En muchos casos terminar el tratamiento prescrito con antibióticos hasta el final llega a ser contraproducente, pues lo que se está consiguiendo en realidad es que aumente la resistencia de las bacterias a esos medicamentos.

Esto es lo que señala el estudio publicado en la revista British Medical Journal al afirmar que no existen pruebas científicas que determinen que un tratamiento con antibióticos sólo es efectivo si se llega hasta el final del mismo. Sin embargo, esa es justo la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que asegura siempre debe completarse el tratamiento con antibióticos, incluso cuando el paciente ya se ha recuperado totalmente de la dolencia para la que habían sido prescritos.

Por regla general la duración de los tratamientos con antibióticos es superior a la duración de los síntomas. Por ejemplo, para tratar una otitis el tratamiento con antibióticos es de 10 días, pero generalmente el paciente ya se ha curado pasados 5 días. Mayor diferencia hay en el tratamiento para las amigdalitis y cuya duración estándar es de 10 días, pese a que a partir de los 3 días el paciente ya está prácticamente recuperado.

 

Fuente: Martin J Llewelyn, Jennifer M Fitzpatrick, Elizabeth Darwin, Sarah Tonkin-Crine, Cliff Gorton, John Paul, Tim E A Peto, Lucy Yardley, Susan Hopkins, and Ann Sarah Walker: “The antibiotic course has had its day”. BMJ. Julio 2017