Esta planta deprime a los psiquiatras

¿Está usted deprimido?

Si es así, debe saber que hay una excelente noticia para usted.

Y una mala para su médico, en el caso de que usted se encuentre en tratamiento.

La buena, que es la que realmente interesa, es que existe una planta que puede hacer mucho por todas las personas que sufren depresión en nuestro país.

Y son muchas.

Porque, en contra de lo que suele creerse, esta enfermedad ni sólo es propia de los países nórdicos ni está relacionada con la falta de luz diurna.

En España, donde sobran sol y ganas de vivir, la sufren 2,4 millones de personas según la Organización Mundial de la Salud (OMS). (1)

Así que si usted es una de ellas no se sienta como un bicho raro, porque no está solo. Mire si no estos datos:

  • La prevalencia de la depresión en nuestro país se sitúa en torno al 10% de la población adulta, muy superior a la que establece la OMS a nivel global, entre el 3 y el 5%.
  • Según esta organización, España ocupa el cuarto lugar en trastornos depresivos de toda Europa.
  • La depresión afecta a un 21,3% de las mujeres, el doble que a los hombres. (2)
  • Y no entiende de edad, manifestándose tanto en adolescentes como en mayores de 65 años (donde de hecho la prevalencia aumenta, llegando hasta el 50% en algunos casos).

Está claro que en España, aunque no lo parezca, hay una especial propensión a sentirse bajo de ánimo.

Y en este escenario cobra aún más importancia la planta sobre la que acaba de leer. Se llama hipérico (o hierba de San Juan), y es una planta medicinal que ayuda a restablecer y mejorar el estado de ánimo en los trastornos depresivos.

La buena noticia (para usted)

Hoy por hoy los estudios demuestran que el hipérico es una excelente aliada natural en casos de ansiedad, depresión leve o moderada y estrés nervioso. Y es que su eficacia para aliviar las alteraciones del sistema nervioso asociadas a la depresión está ampliamente comprobada.

Eso abre la puerta al tratamiento efectivo de forma natural, sin necesidad de tomar medicamentos ni pasar por el psiquiatra.

Precisamente es este último el protagonista de la otra cara de la noticia.

La mala noticia (para los psiquiatras)

Como ha visto, la depresión está ampliamente extendida. Y se trata de un trastorno que puede llegar a ser grave e incapacitante, por lo que es aconsejable tratarlo desde los primeros síntomas.

De hecho, la sintomatología depresiva es una de las causas más frecuentes de consultas en medicina general y constituye uno de los diagnósticos psiquiátricos más comunes entre toda la población.

El problema es que el protocolo de actuación de la medicina oficial es siempre el mismo y no admite variaciones: consulta-receta-caja de pastillas.

Es el método caro que ampara el “sistema” y que enriquece a las empresas farmacéuticas, que hacen su agosto durante todo el año.

¿Es que no hay otra vía para combatir la depresión?

Sin duda, y esa es la mala noticia para los que viven de recetar antidepresivos (por cierto, los médicos de atención primaria también tienen la mano larga y generosa a la hora de prescribirlos).

En Alemania, por ejemplo, los propios médicos prescriben cada día más el hipérico como alternativa a los antidepresivos. Y para el tratamiento de las depresiones se utiliza cuatro veces más que el famoso fármaco antidepresivo fluoxetina. (3) (4)

¡Y estamos hablando de una planta!

Parece que la época del pastillazo y su abuso terapéutico, con efectos secundarios y en algunos casos ineficaz, toca a su fin.

Pero para ello es imprescindible que ante la depresión se saque definitivamente de la cabeza la idea de que los antidepresivos son la única solución. Y tenga siempre en mente una planta tan eficaz como el hipérico.

¿Cómo funciona el hipérico?

La medicina oficial sigue sin saber -o sin querer saber- cómo funciona realmente esta planta medicinal y sus excelentes propiedades contra la depresión leve o moderada (y hasta cierto punto es lógico, pues va contra sus intereses).

