El otro día di por casualidad con un artículo que hablaba de las pérdidas de orina recomendando como soluciones ante este problema cosas como la que sigue:

Si le preocupa que sus amigos puedan percibir las marcas en su ropa, utilice prendas oscuras. […] El negro y el azul marino son los colores que mejor funcionan, según la Dra. Wakamatsu”. (1)

Obviamente se trata de un truco para intentar que los escapes de orina pasen más desapercibidos, pero desde luego yo no me atrevería a calificarlo como “solución”.

En el mismo artículo se recomienda, además, beber menos, ir al baño con más frecuencia, utilizar pañales y hacer ejercicios musculares. Es decir, que se aconseja simple y llanamente lo obvio y lo que el sentido común dicta que se debe hacer en esos casos.

¿De verdad es necesario atribuir a un médico ese tipo de recomendaciones? ¿Acaso un profesional de la salud no puede aportar nada mejor?

Pues lo cierto es que puede que no. Creo que muchos médicos de hoy día, completamente limitados por el estrecho campo de visión de la medicina convencional, no podrían hacerlo.

Y por eso me parece importante tratar este tema y hacerlo, por supuesto, con más amplitud de miras; abordando las mejores soluciones que se ofrecen desde la medicina natural, que no son pocas.

Además, ante un problema de salud que para muchas personas sigue siendo tabú hasta el punto de que ni siquiera se atreven a reconocerlo, espero que resulte útil conocer estas soluciones desde la intimidad que ofrece el e-mail.

Aquí van una serie de soluciones naturales eficaces (de verdad) contra la incontinencia urinaria:

1. Los ejercicios de Kegel

Con frecuencia la incontinencia urinaria está causada por un debilitamiento de los músculos del perineo (o suelo pélvico). Es lo que por ejemplo sucede a muchas mujeres después de dar a luz.

El perineo es el conjunto de músculos situados en la parte inferior de la pelvis. Estos músculos son los que mantienen la vejiga en su sitio y permiten controlar la evacuación de las heces y la orina.

Para muscular esa zona en caso de debilitamiento se pueden practicar ejercicios como los denominados “ejercicios de Kegel”.

Lo mejor será empezar a practicarlos recostado sobre la espalda, con las rodillas ligeramente flexionadas y abiertas al mismo nivel de anchura de la pelvis. Después, cuando el movimiento esté bien controlado, se podrán hacer sentado y, más tarde, de pie.

Se realizan en tres fases:

  • Primero contraiga los músculos que permiten retener la orina y las heces sin contraer los del vientre ni los glúteos (debe sentir la contracción justo en torno a la vagina o el pene).
  • Mantenga esa contracción entre 5 y 10 segundos, respirando con calma.
  • Relaje la contracción entre 5 y 10 segundos.

Repita estos ejercicios unas 20 veces hasta tres veces al día. Y por si en algún momento le puede la pereza, permítame dejarle un dato de la excepcional eficacia de este método: hasta el 75% de las mujeres que recurren a estos ejercicios perciben una mejoría en su control urinario.

2. Los conos vaginales

Otro método para que las mujeres puedan tonificar los músculos del perineo consiste en ejercitarlos con pequeños conos vaginales. Estos elementos, que podrá encontrar con distintos tamaños y pesos, deben introducirse en la vagina (empezando por supuesto por el menos pesado de todos).

La idea es intentar retener el cono durante unos minutos, utilizando progresivamente conos cada vez más pesados. Con este ejercicio los músculos se contraen de forma automática para lograr retener los conos, de forma que se van fortaleciendo de forma natural. Se recomienda utilizarlos durante unos 15 minutos dos veces al día.

Diversos estudios han observado resultados muy positivos en esta práctica, hasta el punto de que hasta un 79% de mujeres experimentaron una muy clara mejoría. (2) (3) (4)

3. No consuma alimentos irritantes para la vejiga

Las ganas de orinar se acentúan con la vejiga irritada, ya que la irritación provoca contracciones. La vejiga es sensible a algunos alimentos y sustancias:

  • Los cítricos y zumos de cítricos (naranja, pomelo…).
  • Los tomates.
  • Las especias picantes (pimienta, pimentón…).
  • El chocolate.
  • El té, el café y los refrescos.
  • El alcohol y el tabaco.

Todos ellos deben evitarse, especialmente si la incontinencia está provocada por necesidades tan súbitas y fuertes de orinar que no pueden casi ni controlarse (lo que se conoce como “incontinencia imperiosa”, frente a otros tipos de incontinencia relacionados, por ejemplo, con el esfuerzo físico).

