La salud de un tercio de los españoles se ve afectada por el excesivo ruido que hay en las ciudades, que supera con creces los 65 db, considerado el límite a partir del que se habla de contaminación acústica.

Ésta es una de las conclusiones del informe sobre ruido elaborado por la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC)(1), en el que se alerta de que la contaminación acústica supone uno de los principales problemas de salud auditiva, así como de salud en general.

Según dicho informe, el ruido provocado por el tráfico supone la principal fuente de contaminación acústica, con el 85% de las emisiones que se producen y que pueden alcanzar los 80-85 db; una situación que no mejora por las noches, cuando el ruido afecta más a nuestra salud, ya que impide el descanso necesario para el bienestar en general.

 

Entre algunos ruidos habituales que conllevan más riesgos para la salud auditiva y en general, destacan:

  • Aspiradora: 65 dB.
  • Tráfico: 80-85 dB.
  • Claxon de un automóvil: 90 dB.
  • Motocicleta: 90 dB (con riesgo de lesión auditiva si el ruido se prolonga durante 4 horas).
  • Cascos de música: 95 dB (con riesgo de lesión auditiva si el ruido se prolonga más de 2 horas).
  • Discoteca, petardos…: 110 dB (con riesgo de daño inmediato).
  • Concierto, taladro…: 120 dB (con riesgo de lesión auditiva si dura más de 7 minutos).
  • Alarma de incendios: 125 dB.
  • Avión despegando: 140 dB.

 

Fuentes:

  1. Estudio sobre el ruido en España. Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). 2018.