Y es precisamente en su mecanismo de acción donde radica su efectividad.

La depresión se relaciona con una menor disponibilidad de serotonina, dopamina y noradrenalina. Estos neurotransmisores son responsables de mantener nuestro estado de ánimo, por lo que su déficit conduce a la depresión.

Desde esta premisa, el efecto antidepresivo del hipérico se debe a dos procesos:

  • El extracto de hipérico inhibe las enzimas monoamino oxidasas (MAO-A y MAO-B), que degradan serotonina y noradrenalina.
  • También inhibe la recaptación de neurotransmisores involucrados en la depresión (serotonina, dopamina, noradrenalina…).

Ambos mecanismos favorecen un aumento de la disponibilidad de los neurotransmisores y reafirman la capacidad del extracto de hipérico de tratar y disminuir la depresión. (5) (6)

La ciencia también ha demostrado que el hipérico ofrece una respuesta similar a la de otros fármacos antidepresivos habituales como la imipramina, resultando seguro y mejorando la calidad de vida de los pacientes. (7)

Un metaanálisis realizado en 2008 y recogido en una de las más prestigiosas bases de estudios científicos (Cochrane Database) concluyó en una revisión de 29 ensayos clínicos llevados a cabo con hipérico que su efecto es similar al de los antidepresivos de síntesis y sus efectos secundarios son menores. (8)

Y otro estudio a largo plazo confirmó su eficacia en pacientes con depresión leve o moderada, así como su seguridad, tras un año de tratamiento. (9)

Además, el extracto de hipérico se utiliza también para aliviar la ansiedad y los trastornos del sueño. (10)

Y estudios in vitro sugieren que los compuestos del hipérico pueden interaccionar con los receptores que median los efectos ansiolíticos, como el receptor del ácido gamma-aminobutírico (GABA). (11)

Sres. doctores psiquiatras:

¿Son necesarios más estudios científicos sobre las propiedades del hipérico?

¿Necesitan más pruebas de la eficacia de esta planta?

Estaría bien que la tuviesen en cuenta la próxima vez que un paciente con ansiedad o depresión leve o moderada llegue a su consulta.

Contra la depresión: menos pastillas... y un buen complemento de hipérico

Según el informe de la OCDE en 2010, España ocupa el segundo lugar en consumo de tranquilizantes en Europa.

¡Esto no es admisible!

En el tratamiento de la depresión y otros trastornos nerviosos estamos sometidos al sobrediagnóstico y al sobretratamiento. Y entre todos tenemos que revertir esa realidad.

Por eso, si alguna vez ha tenido fe ciega en las pastillas, debería perderla definitivamente y dar una oportunidad a plantas como el hipérico.

Si se decide a hacerlo, puede adquirir la planta desecada en herbolarios y tomarla en tisana, aunque para aprovechar todas sus propiedades es aconsejable consumirla en forma de extracto estandarizado, conociendo las concentraciones de las principales sustancias con beneficio demostrado (principios activos).

Precisamente la relación entre la calidad del extracto y los beneficios terapéuticos del hipérico es otro de los datos importantes que recoge el estudio de la Cochrane Database mencionado arriba, y se aconseja optar siempre por un producto de alta calidad. (8)

En este sentido, un buen complemento a base de hipérico debe estar elaborado a partir de las sumidades floridas de la planta (partes superiores y flores), donde se sitúan sus principales principios activos: cumarinas, fitoesteroles, flavonoides y naftodiantronas (hipericina). Además, según dos grandes manuales farmacológicos europeos, la Farmacopea francesa y el Deutscher Arzneimittel-Codex alemán, el extracto debe contener al menos un 0,04% de naftodiantronas calculadas como hipericina para resultar efectivo. (12)

Hay un producto que cumple con creces esta exigencia, ya que contiene 230 mg de extracto seco de sumidades floridas de hipérico y su titulación en hipericina es del 0,3%, para garantizar su máxima efectividad.

