Un estudio ha confirmado que el aceite de oliva virgen extra protege contra el deterioro cognitivo, lo que permitiría aumentar la memoria y la capacidad de aprendizaje, además de reducir la formación de placas amiloides y nudos neurofibrilares en el cerebro, que son los principales marcadores del alzhéimer.

Para confirmar esta relación los investigadores dividieron en dos grupos a unos ratones a los que habían inducido previamente las tres características clave de la enfermedad de Alzheimer: deterioro de la memoria, placas amiloides y nudos neurofibrilares. Un grupo de ratones recibió una dieta enriquecida en aceite de oliva y el otro no.

Pasados 9 y 12 meses siguiendo sus respectivas dietas, los ratones tuvieron que realizar una serie de pruebas para medir sus capacidades de memoria de trabajo, memoria espacial y habilidades de aprendizaje. Pudieron constatar así que los resultados eran superiores en el grupo que había tomado una dieta enriquecida con aceite de oliva virgen extra. Destacaban sobre todo las conexiones entre las neuronas (sinapsis), que se conservaron perfectamente en los ratones del primer grupo.

Descubrieron que esto ocurre porque el aceite de oliva es capaz de activar el proceso de autofagia, por el cual las células se descomponen y eliminan los desechos intracelulares y toxinas, como son las placas amiloides.

Fuente: Elisabetta Lauretti, Luigi Iuliano, Domenico Pratic: “Extra-virgin olive oil ameliorates cognition and neuropathology of the 3xTg mice: role of autophagy”. Annals of Clinical and Translational Neurology, 2017