¿Cuántos días se va de vacaciones este año? Lea atentamente lo que sigue… por si aún está a tiempo de hacerlas más largas.

Si piensa que la mejor forma de proteger su corazón es someterse a dietas estrictas e insípidas, renunciando a las comidas que le gustan, le encantará saber la conclusión a la que han llegado unos investigadores de la Syracuse University’s Falk College of Sport(1).

Han descubierto que las personas que tuvieron más vacaciones durante los 12 meses anteriores tenían factores de riesgo cardiovascular más bajos que aquellos que tuvieron menos días de asueto.

Básicamente, el conjunto de síntomas de lo que se conoce como síndrome metabólico (presión arterial elevada, sobrepeso u obesidad, aumento del azúcar en sangre, el colesterol y los triglicéridos, así como un aumento del perímetro de cintura medido a la altura de las caderas) era menos evidente en aquellas personas cuyo período vacaciones fue más prolongado.

La moraleja es clara: el descanso no es un capricho, sino una necesidad fisiológica de relajarse y alejarse del estrés cotidiano (atascos, falta de sueño, comidas rápidas, presiones de todo tipo…) que su salud cardiovascular agradecerá.