Otra de las grandes dudas a la hora de optar por un complemento para aliviar la ansiedad o los estados de ánimo bajos y depresivos es cómo tomarlo y, sobre todo, cómo se deja de tomar al sentirse mejor. Cuando se trata de fármacos antidepresivos, la recomendación es irlos abandonando poco a poco cuando se note mejoría y así lo establezca el médico. Sin embargo, el hipérico es una planta que ni crea adicción ni requiere que usted lo vaya dejando poco a poco.

¡Una razón más para elegir este complemento de hipérico frente a los antidepresivos que recetan médicos y psiquiatras!

En cuanto a su consumo, es de lo más práctico. Una cápsula diaria con un vaso de agua en la comida principal le ayudará en casos de:

  • Ansiedad.
  • Depresión de leve a moderada.
  • Alteraciones del sueño de tipo nervioso.
  • Alteraciones del humor y del ánimo asociadas a los cambios de estación.

Ahora bien, si está tomando cualquier tipo de medicación -y en especial antidepresivos- consulte con su médico.

Puede empezar a disfrutar ya mismo del efecto del hipérico desde una nueva actitud más positiva.

¡Y no deje que le “psicopatologicen” la vida! Puede estar triste, alicaído, de bajón… pero eso no significa que esté necesariamente enfermo. Este complemento le ayudará a subir un poco la moral… ¡sin tener que pasar por la consulta!

Fuentes:

  1. “En España 2,4 millones de personas sufren depresión, el 5,2 % de la población”. Agencia EFE. Ginebra, feb. 2017.
  2. Fernando Paredes Salido, Juan José Roca Fernández. “El hipérico y el tratamiento de la depresión”. Offarm 2003;22:108-14
  3. Castillo-García and Martínez-Solís (2011). “Manual de Fitoterapia”. Elsevier.
  4. Ernst E. “Second thoughts about safety of St John's wort”.
  5. Lancet, 354 (1999), pp. 2014-5 http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(99)00418-3. Peiró et al. (2010) “Monográfico de Hypericum perforatum L”. Medicina Naturista 4 (2): 57-62.
  6. EMA-HMPC. “Community herbal monograph on Hypericum perforatum L., herba (well-established medicinal use)”. London: EMA. Doc. Ref.: EMA/HMPC/101304/2008. Adopted: 12-11-2009.
  7. Philipp M1, Kohnen R, Hiller KO. BMJ. “Hypericum extract versus imipramine or placebo in patients with moderate depression: randomised multicentre study of treatment for eight weeks”.1999 Dec 11;319(7224):1534-8.
  8. Linde et al. (2008). “St John's wort for major depression”. Cochrane Database Syst Rev 8(4): CD000448.
  9. Rattström (2009). “Long-term effects of St. John's wort (Hypericum perforatum) treatment: a 1-year safety study in mild to moderate depression”. Phytomedicine 16(4): 277-83.
  10. Lakhan and Vieira (2010). “Nutritional and herbal supplements for anxiety and anxiety-related disorders: systematic review”. Nutrition J 9: 42.
  11. Bone K, Mills S. “Principles and Practice of Phytotherapy: Modern Herbal Medicine”. 2nd Edition. Edinburgh/New York. Churchill Livingstone/Elsevier. 2013.
  12. Vanaclocha B, Cañigueral S (Eds). “Fitoterapia. Vademécum de prescripción”. 4ª Edición. Barcelona: Elsevier Masson, 2003.
Ediciones de Salud, Nutrición y Bienestar, SL - CIF: B86668860
Calle Miguel Ángel, 13, 28010, Madrid. Teléfono: (+34) 912 194 721.
contacto@saludnutricionbienestar.com
Aviso Legal | Política de Privacidad | Condiciones Generales de Venta
Copyright © 2019. Ediciones de Salud, Nutrición y Bienestar, SL