España sigue siendo líder mundial en trasplantes y donaciones y ya van 26 años seguidos. Sin embargo, esta posición privilegiada no evita que pueda seguir habiendo complicaciones después del trasplante, debido al rechazo del cuerpo hacia el nuevo órgano donado.

Un estudio, que puede leer en detalle consultando la fuente(1), ha analizado más de dos décadas de investigaciones sobre trasplantes y ha observado que hay más riesgos de complicaciones si el sexo del donante del órgano y el del paciente que va a recibirlo no coinciden. Esto ocurre especialmente en el caso de trasplantes de ciertos órganos, como por ejemplo el de riñón.

Ello se debe a que la respuesta inmunológica del riñón femenino es más potente que la del masculino (y, por tanto, hay más riesgos de que detecte como extraño ese nuevo órgano) por la presencia del estrógeno, la hormona sexual femenina que estimula la producción de células inflamatorias.

Gracias a este descubrimiento podrán desarrollarse tratamientos postoperatorios más personalizados, y que así exista un menor riesgo de complicaciones.

Fuente:

  1. Fuente: Ashley Lau, Lori West, Stefan G. Tullius: “The Impact of Sex on Alloimmunity”. Trends in Immunology. 2018.