4. No beba menos (pero sí evite ciertas bebidas)

Con frecuencia se aconseja beber menos para limitar las pérdidas de orina, pero lo cierto es que es un pésimo consejo. Beber poco lo que provoca es un aumento en la concentración de la urea, lo cual irrita la vejiga y da todavía más ganas de orinar.

Lo que si hay que hacer, como ya ha visto arriba, es evitar ciertas bebidas irritantes, como por ejemplo el té, el café, los refrescos y el alcohol, y apostar por el agua y otras bebidas específicas que puedan ayudarle a frenar la incontinencia (por ejemplo la tisana que encontrará al final de este texto).

5. Ojo con determinados medicamentos

Hay varios tipos de medicamentos que pueden desencadenar o agravar la incontinencia urinaria. Son aquellos que aumentan el volumen de la orina (diuréticos), los que actúan sobre el sistema nervioso central (particularmente los que se prescriben para mejorar las funciones cognitivas) y los que modifican la tonicidad muscular. Normalmente son sedantes, hipnóticos o antidepresivos.

También son diuréticos los fármacos prescritos contra la retención de líquidos, así como los alfaestimulantes contra la hipotensión y los anticolinérgicos utilizados en general para el asma o las rinitis alérgicas.

6. Complementos nutricionales que reducen la hiperactividad de la vejiga

El aceite de pipas de calabaza, por ejemplo, actúa sobre la hiperactividad de la vejiga y reduce significativamente las ganas imperiosas de orinar. Hay que tomar 10 g al día durante dos a tres meses. (5)

El magnesio, por su parte, posee una acción calmante sobre las contracciones del músculo detrusor, que es el músculo que contrae la vejiga para la evacuación de la orina. Hay que tomar a razón de entre 300 y 350 mg de magnesio al día fraccionando las dosis. (6)

Por último, el hipérico ayuda a calmar y reducir las contracciones cuando la vejiga reacciona vivamente ante el estrés emocional (aunque hay que ser prudente con él si está tomando medicamentos, debido a su interacción con ciertos fármacos, especialmente la píldora anticonceptiva). (7)

7. Nuevos hábitos para reeducar a la vejiga

Cuando tenga ganas de orinar, empiece tratando de aguantarse sin ir al baño al menos 10 minutos. A continuación, trate de alargar ese retraso 20 minutos y, después, siga avanzando hasta conseguir distanciar entre sí las visitas al baño al menos 2 horas.

Lo mejor será que lleve un diario en el que anote la hora de cada micción. Es probable que eso le permita identificar ciertos patrones y por tanto anticiparse y evitar sustos.

También puede intentar adoptar horarios fijos para sus visitas al baño, pero debe saber que es inútil tratar de aguantarse más de 4 horas seguidas.

8. La acupuntura

Numerosos estudios han demostrado que las sesiones de acupuntura permiten reducir el volumen y la frecuencia de las pérdidas de orina.

Uno de ellos, aleatorizado contra placebo y realizado sobre 85 mujeres, concluyó que “un tratamiento con acupuntura dirigida específicamente a la vejiga han supuesto una mejoría significativa de su volumen, una disminución de la necesidad de orinar y de la frecuencia en las visitas al baño, así como una mejora en general de la calidad de vida por parte de las mujeres que habían recibido el tratamiento de acupuntura en comparación con los que habían recibido tratamiento placebo” [en este caso, placebo quiere decir ficticio; en definitiva, que las agujas no estaban colocadas en los lugares correctos]. (8)

9. La hipnosis

Al igual que la sofrología, parece que la hipnosis ha ayudado a ciertos pacientes a reducir sus problemas de incontinencia urinaria, de acuerdo con un estudio publicado en 2011 por la Clínica Mayo de Estados Unidos.

Su eficacia reposa en la sugestión para modificar comportamientos y percepciones. Sin embargo, estos resultados no han sido confirmados.

10. Una tisana de la abuela contra la incontinencia

Quizá le parezca raro que una infusión, es decir, una bebida, vaya a ayudarle a evitar las pérdidas de orina.

