La ashwagandha es una planta adaptógena capaz de silenciar el hambre emocional y ayudar así a perder los kilos de más. Esto es lo que confirmó un estudio(1) realizado sobre 52 personas que tenían sobrepeso y además estaban sometidas a estrés crónico.

Durante la investigación se dividió a los voluntarios en dos grupos: el primero recibió 300 mg de extracto de raíz de ashwagandha (Withania somnifera) y el segundo tomó un placebo. Además, todos ellos debieron realizar varios cuestionarios al inicio del experimento, así como en la cuarta y octava semana del mismo, en los que se evaluaron los siguientes aspectos: estrés, alimentación, felicidad, nivel de cortisol en sangre, peso e índice de masa corporal (IMC).

Al final del estudio los resultados fueron claros: en aquellos voluntarios que habían recibido la ashwagandha, los marcadores fisiológicos y psicológicos del estrés habían mejorado, así como los referentes a los hábitos alimenticios.

En definitiva, los integrantes del primer grupo comieron menos, perdieron peso y lograron mejorar su IMC. Y todo sin efectos secundarios.

Fuentes:

  1. Choudhary D, Bhattacharyya S, Joshi K.: “Body Weight Management in Adults Under Chronic Stress Through Treatment with Ashwagandha Root Extract: A Double-Blind, Randomized, Placebo-Controlled Trial”. J Evid Based Complementary Altern Med. 2016.