Las muertes provocadas por problemas respiratorios derivados de la gripe estacional pueden alcanzar las 650.000 al año en todo el mundo, según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicadas nada más dar comienzo el invierno 2017-2018.

Estas nuevas previsiones aumentan notablemente respecto a las anteriores, publicadas hace una década y que estimaban entre 250.000 y 500.000 fallecimientos anuales en todo el mundo (y que también incluían muertes causadas por enfermedades cardiovasculares o diabetes).

Además, según cálculos del Centers for Disease Control and Prevention (CDC) estadounidense publicados en The Lancet, la mayoría de las muertes se dan en personas mayores de 75 años.

Estas cifras demuestran tanto la resistencia cada vez mayor de los virus a los tratamientos, como la ineficacia de las políticas de prevención y gestión materializadas año a año en las campañas de la gripe, que no aportan soluciones frente a su alta mutabilidad y capacidad de proliferación.

Fuentes:

“Cada año, hasta 650.000 personas mueren por enfermedades respiratorias relacionadas con la gripe estacional”. Organización Mundial de la Salud (OMS). Dic. 2017.

“Temas de salud: Gripe”. Organización Mundial de la Salud (OMS).

Centers for Disease Control and Prevention. December 13, 2017.