Sin embargo, yo le recomiendo que dé una oportunidad a la receta que voy a darle, dada la eficacia demostrada de las plantas con las que se elabora:

  • La gayuba (Arctostaphylos uvaursi), con una acción astringente, tonifica todo el sistema urinario y aporta al mismo tiempo un efecto antidiurético. Se recomienda desde hace muchísimo tiempo en los casos de enuresis (hacerse pis en la cama), aunque está desaconsejada en caso de embarazo. Para esta infusión, utilice la hoja de esta planta.
  • La agrimonia (Agrimonia eupatoria) es un tonificante más suave y es astringente gracias a sus taninos condensados (son diferentes a los presentes en la gayuba, por lo que ambas plantas son complementarias). Se utiliza la planta entera y se añadirá a la mezcla en lugar del pie de león en caso de que vayan a beber la infusión niños u hombres.
  • El pie de león (Alchemilla vulgaris) contiene también taninos condensados y está especialmente indicada para las mujeres, sobre todo después del parto o durante la menopausia. En este caso también se utiliza la planta entera y se añadirá a la mezcla en vez de la agrimonia si es una mujer quien padece incontinencia urinaria.
  • La melisa (Melissa officinalis) actúa sobre el equilibrio nervioso, calmando el estrés y eliminando los espasmos (es mejor utilizar sus hojas frescas, ya que sus componentes se pierden parcialmente al secarla).
  • La milenrama (Achillea millefolium), de la que se utilizan las sumidades floridas, es una planta tónica general que también aporta un efecto antiespasmódico y regulador del sistema neurovegetativo.

Gracias al agua los principios activos son transportados directa y fácilmente hasta el sistema urinario, y además el efecto diurético de las infusiones ayuda a reestablecer el ciclo de alternancia natural entre el día y la noche.

Para prepararla debe mezclar todas las plantas a partes iguales y colocar el equivalente a una cucharada sopera de la mezcla en 1 litro de agua fría. Llévelo a ebullición, apague el fuego y déjelo infusionar entre 6 y 8 minutos. Beba de 2 a 3 tazas al día durante 10 días al mes.

Pruebe esta infusión y, mejor aún, combínela con algunas de las otras nueve medidas… ¡y ya me contará si funciona!

¡A su salud!

Luis Miguel Oliveiras

P.D.: Una actividad urinaria diurna eficaz facilita la recuperación del sistema durante la noche, mejorando los problemas de incontinencia urinaria en muchos casos. Ahora bien, si sus problemas están producidos por hiperplasia benigna de próstata (HBP) debe seguir un tratamiento específico.

Fuentes:

  1. “At Work with Urinary Incontinence”. By Lisa Fields, Reviewed by Minesh Khatri, MD on November 02, 2017 WebMD.
  2. Jorge Milhem Haddad, Ricardo Muniz Ribeiro, Wanderley Marques Bernardo, Maurício Simões Abrão, Edmund Chada Baracat. “Vaginal cone use in passive and active phases in patients with stress urinary incontinence”. Clinics (São Paulo). 2011 May; 66(5): 785-791. doi: 10.1590/S1807-59322011000500013.
  3. Pieber D, Zivkovic F, Tamussino K, Ralph G, Lippitt G, Fauland F. “Pelvic floor exercise alone or with vaginal cones for the treatment of mild to moderate stress urinary incontinence in premenopausal women”. International Urogynecology Journal 1995 February; 6(1): 14-17. Peattie AB, Plevnik S, Stanton SL. “Vaginal cones: a conservative method of treating genuine stress incontinence”. Br J Obstet Gynaecol 1988 Oct; 95(10): 1049-53. 12.
  4. Herbison GP, Dean N. “Weighted vaginal cones for urinary incontinence”. Cochrane Database Syst Rev 2013 Jul 8; (7): CD002114. doi: 10.1002/14651858.CD002114.pub2.
  5. Nishimura M, Ohkawara T, Sato H, Takeda H, Nishihira J. “Pumpkin Seed Oil Extracted from Cucurbita maxima Improves Urinary Disorder in Human Overactive Bladder”. J Tradit Complement Med 2014 Jan-Mar; 4(1): 72-74. 15.
  6. Gordon D, Groutz A, Ascher-Landsberg J, Lessing JB, David MP, Razz O. “Double-blind, placebo-controlled study of magnesium hydroxide for treatment of sensory urgency and detrusor instability: preliminary results”. Br J Obstet Gynaecol 1998 Jun; 105(6): 667-9.
  7. Capasso R, Borrelli F, Capasso F, Mascolo N, Izzo AA. “Inhibitory effect of the antidepressant St. John’s wort (Hypericum perforatum) on rat bladder contractility in vitro”. Urology 2004 Jul; 64(1): 168-72.
  8. “Acupuncture for overactive bladder: a randomized controlled trial”. Emmons SL, Otto L. Obstet Gynecol. 2005 Jul;106(1):138-43.