Hoy me dirijo directamente a usted porque, aunque el problema del que voy a hablarle afecta también a bastantes hombres, es una dolencia esencialmente femenina.

Se trata de la incontinencia urinaria. Que se convierta en algo habitual el que, al terminar de orinar y haberse vestido, se le escapen un par de gotitas; ser incapaz de contener las flatulencias; e incluso llegar a hacerse pis encima, literalmente, por culpa de un ataque de risa.

Y, así, un largo etcétera.

Pues no son los únicos problemas que acompañan a la disfunción del suelo pélvico. La más conocida de todas, dada su elevada incidencia, es en efecto la incontinencia, también conocida como “pérdidas de orina”. Pero la debilidad en la musculatura pélvica también puede derivar en lumbalgias, trastornos sexuales, prolapsos genitales (es decir, el desprendimiento de los órganos pélvicos)…

Pero, ¿qué es exactamente el suelo pélvico?

El suelo pélvico es el conjunto de músculos, ligamentos, tendones, tejido conjuntivo, vasos y nervios que se encuentran al fondo de la pelvis. En definitiva, se trata de una superficie móvil que protege los órganos dentro de la pelvis, que se adapta a los movimientos del cuerpo y que está compuesta de una musculatura que puede (y debe) ser ejercitada y tonificada.

En este caso concreto el tono muscular (el estado de contracción en el que el músculo se encuentra a lo largo del día sin que se sea consciente de ello) asegura la contracción permanente necesaria para mantener las vísceras en su sitio y evitar la incontinencia.

¿Qué es lo que causa la incontinencia urinaria?

Obviamente, siempre se trata de un problema muscular, aunque dependiendo de su origen y de la forma de manifestarse la incontinencia puede clasificarse en diferentes tipos.

Y es que pueden estar provocadas por una debilidad en la musculatura, lo que propicia la caída de la vejiga y la uretra y que la función del esfínter se deteriore, pero también pueden deberse a una excesiva contracción del músculo detrusor, que es el que aprieta la vejiga al orinar.

Asimismo pueden producirse a consecuencia de una alteración del reflejo que avisa al cerebro del volumen de orina que hay en la vejiga. Incluso podría haber un obstáculo en la salida de la vejiga que impida el flujo normal de la orina.

¿Puede prevenirse?

Sí, y de hecho lo que ha derivado en la enorme incidencia de este problema es, precisamente, la falta de prevención.

No es algo fácil, ya que requiere cierto esfuerzo revisando muchos gestos cotidianos que, sin saberlo, dañan poco a poco el suelo pélvico. Sin embargo, es algo especialmente relevante para prácticamente todas las mujeres.

No se trata solo de haber tenido hijos o de haber practicado asiduamente deportes de impacto (aeróbic, tenis, atletismo, baloncesto…), sino que hay muchos más factores determinantes en el debilitamiento del suelo pélvico, como está a punto de comprobar.

E incluso en esos casos (si se han tenido hijos, si se ha practicado mucho deporte…) no se trata de resignarse, sino de retrasar al máximo la aparición de los problemas y de combatirlos eficazmente una vez hayan aparecido (¡lo cual puede hacerse de forma completamente natural!).

Pero empecemos por el principio. El primer paso es identificar el riesgo de sufrir incontinencia urinaria en el futuro. Y para ello le invito a responder a las 16 preguntas del siguiente test.

Test: conozca el estado de su suelo pélvico

Responda a las siguientes preguntas:

  1. ¿Ha tenido un parto vaginal?
  2. ¿Practica o ha practicado algún deporte de impacto que implique saltar o correr?
  3. ¿Ha practicado ese deporte de forma profesional, en competición?
  4. ¿Trabaja cargando pesos?
  5. ¿Sufre estreñimiento crónico?
  6. ¿Tiene sobrepeso?
  7. ¿Nota ciertas molestias durante las relaciones sexuales?
  8. ¿Le aparecen de forma brusca muchas ganas de ir al servicio?
  9. ¿Le cuesta retener los gases?
  10. ¿Va habitualmente al baño más de 7 veces al día?
  11. ¿Se levanta en mitad de la noche para ir al baño?
  12. ¿Ha tenido alguna pérdida de orina, por pequeña que sea?
  13. ¿Se le escapa algo de orina cuando hace un esfuerzo como reír, toser, correr o saltar?
  14. ¿Le ha ocurrido que no le “diese tiempo” a llegar al servicio?
  15. ¿Ha sufrido infecciones de orina (cistitis) repetidas?
  16. Su madre o su abuela, ¿han sufrido problemas de incontinencia urinaria?

