virus gripales, A, B y C, divididos a su vez en subtipos. El virus A es el principal causante de las epidemias que se producen cada año, el B se presenta generalmente en brotes más localizados y el C sólo provoca infecciones poco importantes y en casos aislados.

Además, los virus no dejan de mutar, no ya de año en año, sino incluso a lo largo de una misma temporada. Así que se trata de un enemigo altamente agresivo y tremendamente ingenioso, capaz de copiar el material genético de las células sanas del organismo en el que se introduce y parasitar las cadenas de producción de proteínas para poder reproducirse en su interior.

La hemaglutina es la “llave maestra” que utiliza. Cuando el virus entra en un organismo sano, busca en la superficie de las células de las mucosas respiratorias la “cerradura” con la que “abrirlas”, que es una molécula llamada “ácido siálico”. Cuando la encuentra, la hemaglutina se une a ella y franquea la “puerta” al virus, que llega al interior mismo de la célula y comienza allí toda su actividad infecciosa en el organismo al que ha llegado.

Y todo eso comienza con un simple estornudo o tos de una persona ya infectada…

El virus de la gripe es algo así como un “supervirus mutante”. Para cuando una persona infectada ha desarrollado anticuerpos que le protegen (y que impedirían volver a contagiarse de ese virus durante un tiempo), el virus ya ha cambiado y esa persona ya no tiene protección.

Si el virus de la gripe fuera el malo de una película de superhéroes yo no apostaría a que al final ganaran los buenos…

Y eso que miles de médicos e investigadores repartidos por todo el mundo y conectados entre sí (por países, por continentes y finalmente reportando a la Organización Mundial de la Salud -OMS-) conforman una inmensa red de vigilancia epidemiológica y clínica con un único objetivo: seguirle de cerca la pista para identificar patrones de la enfermedad y predecir cómo será el año siguiente.

Con ello pretenden -ilusamente, como ya le he dicho- crear una vacuna efectiva para la siguiente temporada de gripe.

Una vez identificada la composición probable del virus, escogen los antígenos que van a formar la vacuna. Esta decisión se toma todos los años en febrero y afecta a la vacuna de la siguiente temporada.

El problema es que los investigadores que tienen la difícil tarea de determinar la naturaleza de la futura vacuna tienen un riesgo elevado de equivocarse.

¿Cree que aciertan cuando diseñan la vacuna, esa que anuncian todos los años y que supone la gran apuesta de salud colectiva frente a la gripe? Desgraciadamente, una de cada dos veces, las cepas del virus que se han integrado en la vacuna no son las que acaban circulando.

Si quiere saber mi opinión, sin pelos en la lengua, pienso que la vacuna de la gripe es uno de los mayores fiascos de la medicina moderna.

España, un caso real

Y para que no me acusen de alarmista basta con ver qué pasó en España el año pasado con la vacuna y con los casos de gripe.

Lo que voy a contarle son datos reales, públicos y que puede consultar en fuentes de acceso general, pero de los que no hablan los organismos de sanidad cuando muy ufanos presentan sus campañas de vacunación contra la gripe.

La OMS recomendó que la vacuna para la temporada 2014-15 (la del año pasado) incluyera estos tres componentes (4):

  • Cepa análoga a A/California/7/2009 (H1N1)pdm09
  • Cepa análoga a A/Texas/50/2012 (H3N2)
  • Cepa análoga a B/Massachusetts/2/2012 (linaje Yamagata)

Y con esa sugerencia, unido a un modelo predictivo (llamado MoMo) desarrollado por el Instituto Nacional de Estadística español, se fabricó la vacuna que recibieron en España el año pasado miles y miles de personas por estas mismas fechas.

¿Resultado? Puede leerlo en la página 24 del citado “Informe de Vigilancia de la Gripe en España” de la Temporada 2014-2015: (5)

Durante esta temporada, la mayoría de los virus circulantes A(H3N2) diferían de la vacuna antigripal recomendada para el hemisferio norte, lo que podría haber contribuido a la baja efectividad de la vacuna estimada para esta temporada”.

Y también podrá leer en el informe, en la página 27, que la temporada pasada “se podría considerar una de las de mayor gravedad desde la pandemia de 2009”, dadas sus altas tasas de hospitalización y de letalidad.

Después de leer lo anterior, ¿qué opina de la afirmación “La vacunación contra la gripe es el método más eficaz para prevenir la gripe“?

Le recomiendo que se tome muy en serio la gripe

La gripe estacional no es ninguna tontería.

Cada año mueren por su culpa sólo en nuestro país unas 3.000 personas, y muchas más la padecen (entre el 5 y el 15% de la población, 50% en el caso de grupos cerrados como internados, residencias, etc.).

Somos muchos los que pensamos que las vacunas contra la gripe no valen para nada, como ya le he explicado. Quizá lo piense incluso su médico, el mismo que le aconseja a usted vacunarse y que quizá ni él mismo lo haga (un inciso: ¿no le parece cuanto menos curioso que en España sólo el 16% de los médicos y el 11 % de los ATS se vacunen frente a la gripe, pese a que son población de riesgo y la recomendación oficial es que lo haga el 100%?).

Dejo en sus manos la decisión de vacunarse o no vacunarse (usted mismo o sus familiares, si es usted de quien depende esa decisión). Pero lo que sí le aseguro, tanto si va a hacerlo como si no, es que la clave para conseguir que la gripe pase de largo por su lado este año sin afectarle no depende de esa vacuna, sino de muchas otras cosas que usted puede hacer para protegerse.

Hemos preparado un Informe Especial que contiene el plan de acción más eficaz para hacer frente a la gripe. Su nombre lo dice todo: “Cómo vencer la gripe sin vacunas ni medicamentos”, que le indica un plan completo a base de vitaminas, la alimentación adecuada, “bacterias buenas” y complementos alimenticios, todo ello con sus dosis justas, para preparar su organismo y el de su familia y defenderse del virus de la gripe. No puede faltar en su botiquín de invierno.

Se lo enviamos de regalo completamente gratis junto con su suscripción a Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar. ¡Una gran razón para suscribirse a Los Dossiers, que tanto harán por su salud!

Haga clic en este enlace para apuntarse a Los Dossiers y recibirá inmediatamente su plan de acción frente a la gripe, esencial precisamente en este momento. Le recomiendo que no espere. Cada día cuenta.

Fuentes

  1. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Enfermedades. La gripe.
  2. Instituto de Salud Carlos III. Informe de Vigilancia de la Gripe en España. Temporada 2014- 2015. Sistema de Vigilancia de la Gripe en España.
  3. “Informe de Vigilancia de la Gripe en España. Temporada 2013-2014. Centro Nacional de Epidemiología Instituto de Salud Carlos III
  4. Composición de la vacuna antigripal recomendada por la OMS para la temporada 2014-2015 en el hemisferio norte, Febrero 2014
  5. Instituto de Salud Carlos III. Informe de Vigilancia de la Gripe en España. Temporada 2014- 2015. Sistema de Vigilancia de la Gripe en España.