En ocasiones, sobre todo en personas de edad avanzada, es difícil darse cuenta de cuándo se está ante deterioros propios de la edad y cuándo se trata de síntomas de una enfermedad neurodegenerativa. Si percibe las siguientes señales, debe acudir al médico:

  • Pérdida o extravío regular de objetos que usted use de manera habitual.
  • Fallo repentino del sentido de la orientación.
  • Dificultad o imposibilidad de hacer cálculos sencillos.
  • Letra que se vuelve ilegible.
  • Desorientación temporal o espacial.
  • Pérdida de la empatía.
  • Alteraciones del humor.
  • Cambios en la forma de caminar, comenzando a andar a base de pequeños pasos.
  • Pérdida del sentido del gusto y del olfato.