Los complementos a base de vitamina C, D y otros micronutrientes (en particular zinc y ácido graso omega 3 DHA) son un remedio seguro y efectivo para reforzar el organismo frente a la amenaza que plantea el coronavirus SARS-CoV-2 y la enfermedad que causa, la Covid-19, así como contra otras afecciones del tracto respiratorio.

Esas son las conclusiones de un estudio(1) realizado por un equipo de investigadores del prestigioso Instituto Linus Pauling, en honor al Premio Nobel, junto con colaboradores internacionales. En sus propias palabras, estos nutrientes son “críticos para la función inmune”.

Pero aún hay más: los científicos apuestan claramente por cantidades mucho mayores que las establecidas por las autoridades sanitarias. En concreto, recomiendan un consumo diario de 200 mg o más de vitamina C, así como al menos 2.000 UI (unidades internacionales) de vitamina D. Es decir, hasta 4 veces más de lo que se recomienda oficialmente según la edad.

Y atento a las conclusiones del investigador principal del estudio, Adrian Gombart: “La situación actual […] deja claro que no estamos haciendo lo suficiente”. Por ello, recomiendan a las autoridades en materia de salud pública que incluyan estrategias nutricionales en su arsenal frente a la epidemia.

 

Fuente:

  1. Gombart, A.F.; Pierre, A.; Maggini, S. “A Review of Micronutrients and the Immune System–Working in Harmony to Reduce the Risk of Infection”. Nutrients 2020, 12, 236.