Si ha respondido “sí” a más de dos de estas preguntas es muy posible que ya tenga la musculatura del suelo pélvico debilitada y que a la larga acabe presentando algún problema relacionado con ella.

Lo ideal es que acuda a su ginecólogo para que valore qué tratamiento le conviene más.

No obstante, antes de hacerlo le aconsejaría que lea todas las claves para reforzar el suelo pélvico que desvelamos en Salud AlterNatura hace muy poco, en un ejemplar que ahora puede conseguir de regalo, completamente gratis, con su suscripción.

Y es que, como le he dicho antes, la incontinencia urinaria es un problema que puede prevenirse e incluso tratarse de forma completamente natural. Pero mucho me temo que las soluciones que va a darle su médico nada tienen que ver con las que va a encontrar en este ejemplar.

¿Por qué?

Porque Salud AlterNatura es una revista que analiza por y para usted la investigación más puntera y reciente en materia de salud natural, poniendo a su alcance los últimos descubrimientos sobre el cuidado de la salud con soluciones eficaces e inocuas.

¡No sería el primer lector que acude a la consulta de su médico con un ejemplar en la mano y lo deja con la boca abierta!

Un ejemplar sorprendente, completamente gratis para usted

Créame: si su suelo pélvico ha empezado a enviarle señales de alarma (y los resultados de este test pueden ser un buen indicativo de ello) es momento de actuar. No le conviene dejarlo para más adelante.

Por eso, si quiere conocer más sobre este problema y cómo puede prevenirlo y combatirlo, no debería desaprovechar esta oportunidad.

Va a recibir todas las soluciones a su alcance para mejorar su musculatura pélvica (desde corrección de hábitos en el día a día a consejos de alimentación, tablas de ejercicios…) ¡completamente gratis! Será un regalo por su suscripción.

Pídalo aquí o haciendo clic el siguiente botón:

¡Quiero recibir Salud AlterNatura y el número de regalo sobre el suelo pélvico!

Además, en el ejemplar que va a recibir de regalo encontrará mucha más información importante para su salud y la de su familia. Estos son algunos ejemplos de los temas sobre los que va a poder leer.

  • El enfoque reduccionista de la nutrición tiende a considerar los alimentos como una simple suma de nutrientes. Sin embargo, el experto en alimentación Anthony Fardet ha creado una clasificación holística que, junto a consejos como la “regla de las tres V”, le ayudarán a diferenciar entre los distintos tipos de ALIMENTOS PROCESADOSpara elegir los menos perjudiciales y mantener así una alimentación saludable.
  • No escuchar al paciente cuando está explicando qué es lo que le pasa o someterle a pruebas y cirugías innecesarias que le provocan mayor estrés. Estos son algunos ejemplos de la “VIOLENCIA MÉDICA”que en ocasiones se da en las consultas. ¿La mejor manera de evitarlas? ¡Con esta información!
  • El deporte es una de las mejores soluciones para combatir la ANSIEDADy el ESTRÉS, males propios del siglo XXI derivados de los nuevos hábitos y del estilo de vida. Pero hay determinados deportes -y sobre todo ciertas formas de practicarlo-, así como ejercicios de respiración específicos, capaces de ayudar enormemente en estos casos. ¿Quiere conocerlos? Pues no se pierda este ejemplar de Salud AlterNatura.
  • Por increíble que pueda parecer, el “síndrome de Lázaro” es una realidad para la ciencia de la salud. De hecho, en la literatura científica se han registrado numerosos casos de personas que “regresan” a la vida desde una situación deMUERTE CLÍNICA, incluso varias horas después de haberse certificado su fallecimiento. Hablamos con uno de los mayores expertos en la materia, el médico anestesista Jean-Jacques Charbonier, testigo a lo largo de su trayectoria profesional de varias de estas “resurrecciones”.
  • Más de 200.000 personas fallecen anualmente en todo el mundo debido a cáncer de pulmón provocado por la contaminación ambiental. Profundizamos en las consecuencias de la CONTAMINACIÓN DEL AIREy todo lo que esta implica para nuestra salud.

¡Y mucho más!

Pida ya su ejemplar de regalo y aprenda a cuidar y reforzar su musculatura pélvica para evitar el suplicio de la incontinencia el día de mañana.

Las pérdidas de orina no son ningún “castigo inevitable”, así que ¡no se resigne! Empiece a prevenirlas y combatirlas de forma completamente natural hoy mismo.

¡Quiero recibir Salud AlterNatura y el número de regalo sobre el suelo pélvico!