Aunque tal vez no le suene mucho su nombre, el azul de metileno es un tipo de antioxidante bastante común del que ahora se ha descubierto que es eficaz para retrasar el envejecimiento cutáneo. Y es que entre las propiedades de este antioxidante destaca que permite que la piel retenga más agua, que es un factor clave para que se mantenga joven.

Para confirmar su eficacia se formaron tres grupos de voluntarios: uno estaba compuesto por personas de mediana edad sanas, el segundo reunía a mayores de 80 años también sanos, y en el tercero los participantes sufrían progeria, una enfermedad rara que hace que se envejezca de manera acelerada y prematuramente.

Los investigadores extrajeron fibroblastos (células de la dermis que producen colágeno, la principal proteína de la piel) de todos los participantes y les aplicaron tanto el azul de metileno como otros tres antioxidantes (N-acetil-L-cisteína, MitoQ y MitoTEMPO). Tras cuatro semanas aplicándolo se constató que la eficacia del azul de metileno era mucho mayor comparado con los otros dos antioxidantes. No sólo conseguía que disminuyera el oxígeno reactivo, factor que daña las células de la piel, sino que también disminuía la división celular, uno de los principales procesos del envejecimiento cutáneo. Estos resultados se pudieron observar tanto en los voluntarios mayores como en los más jóvenes.

Fuente: Zheng-Mei Xiong, Mike O’Donovan, Linlin Sun, Ji Young Choi, Margaret Ren & Kan Cao: “Anti-Aging Potentials of Methylene Blue for Human Skin Longevity”. Scientific Reports. 2017